Skip to main content
Vida Catòlica abril 20, 2023

10 versículos de la Biblia para conquistar el desánimo espiritual

Nuestro estado interior se puede comparar con el clima que cambia constantemente. Un día, te despiertas y la luz del sol entra a raudales por el cristal de tu ventana; los pájaros cantan gozosos cantos de alabanza; el cielo azul y la suave brisa levantan tu corazón. Aún más: todo el mundo parece tener una sonrisa ganadora. Todo parece ser el portal del Cielo.

Luego, el día siguiente te presenta una mañana gris y lluviosa; el sol totalmente escondido detrás de las nubes. El aire frío y helado del invierno parece penetrar todo tu ser hasta tus huesos. Nubes grises, oscuras y siniestras se ciernen sobre ti, listas para envolverte y sumergirte en su lúgubre frío. Al cruzar la calle, un automóvil te toca la bocina con fuerza y el conductor enojado tiene el puño en alto para hacerte saber sus sentimientos. Todos se apresuran a sus actividades diarias, ajenos al hecho de que existes. Todo es gris, lúgubre, frío, helado, crudo y cruel, triste y desolado. En palabras de T.S. ¡Elliot, la vida parece ser una tierra baldía y estás inmerso en una densa niebla!

Parte de ser humano significa estar expuesto a la realidad constante tanto del consuelo como de la desolación. Una de las manifestaciones más claras de la desolación es la tentación de ceder al desánimo.

San Ignacio de Loyola, en su texto clásico Los Ejercicios Espirituales, ofrece esta explicación del estado de desolación:

“Llamo desolación a lo que es todo lo contrario de lo que se describe en la regla tercera, como oscuridad del alma, turbación del espíritu, inclinación a lo bajo y terrenal, inquietud que surge de muchas perturbaciones y tentaciones que llevan a la falta de fe, falta de de esperanza, falta de amor, el alma está enteramente perezosa, tibia, triste y como separada de su Creador y Señor. Porque así como la consolación es lo opuesto a la desolación, así los pensamientos que brotan de la consolación son opuestos a los que brotan de la desolación.”

(Ejercicios Espirituales #317, Regla 4 de Reglas para el Discernimiento de Espíritus)
La idea central y el propósito de este breve ensayo es ayudarnos a conquistar la realidad de la desolación en nuestras vidas; en concreto, la de ceder al desánimo. Nos gustaría ofrecerte diez pasajes bíblicos alentadores en los que te invitamos a sumergirte, especialmente cuando parece que las nubes descienden, la lluvia golpea contra ti y sientes que estás en un largo, oscuro y túnel húmedo donde parece no haber salida!

Nunca lo olvides: con la ayuda de Dios podemos salir y escapar de las situaciones más desoladas, tristes y desesperantes. Que la Palabra de Dios sea vuestra luz, sostén, fortaleza y fundamento.

El Salmo del Buen Pastor (Salmo 23)
En oración y con calma, lee el Salmo más famoso de la Biblia, una, dos o tantas veces como quieras, comenzando con las palabras: “El Señor es mi Pastor; nada me faltará…” ¡El Señor iluminará tu oscuridad!

“He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. (Mt 28,20)
Estas fueron las últimas palabras del Señor Jesús en la tierra antes de ascender al cielo para sentarse a la diestra de Dios Padre. Mientras pasamos por el desánimo, a menudo nos sentimos solos; como si nadie estuviera ahí para nosotros. ¡No tan! El Señor prometió estar con nosotros siempre, incluso hasta el fin del mundo.

¡No tengas miedo! (Mt. 11:28-30)
Una y otra vez, Jesús les recuerda a los Apóstoles (y a nosotros) que no tengamos miedo, sino que confiemos en Él. Además de estas cuatro palabras consoladoras de Jesús, están las cinco palabras que Jesús le dijo a Santa Faustina que pintara en la imagen de la Divina Misericordia: “Jesús, en ti confío”.

Que el Señor eche fuera todos tus miedos mientras confías totalmente en Su amor, Presencia y Amistad.

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y la vida es pesada, y yo os haré descansar…” (Mt 11, 28-30)
“Venid a mí todos los que estáis cansados y la vida os resulta pesada, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas. porque mi yugo es suave y mi carga ligera”.

Repita en oración estas palabras y la carga de sus dolores, el peso de su cruz, la oscuridad de su tristeza y desolación se disipará como una nube se evapora a la luz del sol.

“Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Romanos 8:31)
Estas diez breves palabras contienen el poder de aliviar la más pesada de las cruces por la sencilla razón de que sabemos que el Señor tiene el control y puede hacer lo que quiera. Sin embargo, cualquier cosa que haga el Señor es siempre para nuestro bienestar, para nuestro progreso espiritual y para la salvación de nuestra alma inmortal.

“Porque nada será imposible para Dios.” (Lc 1,37)
Estas siete breves palabras fueron en realidad dirigidas a la Santísima Virgen María por el arcángel Gabriel, refiriéndose a la concepción virginal de Jesús en el vientre de María. Sumergidos en la densa nube de la desolación, nos sentimos perdidos y que nada es posible para salvarnos de este horrible estado interior. ¡Todo lo contrario!

La Palabra de Dios nos recuerda que absolutamente nada es imposible para Dios. Él puede mover las montañas más altas de nuestro desánimo y desolación en una fracción de segundo si confiamos en Él.

“Echa tus preocupaciones sobre el Señor porque Él cuida de ti.” (1 Pedro 5:7)
Una vez más, unas pocas palabras, once en total, nos ofrecen un consuelo y una fuerza infinitos. El Señor nos manda soltar la carga del desánimo que nos agobia. Entrega todo al Señor Jesús y Él resolverá los escenarios de casos más intrincados y complicados.

“He venido a dar libertad a los cautivos”. (Isaías 61:1/Lucas 4:18)
Si siete es uno de esos números de perfección, una vez más tenemos un pasaje bíblico de siete palabras extraído del profeta Isaías. ¡Jesús citará el mismo pasaje en su predicación temprana!

En un estado de desolación y desánimo podemos sentirnos como atados, como encadenados, como si fuéramos verdaderos esclavos de nuestro estado interior de oscuridad. Jesús, el Salvador, el Redentor, el Libertador, vino a aplastar y destruir nuestra esclavitud interior. Incluso podríamos orar: “Señor, líbrame; Señor, líbrame; ¡Señor, rompe los lazos que me esclavizan!”

“Así que no os preocupéis…” (Mt 6,31-33)
“Así que no se preocupen y digan: ‘¿Qué vamos a comer?’ o ‘¿Qué vamos a beber?’ o ‘¿Qué vamos a vestir?’ Todas estas cosas buscan los paganos. Tu Padre celestial sabe que los necesitas a todos. Pero buscad primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás os será dado”.

Buena parte de nuestra desolación y desánimo proviene de la falta de confianza en Dios y de preocupaciones inútiles e innecesarias. Estas palabras reconfortantes, consoladoras y desafiantes de Jesús pueden volver a ponerlo en el camino correcto de confiar en Su amoroso y Divino plan Providencial en su vida.

“Ave María, llena eres de gracia, el Señor está contigo”. (Lc 1,28)
Estas palabras del Avemaría que vienen del Arcángel Gabriel pueden resultar poderosísimas en medio de las noches oscuras, de los túneles oscuros, de las tempestades interiores tormentosas que todos experimentamos. Reza despacio y con fe y confianza el AVE MARÍA. María, que es verdaderamente “nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza”, correrá a nuestro rescate y nos pondrá en el Sagrado Corazón de Jesús, nuestro verdadero refugio en todas nuestras tribulaciones, aflicciones y las más profundas desolaciones.

Es nuestra firme esperanza y oración que cuando estés pasando por ese momento de desolación y desánimo, puedas encontrar que la lectura tranquila, pacífica, confiada y orante de estos pasajes bíblicos disipará las densas nubes en tu corazón, para que puedas experimentará y sentirá la luz del sol y el calor del amor infinito de Dios y el abrazo tierno de María!

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia


Lectura de la carta del apóstol Santiago (3,13-18):

¿Hay alguno entre vosotros sabio y entendido? Que lo demuestre con una buena conducta y...


Sal 18,8.9.10.15

R/. Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón La ley del Señor es...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,14-29):

En aquel tiempo, cuando Jesús y los tres discípulos bajaron de la montaña, al llegar...

Leer todas las lecturas