Skip to main content
Vida Catòlica julio 3, 2024

Un antídoto para la ansiedad del discernimiento

Los jóvenes católicos se enfrentan a una epidemia muy extendida conocida como “ansiedad de discernimiento”. Ante la grandiosa tarea de elegir un estado de vida, ya sea el sacerdocio, el matrimonio o la vida religiosa, muchos se acobardan o quedan paralizados por la indecisión temerosa.

Se pasan horas reflexionando sobre esta pregunta que cambia la vida en la oración. Nos ponemos ante el Santísimo Sacramento con miedo y temblor mientras escuchamos escrupulosamente y con hipersensibilidad la “voz suave y delicada” que nos urge a elegir este camino o aquel. La verdad es que el discernimiento es a menudo frustrante y agotador para el alma piadosa que simplemente quiere hacer la voluntad del Señor con su vida.

Sin embargo, hay un antídoto para la “parálisis por análisis” de la ansiedad de discernimiento, y se necesita hablar más de ello: confianza y entrega confiada a la misericordia de Dios y a Su Providencia.

El discernimiento puede degenerar muy fácilmente en una especie de esquizofrenia católica. Los hombres y mujeres jóvenes, especialmente aquellos que ya son más propensos a la sobre reflexión o a la escrupulosidad, tienden a encerrarse en sus propias cabezas cuando pasan tanto tiempo reflexionando sobre la pregunta de su estado de vida. El enfoque hiperconsciente en uno mismo puede hacer que uno se quede atrapado allí, incluso en detrimento de otros deberes o relaciones.

Ahora bien, ciertamente, la pregunta de la Vocación debe ser reflexionada bien. Sin embargo, surge un problema cuando el discernimiento nos lleva a llevar una vida espiritual poco saludable, atrapados en nuestras propias telarañas mentales o en los tornados de nuestras emociones cambiantes. Perdemos el disfrute de las cosas buenas en nuestras vidas, especialmente nuestras relaciones, cuando permitimos que el miedo a lo desconocido, a lo hipotético y a dar un “paso en falso” nos paralice. Además, cuando esto es lo que se convierte en el discernimiento, nos alejamos del objetivo principal del discernimiento: tomar una decisión y actuar realmente.

En mi propia vida, fue muy útil escuchar de aquellos sacerdotes que, en lugar de enfatizar la cuestión de cuál elegir, se centraron en la cuestión de cómo vivimos lo que elegimos. En otras palabras, en lugar de escrutar una elección entre estas muy buenas opciones (los estados de vida), que, aunque jerárquicamente diferentes, están todas ordenadas a servir a Cristo y a Su Iglesia, deberíamos esforzarnos más por prepararnos para vivir lo que elijamos con virtud y gracia. No es útil darle vueltas y vueltas a la cuestión en nuestras mentes si no nos lleva a tomar una decisión, a actuar con valentía y luego a vivir nuestras vidas esforzándonos por ser santos.

Sí, es cierto. Debemos decir que nuestras Vocaciones son la Voluntad de Dios, Su plan para nuestras vidas. Y sí, también es cierto que debemos amar a Dios sobre todas las cosas y vivir Su Voluntad, incluso si no es lo que nosotros mismos deseamos. Sin embargo, a menudo pensamos en elegir una Vocación como una prueba de aprobar o reprobar: ¿respondimos al llamado o no? No quiero decir que esta sea una manera completamente mala de entender la cuestión de la Vocación y el discernimiento, pero creo que no es útil para la mayoría de los jóvenes católicos hoy en día.

En primer lugar, es importante notar que este tipo de comprensión de la Vocación y el discernimiento pone demasiado énfasis en nosotros y nuestra elección. Algunas personas bien intencionadas hablan del discernimiento como si uno elige “incorrectamente”, su vida será un desastre infeliz que solo lleva a la miseria. Pero, apliquemos ese pensamiento a otra situación: si un hombre comete el pecado de asesinato y luego se arrepiente de todo corazón, ¿está su vida condenada a la miseria por su única elección? Obviamente no. Entonces, aplicando esto a la cuestión en cuestión, si un joven o una joven elige convertirse en sacerdote o religioso pero tal vez debería haberse casado (o viceversa), ¿Dios entregaría la vida de este joven o joven a una versión mediocre, “plan B”? ¿Haría Dios a un lado toda la capacidad de esta persona para dar frutos apostólicos y santidad porque no “respondió al llamado”? ¿O disminuiría la alegría de su vida como un castigo natural por no tomar el “camino correcto”? Me parece que pensar de esta manera sobre el discernimiento y la Vocación no solo pone demasiado énfasis en nosotros, sino que también minimiza la amorosa y misericordiosa Providencia del Dulce Salvador.

Queridos amigos, la Vocación que Jesús nos da a cada uno de nosotros es una: el amor. Cada estado de vida dentro de la Santa Madre Iglesia es un camino de amor que está ordenado hacia la santificación de quienes participan en ellos por la gracia de Jesucristo. Cada hombre y cada mujer, siempre que hacen un voto a Dios, ya sea votos matrimoniales o votos religiosos, tienen garantizada la gracia para vivir esa Vocación bien. Además, no importa qué camino elijamos caminar, y no importa lo que podamos sentir sobre la decisión que tomamos, Jesús está allí llamándonos hacia Sí mismo. Esta hermosa manera en la que el Dulce Salvador ordena todas las cosas, todas nuestras vueltas y giros, para nuestro bien es la obra de la Divina Providencia.

La confianza y la fe en la obra de la misericordiosa Providencia de Dios es el antídoto que debemos proponer a los jóvenes que buscan ansiosamente sus Vocaciones. Debemos decir: “Sí, amigo mío, sigue buscando un camino por el cual servirás a Nuestro Señor, pero no dejes que tu corazón se preocupe por esta búsqueda. No te quedes atascado en tu interior. Tu Maestro te guiará, el Pastor te atraerá, y el Salvador obrará todo para tu bien mientras lo ames. Así que, ¡sal de ti mismo en amor! Elige un camino con valentía y recórrelo con santa audacia. Ama a Jesús y ama a los demás con todas tus fuerzas, sin importar el camino que tomes. Tu santificación y salvación es más obra Suya que tuya. Ten paz.”

Aquellos que buscan sus Vocaciones a los estados de vida dentro de la Iglesia pueden encontrar descanso en la obra de la Providencia, y también todos los miembros del Cuerpo de Cristo que buscan hacer la voluntad del Señor con sus vidas.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas