Skip to main content
Vida Catòlica noviembre 22, 2023

Ser en lugar de parecer!


El lema de mi estado natal de Carolina del Norte es «Esse quam videri», en latín significa «ser, en lugar de parecer». Es un lema que habla de la integridad, recordándonos que la esencia es más importante que la apariencia. Nos equivocamos al no comprender esto, y eso nos perjudica.

La discrepancia entre la apariencia y la realidad es lo que subyace en las críticas de Jesús a los fariseos. «Realizan todas sus obras para ser vistos», dice. «Ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos» (Mt 23,5). Filacterias y flecos pueden no ser familiares para muchos lectores cristianos modernos del evangelio. Son signos exteriores de devoción a la Ley de Moisés que aún se usan en muchas comunidades judías.

Las filacterias son pequeñas cajas de madera que se llevan atadas al brazo y la frente y que contienen pasajes de la Torá. Es una forma literal de observar la instrucción en Deuteronomio 6:8 de atar los mandamientos de Dios en tu mano y entre tus ojos. Los flecos a los que se refiere Jesús son los que se llevan atados a las cuatro esquinas del tzitzit (una prenda interior tradicional usada por hombres judíos), cuyas cuerdas representan la Ley Mosaica (ver Números 15:37-41).

Tanto las filacterias como los flecos del tzitzit están destinados a servir como recordatorios físicos para que el usuario permanezca fiel al pacto. Entonces, ¿cuál es el problema? La crítica de Jesús no fue porque los fariseos llevaran estos objetos, sino porque los llevaban principalmente para mostrar. Ensancharon sus filacterias y alargaron sus flecos no porque eso los hiciera más observantes de la ley de Dios, sino para que otros los vieran. Se preocuparon más por la apariencia de ser santos que por la santidad misma. Jesús critica de manera similar a aquellos que rezan, ayunan o dan limosna por el bien de la apariencia en el capítulo seis de Mateo.

Hay una lección aquí para los católicos modernos. Los cristianos pueden no llevar filacterias o tzitzit como los fariseos, pero ciertamente tenemos otros signos exteriores de devoción. En «Introducción a la vida devota», San Francisco de Sales advierte contra confundir estos signos externos de devoción con la devoción misma, que él dice que no es nada menos que el verdadero amor a Dios.

Los signos externos de devoción católica son demasiado numerosos para catalogar, pero fácilmente podemos pensar en algunos: colgar un rosario del espejo retrovisor de tu automóvil o sostenerlo siempre en la mano en la Misa; usar una mantilla, o una medalla de santo u otra joyería devocional; llevar un escapulario; mostrar una calcomanía en el parachoques o usar una camiseta con un versículo bíblico o una cita de un santo; decorar tu hogar con arte religioso.

Ninguna de estas cosas es mala. De hecho, pueden ser bastante útiles para animarnos a mantenernos enfocados en nuestra fe, que es el punto principal de usarlos. Estos signos externos de devoción son medios para un fin. Están destinados como herramientas para ayudarnos a crecer en la devoción interna fomentando el amor de Dios en nuestro corazón. Pero si confundimos estos auxilios devocionales con la devoción misma, hemos malinterpretado el propósito. Y si nos sentimos atraídos por ellos porque nos dan la apariencia de ser devotos, entonces los estamos utilizando por la razón incorrecta.

El rosario del espejo retrovisor debería recordarnos rezar cuando nos ponemos al volante. No debería usarse como un amuleto de la buena suerte y ciertamente no para señalar que somos más santos que otros conductores que prefieren los dados peludos. Incluso una práctica loable como llegar temprano para rezar antes de la Misa puede caer en esta categoría si nos preocupa más que otros nos vean rezando que el acto de orar en sí.

La condena de Jesús a los fariseos no es una llamada para que descartemos nuestros rosarios y demás parafernalia religiosa. No los condena por sus filacterias y flecos, sino por su hipocresía. Su amonestación debería servir como una ocasión para examinar nuestra conciencia con respecto a nuestras propias prácticas devocionales. ¿Corresponde la apariencia exterior que proyectamos a la disposición interior de nuestros corazones (o al menos a donde estamos luchando por que estén)? Si es así, entonces todo está bien. Pero si hay una discrepancia entre nuestra vida interior y nuestro espectáculo exterior, eso es algo en lo que debemos trabajar.

Más que nuestra piedad externa, Dios desea nuestros corazones. Los muchos auxilios y prácticas devocionales que tenemos a nuestra disposición en la tradición católica están destinados a ayudarnos a aprender a dar nuestros corazones a Dios más plena y libremente. Utilicémoslos como están destinados, siendo conscientes de su propósito, no simplemente pasando por los movimientos de la devoción, sino permitiendo que estas prácticas nos formen en personas verdaderamente enamoradas del Señor.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la XV Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del libro de Isaías (10,5-7.13-16):

Así dice el Señor: «¡Ay Asur, vara de mi ira, bastón de mi furor! Contra...


Sal 93

R/. El Señor no rechaza a su pueblo Trituran, Señor, a tu pueblo, oprimen a tu...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-27):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque...

Leer todas las lecturas