Skip to main content
Vida Catòlica abril 26, 2023

Usando la oración vocal en tu vida espiritual

La oración vocal es oración en palabra o acción. Puesto que el hombre está compuesto de alma y cuerpo, no sólo debe usar su mente en la oración, sino también su cuerpo y sus sentidos para la gloria de Dios. Expresas tus sentimientos interiores y tu reverencia por Dios en palabras articuladas o en posturas corporales, como arrodillarse, ponerse de pie, inclinarse o cruzar las manos.

El gran valor de una oración vocal reside siempre en el hecho de que es un medio por el cual se adora a Dios con amor. Cada oración es útil en la medida en que eleva la mente y la voluntad a Dios.

En la oración vocal, usamos una forma preparada de palabras, ya sea una oración estándar de un libro de oraciones o una oración que hemos inventado nosotros mismos, y recitamos esta oración, en voz alta o en silencio, del libro o de memoria.

Invocar a los santos ayuda a la oración vocal
La práctica de invocar a los santos tiene presente la consoladora doctrina de la Comunión de los Santos y de la maternidad universal de María. Nos ayudamos unos a otros aquí en la tierra por la oración mutua; rezamos también por nuestros amados difuntos y por todas las almas del Purgatorio; ya los santos en la gloria buscamos ayuda, pidiéndoles que intercedan por nosotros ante Dios. De esta manera, podemos mantener vivo el espíritu de familia que une a los hermanos y hermanas de Jesucristo, bajo la paternidad de Dios y la maternidad de la Santísima Virgen.

La devoción a la Virgen es una especie de eco del mandato del Señor de volvernos como niños pequeños si queremos entrar en el Reino de los Cielos. Nuestra Santísima Madre entra en gran medida —como en menor grado también entran los demás santos— en el esquema de la salvación.

Adoración externa a Dios
La Iglesia sigue el ejemplo de nuestro Salvador, quien oró oralmente y enseñó a Sus discípulos a orar de la misma manera. Ella concede gran importancia a la oración que ofrecen los fieles en grupos, como en los servicios públicos en las iglesias, en la Misa, durante las novenas y en la Bendición.

La oración pública tiene un poder especial con Dios y es muy agradable a Él, porque nuestro Señor dijo: “Si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Jesús está cerca de ellos con su gracia y apoyará sus oraciones con su intercesión ante el Padre.

La Liturgia es la oración colectiva de la Iglesia.
La Liturgia de la Iglesia se compone de las oraciones dichas durante el Santo Sacrificio de la Misa, el Oficio Divino y las oraciones utilizadas en la administración de los sacramentos y sacramentales. La Liturgia nunca representa la oración de un solo individuo, orando en su propio nombre para sus propios fines, sino la oración de toda la Iglesia, orando a Dios como un solo cuerpo, el Cuerpo Místico de Cristo.

El Papa Pío XII escribió,

“El Divino Redentor ha querido que la vida sacerdotal, comenzada con la súplica y los sacrificios de su cuerpo mortal, continúe sin interrupción a lo largo de los siglos en su Cuerpo místico, que es la Iglesia.

“En obediencia. . . a instancias de su Fundador, la Iglesia prolonga la misión sacerdotal de Jesucristo principalmente por medio de la sagrada Liturgia. Lo hace en primer lugar en el altar, donde constantemente se representa el Sacrificio de la Cruz y, con una sola diferencia en el modo de su ofrenda, se renueva. Lo hace luego por medio de los sacramentos, cuyos canales especiales a través de los cuales los hombres se hacen partícipes de la vida sobrenatural. Lo hace finalmente ofreciendo a Dios, todo bueno y grande, el tributo diario de su oración de alabanza. “¡Qué espectáculo para el Cielo y la tierra –observa Nuestro Predecesor de feliz memoria, Pío XI– no es la Iglesia en oración! Durante siglos sin interrupción, de medianoche en medianoche, se repite en la tierra la salmodia divina de los cánticos inspirados; no hay hora del día que no sea santificada por su liturgia especial; ¡no hay etapa de la vida humana que no tenga su parte en la acción de gracias, alabanza, súplica y reparación de esta oración común del Cuerpo Místico de Cristo! . . .’ ”

La Iglesia se llama Cuerpo Místico de Cristo porque sus miembros —en el Cielo, en la tierra y en el Purgatorio— están unidos entre sí por vínculos sobrenaturales y con Cristo, su Cabeza. Por lo tanto, todos juntos se asemejan a las partes del cuerpo humano vivo. Cristo es la Luz del Mundo.

La luz de cada uno es la gracia santificante que, como una luz en cada alma, une a todos los miembros de la Iglesia.

La doctrina de la Comunión de los Santos —la unión de los fieles en la tierra, los bienaventurados en el Cielo y las almas del Purgatorio, con Cristo como su Cabeza— te asegura que tienes millones de amigos, unidos a ti por el vínculo sobrenatural de la gracia y la caridad divinas que brotan de Cristo.

En su carta encíclica Sobre la liturgia, el Papa Pío XII escribió:

“Junto con la Iglesia. . . su divino Fundador está presente en todas las funciones litúrgicas: Cristo está presente en el Sacrificio de Agosto del Altar tanto en la persona de su ministro como sobre todo bajo las especies eucarísticas. Él está presente en los sacramentos, infundiéndoles la fuerza que los convierte en instrumentos preparados para la santificación. Está finalmente presente en la oración de alabanza y de petición que dirigimos a Dios, como está escrito: «Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». culto público que nuestro Redentor, como Cabeza de la Iglesia, rinde al Padre, así como el culto que la comunidad de los fieles rinde a su Fundador, y por Él al Padre Celestial. Es, en definitiva, el culto que rinde el Cuerpo Místico de Cristo en la totalidad de su Cabeza y miembros”.

oración familiar
La oración y los sacramentos son las fuentes ordinarias de gracia para el individuo y también para la familia. La felicidad reina en el hogar en la medida en que se utilizan estas fuentes de gracia, porque son el medio para llevar a Dios al hogar. Los padres profundamente religiosos y convencidos de que la religión no es algo para creer, sino algo para vivir, alentarán las oraciones familiares en el hogar.

Ya en el siglo III, San Cipriano indicaba que las oraciones en grupo o en familia estaban en consonancia con el espíritu de los primeros cristianos: “No decimos Padre mío, ni decimos dame, sino danos; y esto porque el Maestro de la unidad no quiso que la oración se hiciera en privado, es decir, que cada uno orara por sí solo; porque quiso que uno orara por todos, ya que Él en Su sola Persona lo había llevado todo.”

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (7,51–8,1a):

EN aquellos días, dijo Esteban al pueblo y a los ancianos y escribas: «¡Duros de...


Sal 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17.21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu Sé la roca de mi refugio, un baluarte...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,30-35):

EN aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús: «¿Y qué signo haces tú, para que...

Leer todas las lecturas