Skip to main content
Vida Catòlica octubre 26, 2023

Sin condena

En caso de que alguien hojease los cuatro Evangelios en la Biblia, incluso de manera casual, no encontraría en los labios de Jesús las palabras «te amo». La razón es simple: en Cristo, Dios demostró Su amor por nosotros y no solo habló de ello. Después de lavar los pies de los apóstoles en la Última Cena, Jesús dijo: «Les he dado un ejemplo» (Juan 13:15). Él no vino a darnos un libro. De hecho, la única vez que sabemos con certeza que escribió algo fue ante los fariseos que le presentaron a una mujer sorprendida en adulterio, y escribió en la arena, lo que nos dice algo sobre las palabras: son baratas. Jesús no solo habló de Su amor por nosotros; lo demostró, especialmente en el Viernes Santo.

Esto es coherente con la revelación de Dios en el Antiguo Testamento, donde demostró ser un Dios de justicia. A través de Moisés, estableció un pacto con Su pueblo, Israel, bajo los términos: «He puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge la vida, para que tú y tus descendientes vivan» (Dt. 30:19). Después de regresar del exilio y encontrar el Libro de Deuteronomio entre las ruinas del templo, Esdras lo leyó en voz alta y «todo el pueblo lloraba al oír las palabras de la ley» (Neh. 8:9). Entendieron que Dios quería que cumplieran lo que había dicho a través de Moisés y de todos los profetas que le siguieron: era un Dios de justicia y ellos no cumplieron los términos de su pacto con Él. En el 721 a.C., los asirios destruyeron las 10 tribus de Israel al norte y en el 587 a.C., las tribus de Benjamín y Judá al sur fueron destruidas por los babilonios.

Hoy estamos bajo una condena similar debido a nuestra repetida violación de los mandamientos de Dios resumidos en el Decálogo. Después de declarar que «los dones y el llamado de Dios son irrevocables» (Rom. 11:29), y «todos los que se apoyan en las obras de la ley están bajo maldición» (Gál. 3:10), San Pablo concluyó: «Dios los entregó a todos en la desobediencia, para tener misericordia de todos» (Rom. 11:32). «Todos» significa todos, y no solo algunos, porque la ley está escrita en cada corazón humano por el Creador. Se nos revela en las Escrituras solo porque éramos demasiado ciegos para leerla por nuestra cuenta y así seguimos violando nuestra naturaleza humana y las leyes que la rigen. Todos somos seres humanos y solo hay un Creador. Todos hemos violado los mandamientos de Dios y así estamos condenados ante Él.

El «hombre viejo» y la «mujer vieja» mueren con dificultad, sin embargo, persistimos en presentar nuestra larga lista de logros ante Dios como si nos garantizaran una audiencia cuando, por la ley del logro, estamos condenados por sus mismos términos: «el que haga estas cosas vivirá por ellas» (Gál. 3:12), una prueba que ya hemos fallado miserablemente. Jesús nos presentó estos términos exactamente en una parábola dirigida «a aquellos que estaban convencidos de su propia justicia y despreciaban a los demás» (Lucas 18:9). Un fariseo presentó su lista de logros, diciendo: «Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos. Ayuno dos veces a la semana, y doy el diezmo de todo lo que gano». Mientras tanto, el recaudador de impuestos «se quedó atrás y ni siquiera levantaba los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘¡Dios, ten compasión de mí, que soy un pecador!'» Jesús concluyó la parábola, diciendo: «Les aseguro que este último, y no el primero, fue a su casa justificado» (Lucas 18:11-14). ¿Cómo es posible? ¿O cómo es que cinco vírgenes fueron excluidas de entrar en el reino de los cielos (Mateo 25:12) mientras que «los recaudadores de impuestos y las prostitutas están entrando en el reino de Dios» delante de los líderes religiosos (Mateo 21:31)?

La respuesta es simple: Dios no estaba contento con dejarnos en nuestra condenación y miseria. En cambio, «cuando llegó la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiéramos la adopción como hijos» (Gál. 4:4-5). En resumen, «Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición» (Gál. 3:13) en total inocencia que no es nuestra por nacimiento natural. Esto significa que desechar deliberadamente la ley de Dios en nombre de la separación entre Iglesia y Estado, como hemos hecho hoy en Occidente, no nos libera de nuestra condena ante un Dios justo, ya que el remedio ha sido proporcionado, no por ignorancia fingida de nuestra parte, sino por Dios mismo. La ley del logro es inútil, o lo que San Pablo llamó «basura» (Fil. 3:8).

No hubo nadie que observara la ley más perfectamente que San Pablo, quien por su propia admisión «progresó en el judaísmo» más allá de muchos de sus contemporáneos y se demostró más celoso por las «tradiciones ancestrales» (ver Gál. 1:14). Es dudoso que alguien pudiera igualar el celo y el progreso que Pablo hizo en la observancia de la ley y, sin embargo, qué casualidad persistimos en pretender hacerlo cuando el propio San Pablo diría a cualquiera dispuesto a escuchar: «He sido crucificado con Cristo; ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; mi vida presente en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí» (Gál. 2:19-20). Pablo se declara «crucificado con Cristo», lo que es una imagen para el Bautismo. Como resultado, ahora está justificado, no por la observancia de la ley o una lista de logros ante Dios, sino a través de «la fe en el Hijo de Dios que me amó y se entregó por mí».

Nuestro Dios es un Dios de pocas palabras. Inspiró un solo libro escrito por varios autores sagrados a lo largo de miles de años y, «en la plenitud del tiempo», habló Una Palabra, la Palabra hecha carne en Jesucristo, que está tan llena de significado que todavía la estamos desentrañando todos estos siglos después. En el Antiguo Testamento, Dios demostró en la destrucción de Israel que es un Dios de justicia y en el Nuevo Testamento probó Su amor al enviar a Su Hijo para liberarnos de nuestra condena por violar nuestra naturaleza y las leyes que la rigen. Presentar una lista de logros frente a lo que Dios ha ofrecido en Jesucristo equivale a negar la necesidad del remedio que Él ha proporcionado. Las cinco vírgenes prudentes entendieron esto, al igual que los recaudadores de impuestos y las prostitutas en la época de Jesús y, como resultado, se arrepintieron y pidieron misericordia. Del mismo modo, ha llegado el momento de revivir en la fe y despertar del letargo de nuestra indiferencia comenzando por reconocer el gran amor que se ofrece en el Memorial del amor comprobado de Cristo en la Eucaristía. Después de todo, la Eucaristía está en el corazón de la oración de la Iglesia del griego, eucharistia que significa «acción de gracias». ¿Por qué, podríamos preguntar? «¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor!» (Rom. 7:25) porque «ahora ya no hay condena para los que están en Cristo Jesús» (Rom. 8:1).

Si te gustó, por favor comparte!

Etiquetas

Sin condena

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (9,31-42):

EN aquellos días, la Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Se...


Sal 115,12-13.14-15.16-17

R/. ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? ¿Cómo pagaré al Señor...


Lectura del santo evangelio segun san Juan (6,60-69):

EN aquel tiempo, muchos de los discípulos de Jesús dijeron: «Este modo de hablar es...

Leer todas las lecturas