Skip to main content
Vida Catòlica agosto 11, 2023

Superar al precursor del pecado

Cuando muchos piensan en el pecado original en el Jardín del Edén, la mayoría piensa en comer la manzana como el primer pecado. Sin embargo, antes de que Adán y Eva comieran esa manzana, ambos “codiciaron” el fruto prohibido y desearon ser como Dios. Sus corazones fueron engañados y pecaron contra Dios, separándose a sí mismos ya toda la humanidad de Dios y unos de otros.

¿Alguna vez has considerado por qué los mandamientos 9 y 10 sobre la codicia están en la lista de mandamientos? Después de todo, se enumeran en último lugar y, debido a que solo pertenecen a pensamientos, no a acciones, ¿realmente merecen el nivel de pecado? ¿Y estamos obligados a mencionarlos en la Confesión? El hecho es que Dios incluyó Su advertencia sobre la codicia en Su lista de diez, no solo una, sino dos veces. Por lo tanto, nos corresponde entender qué es la codicia, cómo opera y nos lleva a otros pecados.

La mayoría no considera los deseos que nos llevan al pecado, como la codicia y la envidia, como pecado, pero la codicia está en la raíz del pecado que luego resulta en división, ira y caos. La mayoría suele confesar la acción de comer la manzana como el pecado. Pero es importante reconocer que el pecado está tanto en la codicia como en la acción. Si podemos atraparnos temprano en la etapa de codicia e inmediatamente desviar nuestra atención, no procederemos a la acción y se evitarán otros pecados. Hacerlo requiere honestidad, conciencia, compromiso, humildad y la gracia de Dios.

En resumen, la codicia es un deseo desordenado y egocéntrico por algo que no tenemos, o un miedo a perder algo que sí tenemos. La codicia es una obsesión que lleva a hacer algo que viola los dos “Principales Mandamientos”. Es decir, amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente, y amar a nuestro prójimo como nos amamos a nosotros mismos. Muchas adicciones provienen de la codicia. No solo las adicciones criminales, sino las que parecen benignas, como ser adicto a su teléfono, a las redes sociales, a los atracones de televisión, al prestigio y a la autoridad.

Con la codicia, el objeto de la obsesión se vuelve gradualmente tan poderoso que desplaza a Dios y su bondad. Se convierte en uno de los “dioses extraños” advertidos en el 1er Mandamiento, siendo nosotros mismos el “dios extraño” supremo. Con el Único Dios Verdadero desplazado por «dioses extraños», usar el nombre de Dios en vano se convierte en «solo una expresión», y adorarlo en el Día del Señor se convierte en un «obstáculo» para perseguir a nuestros «dioses extraños».

Con nuestro enfoque en los «dioses extraños», nos incitan a mentir y robar para salir adelante, buscar el placer sexual para satisfacernos e incluso matar espiritual, emocional o incluso físicamente.

Con el continuo éxito de la película Sound of Freedom, que destaca la naturaleza horrible de la trata de personas, tenemos que sacudir la cabeza con disgusto pensando: «¿Cómo puede alguien volverse tan ciego que comete actos de pecado tan horribles en niños inocentes?» La destrucción que infligen comenzó con pensamientos codiciosos de dinero, poder y placer. Este deseo creció tanto que están dispuestos a actuar según sus deseos y perseguir a sus «dioses extraños» a expensas de la inocencia, las almas y la vida misma de sus víctimas.

Los traficantes y sus clientes no se despertaron un día y decidieron ser traficantes o abusar sexualmente de niños inocentes. Más bien, con un pensamiento codicioso a la vez, su obsesión creció. Comenzando con algo así como un simple pensamiento que parecía insignificante en ese momento. Un programa de series de televisión que «mostró» un poco más de lo que debería, incitándolos a explorar la pornografía «inofensiva». O, comenzando con un sentimiento momentáneo de celos por el prestigio, el dinero y el poder de alguien. Con pensamientos de codicia, engaño y engaño, se volvieron ciegos, débiles y engañados. Paso a paso, más profundo en la codicia, es el camino hacia la mentira, el robo y el adulterio que los lleva al horrible pecado de la trata de personas.

¿Cómo nos protegemos tú y yo y luchamos contra la codicia y su destrucción?

Primero, debemos reconocer y admitir lo que tendemos a codiciar, y luego hacer un compromiso firme de limpiar nuestro corazón a través de la oración, la virtud y la gracia de Dios. Necesitamos reemplazar nuestros deseos egoístas codiciosos redirigiéndolos inmediatamente al amor a Dios y al amor al prójimo.

El Catecismo de la Iglesia Católica proporciona información maravillosa sobre los mandamientos 9 y 10 para comprender mejor cómo redirigir nuestros pensamientos. Además, esta página de los Diez Mandamientos proporciona formas prácticas y relevantes para reconocer y eludir la codicia.

El Papa Francisco dio una hermosa explicación de la esclavitud de la codicia de la riqueza y los deseos de ser rico. Nos desafía a reflexionar sobre la naturaleza de la riqueza y las riquezas que estamos acumulando. ¿Es la misericordia, el amor, la gracia y el perdón, en lugar de las posesiones materiales y la codicia, lo que domina nuestros pensamientos y emociones? El dinero en sí mismo no es malo, pero el amor al dinero, la codicia de él, el deseo de considerarlo por encima del amor de Dios y en detrimento de los demás, es la raíz de todos los males.

Si nunca has reflexionado o confesado el pecado de la codicia, ahora es un buen momento para hacer un buen examen de conciencia con foco en la codicia. Hacerlo te abrirá los ojos y el corazón a cómo estos dos Mandamientos ofrecen las claves para resolver el caos y la confusión personal y cultural, allanando el camino para liberarte del precursor de los pecados que nos dañan a nosotros mismos y a los demás y que resultan en arrepentimiento y división.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Viernes de la 2ª semana de Cuaresma


Lectura del libro del Génesis (37,3-4.12-13a.17b-28):

ISRAEL amaba a José más que a todos los otros hijos, porque le había nacido...


Sal 104,16-17.18-19.20-21

R/. Recordad las maravillas que hizo el Señor V/. Llamó al hambre sobre aquella tierra: cortando...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (21,33-43.45-46):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:...

Leer todas las lecturas