Skip to main content
Vida Catòlica junio 23, 2023

Somos ennoblecidos y dotados para la misión

Éx 19, 2-6; Rom 5, 6-11; Mateo 9:36-10:8

Mi primera respuesta cuando experimenté el llamado a ser un sacerdote religioso fue un firme: “De ninguna manera, Señor”.

Respondí así por dos razones. En primer lugar, no me sentía digno de participar del santo sacerdocio de nuestro Señor Jesucristo como sacerdote ordenado. He hecho, dicho y visto tantas cosas que creía que me descalificaban completamente para ser ministro de la Iglesia. En segundo lugar, me sentía completamente incapaz de tal vocación. Sentí que no tenía lo que se necesita para comprometerme a una vida de pobreza, castidad y obediencia en una comunidad de hombres para toda la vida.

«No soy digno… no soy capaz». Estos son dos pensamientos que matan nuestra vida espiritual y entorpecen nuestro sentido de misión. Debemos resistirlos y vencerlos si vamos a abrazar la misión que Dios nos ha dado.

Para superar estas dos mentiras, debemos creer dos verdades todo el tiempo, incluso si no las sentimos.

En primer lugar, Dios en Cristo nos hace dignos. En las palabras de San Pablo, “Hermanos y hermanas, Cristo, cuando aún éramos débiles, murió a su tiempo por los impíos… Dios demostró Su amor por nosotros en que cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros”. Él no esperó a que fuéramos lo suficientemente buenos antes de morir por nosotros. Esta muerte salvadora de Jesús nos da la aceptación incondicional y la dignidad de los hijos de Dios: “Ciertamente, si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, ¿cuánto más, una vez reconciliados, seremos salvos por su vida” (Rom 5, 6-11).

En y a través de la muerte y resurrección de Jesús, también compartimos el valor mismo de los santos: “En Cristo, Dios nos hizo dignos de compartir la suerte de los santos en luz” (Col 1:12). la misma santidad y fidelidad de los santos! ¿Podemos pensar en un mayor valor de ser reconciliados con Dios como sus hijos e incluso compartir la dignidad misma de los santos? Nada de lo que tenemos o hacemos puede hacernos dignos de este estado que Dios nos otorga en su gracia en Cristo Jesús.

En segundo lugar, Dios en Cristo nos hace capaces. San Mateo nos dice que el corazón de Jesús se conmovió de compasión por la multitud porque “estaban angustiados y abandonados como ovejas sin pastor”. Él eligió actuar a través de sus discípulos, es decir, a través de aquellos que libremente le pertenecerían y le permitirían proveer para ellos y actuar a través de ellos. Así, llamó a Sus discípulos y les dio todo lo que necesitaban para estar en misión por Su causa, “les dio autoridad sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y curar toda enfermedad y toda dolencia”. A los discípulos de Jesús no les faltaría nada de lo que realmente necesitan mientras estuvieran decididos a estar en una misión para Él. Ni siquiera deben exigir el pago de aquellos a quienes sirven, «sin costo has recibido, sin costo has de dar».

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo, Dios nos ha creado a cada uno de nosotros para un propósito específico en Su reino. Él no nos lleva a Su reino a través del bautismo sin llamarnos a difundir este reino amando y sirviendo a los demás de una manera que hace que Su reino esté presente y sea conocido por los demás. La misión no se trata solo de hacer cosas buenas, sino de manifestar el reino de Dios a los demás con nuestras palabras y obras, “Mientras vais, haced esta proclamación: ‘El reino de Dios se ha acercado’” (Mt 9, 36-10). :8) Debemos encontrar y abrazar esta misión si vamos a tener fuerza, esperanza y alegría en esta vida.

Mientras reflexionaba sobre la reciente celebración del Día del Padre, me di cuenta de cómo la propagación del mal en nuestra iglesia y el mundo de hoy está conectada con una crisis en la paternidad, tanto en la familia como en la Iglesia. Tenemos obispos que no llaman al orden a los sacerdotes errantes para evitar y prevenir el escándalo a los fieles. Hay sacerdotes que no enseñan la palabra de Dios porque les preocupa más el estatus y la aceptación de los demás. Tenemos padres en el hogar que están separados de sus familias y que fallan en guiar a su familia en los caminos de Dios. Hay padres que no enseñan la fe de palabra y acción, pero optan por exponer a sus hijos a la inmundicia de las drag queens y los desfiles del Orgullo.

Con este fracaso en la paternidad, muchos hombres no son conscientes ni aceptan la misión que Dios les ha dado en la familia y en la Iglesia. O bien se sienten indignos debido a los pecados pasados, los fracasos, los rechazos o los incesantes engaños del diablo. Alternativamente, se sienten incapaces de dar un testimonio fiel por temor a sufrir el rechazo o el aislamiento de una cultura agresivamente secular. Temen cometer un error o experimentar un fracaso.

Por otro lado, las personas y organizaciones malvadas conocen muy bien su misión y se esfuerzan por cumplirla a toda costa. Planned Parenthood conoce su misión demoníaca y la persigue constantemente con todos sus recursos, incluso si eso implica obligar a los contribuyentes a pagar por la matanza de los no nacidos. Los hombres confundidos de género que se llaman a sí mismos Hermanas de la indulgencia perpetua conocen muy bien su misión y están empeñados en pervertir los corazones de las mentes de los vulnerables y burlarse de la fe católica sin importar la reacción violenta que pueda surgir. Todos conocen y abrazan sus misiones malvadas.

¿Qué hay de nosotros a quienes Cristo ha hecho dignos de ser suyos y de estar en misión para Él? ¿Qué pasa con aquellos de nosotros que hemos recibido de Él todo lo que necesitamos para la misión? ¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo la mentira de que somos indignos de servirle y carentes de todo lo que realmente necesitamos? Porque Dios “nos ha librado de la potestad de las tinieblas y nos ha llevado al reino de su amado Hijo” (Col 1,13), no tenemos derecho a esperar esperanza, gozo o fuerza de Dios en esta vida si estamos no esforzarnos por cumplir esta misión que hemos recibido al unirnos a Él en el bautismo.

Jesucristo siempre mira este mundo con un corazón compasivo. Él ve las muchas almas en nuestro mundo de hoy que viven como “ovejas sin pastor”. Son almas perdidas, heridas, confundidas y quebrantadas necesitadas del cuidado del Buen Pastor. Jesús quiere tocarlos y sanarlos a través de nosotros en esta Eucaristía.

Unámonos a Él más que nunca en cada Eucaristía y experimentemos su amor que nos ennoblece como hijos y santos suyos.

Dejemos que Él provea para todas nuestras necesidades para que nada nos falte mientras abrazamos nuestra misión.

Por último, no obstaculicemos Su acción en nosotros creyendo la mentira que dice que no somos dignos o que no somos capaces.

Esta es la única forma en que podemos cumplir fielmente nuestra misión en esta vida en este mundo oscuro y herido.

¡Gloria a Jesús! ¡Honor a María!

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas