Skip to main content
Vida Catòlica junio 22, 2023

Una perspectiva del Día del Padre del “Padre Nuestro”

Al estudiar para aprender Los Diez Mandamientos y al esforzarme por vivirlos, he aprendido muchas “coincidencias” asombrosas que Dios nos ha ocultado a simple vista. Durante la semana del Día del Padre, recuerdo una de esas “coincidencias”.

Escondido en la respuesta de Jesús a la súplica del apóstol para que les enseñe a orar, Jesús les enseña una oración que refleja los Diez Mandamientos. Con demasiada frecuencia nos apresuramos a recitar el Padre Nuestro, pero disminuyamos un poco la velocidad y consideremos cómo, cuando rezamos el Padrenuestro, le estamos pidiendo a Dios nuestro Padre que nos ayude a recordar los Diez Mandamientos e integrarlos en nuestro carácter y en nuestra vida diaria. .

Jesús comienza su oración con “Padre nuestro que estás en los cielos”. En esta apertura, Jesús está dirigiendo nuestra atención al Dios que nos creó, que nos ama ya quien le debemos todo. Es lo mismo con el primer mandamiento, “Yo soy el Señor tu Dios, no tendrás dioses ajenos delante de mí”, este mandamiento dirige nuestra atención al único Dios y advierte de los dioses falsos que atraen nuestra atención a otra parte. Además, la frase inicial del Padre Nuestro y los Diez Mandamientos nos invitan a una relación con Dios. No una relación lejana, sino una relación íntima y paternal. Tan íntimo que estamos invitados a referirnos a Dios como nuestro Padre.

En el segundo mandamiento, se nos advierte que nunca usemos el nombre de Dios, que es santo y sagrado, en vano. Esto se enfatiza cuando rezamos en el Padre Nuestro, “Santificado sea tu Nombre”. Dado que el nombre de Dios es un reflejo de Dios mismo, cualquier uso indebido o profanación de Su nombre se refleja negativamente en la Persona de Dios. Nuevamente, aquí en el 2º Mandamiento, ya través del Padre Nuestro, somos invitados a una relación con Dios nuestro Padre.

Por tercera vez, Jesús nos invita a tener una relación con Él mientras oramos: “Venga tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo”. De manera similar, en el tercer mandamiento, Dios nos llama a una relación íntima con Él recordándonos santificar el Día del Señor. A través de la liturgia dominical, Jesús es traído a nosotros en la tierra en la recreación de la última cena, en Su entrega de Su vida según «tu voluntad» para que podamos, un día, estar con Él en el cielo.

Habiéndonos invitado a la relación con Dios, tanto en la apertura del Padre Nuestro como en los primeros tres Mandamientos, nuestra atención se dirige entonces a nuestras relaciones con los demás.

El Padre Nuestro continúa con, “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”. Aquí, Jesús está enseñando que podemos confiar en que Dios nos dará todo lo que necesitamos. No solo nuestro pan de cada día, sino todo lo que realmente necesitamos. Con nuestra confianza en Dios y con todas nuestras necesidades satisfechas por Él, las tentaciones de las que somos advertidos en los Mandamientos (matar, cometer adulterio, robar y mentir) para satisfacer nuestros desordenados deseos mundanos, pierden su atractivo, se vuelven innecesarias e incluso volverse indeseable.

Luego, Jesús nos enseña cómo perdonar cuando otros nos hacen daño mediante el asesinato, el adulterio, el robo o la mentira. En el Padre Nuestro rezamos, “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Jesús sabe que es a través del perdón que reparamos las relaciones que han sido dañadas y es a través del perdón que nos reencontramos en las amistades que nuestro corazón desea.

Los dos últimos Mandamientos, que nos advierten que no codiciemos, pueden parecer menos importantes que los otros. No te dejes engañar y te pierdas los sabios consejos de estos dos Mandamientos. El consejo de Dios se vuelve claro a la luz de las palabras finales del Padre Nuestro: “No nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal”. Codiciar es la tentación que pone en marcha las malas consecuencias de quebrantar los otros ocho Mandamientos. Por lo tanto, para evitar el mal, estén atentos para reconocer rápidamente cuando la codicia entra en su corazón y redirijan prontamente su atención al 1er Mandamiento, a Dios nuestro Padre, Su amor y Su misericordia.

A lo largo de las Escrituras encontramos referencias sobre cómo estamos hechos para tener una relación: una relación con Dios y entre nosotros. En Su amor, Dios nos dio tanto el Padre Nuestro como los Diez Mandamientos para ayudarnos a fomentar y experimentar las relaciones que Dios desea que disfrutemos.

Este Día del Padre, reflexiona sobre la relación que tienes con tu padre terrenal. Si eres padre, reflexiona sobre las relaciones que tienes con tus hijos. Además, reflexiona sobre la relación que tienes con la primera persona de la Santísima Trinidad, Dios Padre. Ojalá sean relaciones de alegría y amistad. Desafortunadamente para algunos, hay decepciones y distancia. A la luz de las palabras de sabiduría de Dios en el Padre Nuestro y en los Diez Mandamientos, ora a Jesús y pide Su gracia. Con Su gracia, pídele Su guía y Su fuerza para comenzar a dar pequeños pasos hacia la reparación de cualquier herida y superar cualquier distancia, y así, poner tu corazón en el camino hacia la relación que deseas.

Lo animo a que vuelva a visitar Los Diez Mandamientos para redescubrir cómo Dios lo está llamando a integrarlos más de cerca en sus pensamientos y oraciones.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Etiquetas

padre nuestro

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Jonás (3,1-10):

EL Señor dirigió la palabra a Jonás: «Ponte en marcha y ve a la gran...


Sal 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo desprecias V/. Misericordia, Dios mío,...


Lectura del santo evangelio segun san Lucas (11,29-32):

EN aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a...

Leer todas las lecturas