Skip to main content
Vida Catòlica abril 14, 2023

Somos la gente de Pascua

El domingo 30 de noviembre de 1986, San Juan Pablo II recordó a su audiencia en Australia la gran bendición que comparten todos los cristianos y cómo deben llevarla con alegría: “No os abandonéis a la desesperación. Somos el pueblo de Pascua y aleluya nuestra canción”. La palabra “abandonar” tiene un significado especial, pues aparece en la Divina Comedia de Dante cuando coloca en la puerta del infierno las palabras: “Abandonad la esperanza los que aquí entráis” (Lasciate ogni speranza, voi ch’intrate). Por muy buenas razones, la biografía definitiva del Papa Juan Pablo II escrita por George Weigel se titula Testigo de la esperanza.

Juan Pablo, por lo tanto, delinea claramente la línea que separa el Cielo del Infierno. Si estamos sin esperanza, ya estamos en el Infierno. La Resurrección, que celebra la Pascua, fortalece nuestra esperanza y allana nuestro camino hacia el cielo. Han pasado más de tres décadas desde que San Juan Pablo II pronunció estas palabras, aunque, como mucho de lo que ha declarado el difunto pontífice, son, como la Pascua misma, atemporales. Al mismo tiempo, las palabras de Juan Pablo tienen un significado adicional en el año 2022, cuando la carga que recae sobre los obispos católicos es particularmente pesada. En su libro Rise, Let Us Be On Our Way, publicado un año antes de su fallecimiento en 2005, apela precisamente a los obispos. “Haciéndome eco de las palabras de nuestro Señor y Maestro [‘Levantaos y no temáis’ (Mt 17, 7)], también yo os digo a cada uno de vosotros, queridos hermanos en el episcopado: ‘Levantaos, sigamos nuestro camino ¡Salgamos llenos de confianza en Cristo! Él nos acompañará en nuestro camino hacia la meta que sólo Él conoce”.

El tema de la vida está en primer plano, especialmente en los Estados Unidos, cuando las fuerzas a favor y en contra de la vida están preparadas para una batalla de suma importancia. La Pascua enfatiza el significado fundamental de la vida. Este énfasis se ha trasladado al mundo secular en forma de huevos de Pascua, lirios, desfiles de Pascua y ese modelo de fecundidad: el conejo. Una historia alemana del siglo diecisiete cuenta que el conejo de Pascua trae felicidad a los niños llevándoles huevos, dulces y pasteles. Algunos jóvenes prepararon pequeños nidos para acomodar a su visitante de Pascua.

La tradición polaca de hacer «pisanki», o huevos de Pascua decorados, tiene aproximadamente 1000 años. Los ejemplos más destacados de estos huevos pintados se exhiben en museos o en manos de coleccionistas privados. El huevo, por supuesto, simboliza la vida en sus primeras etapas y da fe de la importancia de la vida en su forma más temprana. Si bien el huevo ha recibido una importancia particular en la tradición polaca, tiene un reconocimiento universal como símbolo de vida y fertilidad, creación y resurrección.

Como “pueblo de Pascua”, esta fiesta mayor en el calendario católico debe unir nuestra celebración de la Resurrección de Cristo, con nuestra apreciación de la vida en todas sus formas. Mary McClusky trabaja con el brazo pro-vida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. “Imagínese”, escribe, “una mujer que ha tenido un aborto viendo a los niños retozar por la hierba en una búsqueda de huevos de Pascua. Ella puede sentir dolor en silencio por el niño que nunca llevará en sus brazos. Su enfoque está en la tumba, no en la victoria de Jesús sobre el pecado y la muerte y el gozo de la Resurrección”. La vida, ya sea después de la muerte o en su origen, debe ser honrada y apreciada. No se puede celebrar correctamente la Pascua sin celebrar la importancia fundamental de todas las formas de vida humana.

La Pascua en el año 2022 celebra la victoria de Cristo sobre la muerte y la apertura de las puertas del cielo, pero también sirve como un estímulo para que todos los obispos “Levántense, sigamos nuestro camino”, y para que todas las personas se regocijen en el don de la vida. que Dios generosamente nos ha dado.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de San Luis Gonzaga, religioso


Lectura del segundo libro de los Reyes (11,1-4.9-18.20):

En aquellos días, cuando Atalía, madre del rey Ocozías, vio que su hijo había muerto,...


Sal 131,11.12.13-14.17-18

R/. El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella El Señor ha jurado...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,19-23):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No atesoréis tesoros en la tierra, donde...

Leer todas las lecturas