Skip to main content
Vida Catòlica octubre 11, 2023

Se fiel a Dios en las pequeñas cosas

La Sagrada Escritura ha afirmado dos cosas que pueden convencernos de la importancia de la fidelidad en las pequeñas cosas: «El que desprecia las cosas pequeñas», nos dicen, «caerá poco a poco».

Y nuestro Señor Jesucristo dijo: «El que es fiel en lo menos, también es fiel en lo mucho».

Podemos ver a partir del primer pasaje que la negligencia en las cosas pequeñas nos expone infaliblemente a grandes caídas; y del segundo, que la fidelidad en las cosas pequeñas asegura nuestra fidelidad en las cosas grandes y es, por lo tanto, un medio necesario de mortificación. Solo necesitamos comprender bien estos dos pensamientos para ser inviolablemente fieles en la ocasión más pequeña.

Para desarrollar este tema un poco más, observemos, en primer lugar, que, estrictamente hablando, no hay nada que sea pequeño o grande con respecto a las cosas de Dios. Todo lo que lleva la impronta de Su voluntad es grande, sin importar cuán pequeño sea en sí mismo. Así que, tan pronto como estemos completamente seguros, por una voz interior, de que Dios desea algo específico de nosotros, la infinita grandeza de Dios no nos permite considerar como pequeña o indiferente esa cosa que es objeto de Su deseo. Al contrario, sin importar cuán grande sea en sí mismo algo, incluso si fuera la conversión de todo el mundo, si Dios no lo requiere de nosotros, cualquier idea de ese tipo que pudiéramos formarnos no tendría valor a Sus ojos y podría incluso desagradarle. Solo la voluntad de Dios da valor a las cosas.

De la misma manera, en lo que respecta a nuestra santificación, tal o cual cosa que nos parece muy pequeña en sí misma puede ser de tanta importancia que nuestra perfección e incluso nuestra salvación puedan depender de ella. Dios une Su gracia a lo que Le complace. No podemos saber por nosotros mismos cuáles pueden ser las consecuencias buenas o malas de cualquier acción única que nos parezca de poca importancia. ¿De qué gracia puedo ser privado si la descuido? ¿Qué gracia puede venir a mí si la realizo? Esto es precisamente lo que no sé; en esta incertidumbre, la fidelidad constante y exacta a la gracia es el único curso a seguir.

La fidelidad en las cosas pequeñas nos da valor para hacer cosas grandes

Ahora bien, las cosas grandes y las grandes ocasiones de virtud heroica rara vez se nos presentan. Pero las cosas pequeñas se nos ofrecen todos los días. ¿Y cómo podremos demostrar nuestro amor a Dios si esperamos grandes y brillantes ocasiones? Quizás nunca nos llegue una así en toda nuestra vida.

Además, las cosas grandes requieren gran valentía. ¿Cómo podemos estar seguros de nuestra fuerza en acciones heroicas si no hemos hecho ninguna prueba de ella en las pequeñas; si no hemos luchado y nos hemos preparado gradualmente para las cosas difíciles a través de la realización de las que son más fáciles?

Las cosas grandes tampoco pueden lograrse sin grandes gracias por parte de Dios. Pero para merecer y obtener estas gracias grandes y especiales, debemos haber sido fieles a las gracias más pequeñas. La humildad desea que consideremos las cosas grandes como algo superior a nosotros y que nunca aspiremos a ellas por nosotros mismos; la humildad nos enseña a unirnos a las cosas pequeñas, ya que están más a nuestro alcance. Entonces, realicemos nuestras acciones pequeñas y cotidianas con fidelidad a nuestras gracias ordinarias y estemos completamente seguros de que, cuando Dios nos exija cosas mayores, ciertamente se encargará de darnos las gracias necesarias.

El deseo de hacer y sufrir cosas grandes es a menudo, de hecho casi siempre, una ilusión del amor propio y un efecto de la presunción. Me gustaría practicar grandes austeridades; como tal o cual santo, me gustaría llevar grandes cruces: todo esto es orgullo, toda vanagloria.

Los santos nunca formaron tales deseos. ¿Qué nos sucede cuando lo hacemos? Intentamos realizar grandes austeridades por nuestra propia voluntad; luego nuestro fervor se enfría y las abandonamos; luego se nos presentan algunas cruces muy ordinarias y nuestra alma, que pensaba que podría soportar cosas tan grandes, descubre que no puede soportar ni siquiera las más pequeñas.

No deseemos nada; no elijamos nada; aceptemos las cosas tal como Dios nos las envía y en el momento en que Él elige enviárnoslas; no pensemos en nuestra propia valentía y fuerza, sino que nos consideremos inferiores a los más débiles; y estemos convencidos de que si Dios no tuviera compasión de nuestra debilidad y no nos sostuviera con Su fuerza, no podríamos avanzar ni un solo paso.

Y, dado que las cosas pequeñas se presentan constantemente, una fidelidad exacta a ellas requiere más valentía, más generosidad y más constancia de lo que podríamos pensar a simple vista. Hacerlo perfectamente requiere nada menos que virtud consumada; de hecho, se trata de morir a nosotros mismos en cada momento, de seguir en todo la guía de la gracia divina, de no permitirnos un pensamiento, deseo, palabra o acción que pudiera causar el más mínimo desagrado a Dios y de hacer todo, incluso lo más simple, con la perfección que Él nos exige; y todo esto sin ninguna relajación, sin conceder nada a la naturaleza. En verdad, debemos confesar que en toda santidad no hay nada más grande que esta fidelidad constante, nada que requiera un esfuerzo más sostenido.

La fidelidad en las cosas pequeñas fomenta la humildad

Hay mucho peligro de que el amor propio se mezcle con las grandes cosas que hacemos o sufrimos por Dios. Hay mucho peligro de aplaudir nuestra propia valentía, de tomar crédito por ello o de preferirnos a nosotros mismos por encima de los demás. Las cosas pequeñas no nos exponen al mismo peligro; es más fácil preservar la humildad en ellas; en ellas no hay nada en lo que el amor propio pueda fijarse como materia para la glorificación; no hay ocasión para compararnos con los demás y preferirnos a ellos.

Por lo tanto, la práctica fiel de las cosas pequeñas es incomparablemente más segura para nosotros y mucho más propicia para nuestra perfección, que consiste en morir completamente a nosotros mismos. Las cosas pequeñas destruyen y consumen poco a poco nuestro amor propio, casi sin que este perciba los golpes dirigidos contra él. Estos golpes son leves, pero son tan frecuentes y tan variados que tienen tanto efecto como los golpes más violentos.

Y aunque la muerte del amor propio sea más gradual, no deja de ser segura, porque la práctica constante de las cosas pequeñas lo reduce a un estado de debilidad tal que al final no tiene poder para revivir. Por lo tanto, generalmente es de esta manera que Dios termina con nuestro amor propio. A veces, al principio, puede infligirle grandes golpes; pero es por estos golpes silenciosos y apenas perceptibles que finalmente lo reduce a la última extremidad. El alma ya no sabe qué hacer; Dios parece quitarle todo y dejarla desnuda y desprovista. El alma ya no encuentra placer en nada; parece apenas estar haciendo algo; permanece en una especie de aniquilación, en la cual Dios actúa tan profundamente dentro de ella que no percibe ni la acción de Dios ni la suya propia.

La fidelidad en las cosas pequeñas demuestra nuestro amor por Dios

Si el amor de Dios parece brillar con más generosidad en grandes sacrificios, se muestra en pequeños sacrificios, continuamente repetidos, con más atención y más delicadeza. No amamos perfectamente cuando descuidamos las pequeñas ocasiones de complacer a aquel a quien amamos y cuando no tememos herirlo con nimiedades.

Herir el Corazón tierno y amoroso de Dios en lo más mínimo será para esa alma un crimen que le inspirará el mayor horror. Y rechazarle algo a Dios, deliberada e intencionalmente, bajo el pretexto de que no es nada, es fallar en el amor en un punto muy esencial; es renunciar a nuestra familiaridad con Dios, a nuestra estrecha unión con Él; es privarle de Su mayor gloria. Porque en esto es en lo que Él hace consistir Su gloria, es decir, en que Su criatura nunca considere nada como pequeño que pueda complacerlo o desagradarlo y que Su criatura siempre esté dispuesta a sacrificar todo por Su beneplácito. Es completamente cierto que no comenzamos a amar a Dios con un amor que realmente sea digno de Él hasta que hayamos adoptado estas disposiciones.

No estoy hablando aquí de nuestro propio interés. Pero es fácil ver que un alma que es fiel a su resolución de complacer a Dios en las cosas más pequeñas seguramente ganará el Corazón de Dios; que atraerá a sí toda Su ternura, todos Sus favores, todas Sus gracias; que mediante tal práctica acumulará en cada momento tesoros inimaginables de mérito; y que, al final, será capaz de hacer por Dios las cosas más grandes, si Él la llamara a realizarlas.

Estos son, me parece, motivos bastante suficientes para que tomemos de inmediato la gran y heroica determinación de no descuidar nada en el servicio de Dios, sino de esforzarnos por complacerlo en todo, sin distinción de grande o pequeño. Entonces, hagamos esta determinación de una vez por todas; y pidamos a Dios que seamos fieles a ella hasta nuestro último aliento.

No obstante, debemos tener cuidado de llevar nuestra resolución a la práctica sin demasiada preocupación o ansiedad. El amor desea una santa libertad; todo consiste en nunca perder de vista a Dios y en hacer de un momento a otro lo que Su gracia nos inspire, y en apartarnos de inmediato de cualquier cosa que sepamos que le desagradaría. Él nunca dejará de darnos advertencias en el interior de nuestras almas cada vez que las necesitemos. Y cuando Él no nos dé tales advertencias, podemos estar seguros de que no hay nada en lo que hayamos dicho o hecho que sea contrario a Su beneplácito. Y si no permitimos que nada nos aparte de nuestra recogimiento en Él, no podemos dejar de saber si hemos recibido alguna advertencia interior o no, y si la hemos seguido. Por lo tanto, nunca hay la menor ocasión para que nos atormentemos innecesariamente.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (7,51–8,1a):

EN aquellos días, dijo Esteban al pueblo y a los ancianos y escribas: «¡Duros de...


Sal 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17.21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu Sé la roca de mi refugio, un baluarte...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,30-35):

EN aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús: «¿Y qué signo haces tú, para que...

Leer todas las lecturas