Skip to main content
Vida Catòlica mayo 13, 2024

Santa Jacinta y Nuestra Señora de Fátima

Nuestra Señora de Fátima se apareció seis veces a tres jóvenes pastores en el año 1917, desde el 13 de mayo hasta el gran milagro del sol el 13 de octubre. Estos tres niños pastores eran hermano y hermana, Jacinta y Francisco Marto, y su prima mayor, Lucía de los Santos.

En cada una de las seis apariciones, Nuestra Señora los exhortó, así como al mundo entero, a rezar el Santo Rosario diariamente. Nuestra Señora apareció durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial en Europa. Se cobraron muchas vidas y se devastaron familias.

Nuestra Señora reveló a Jacinta algunas declaraciones poco conocidas que tenían gran importancia en 1917, pero aún mayor relevancia hoy. Hay cinco. Enumeraremos estos cinco y ofreceremos un breve comentario, luego ofreceremos tres formas concretas en las que podemos honrar a María en el mes de mayo.

  1. Guerra La guerra es un castigo por el pecado. En un momento en el que las guerras están causando estragos y cobrando vidas inocentes, esforcémonos por rezar más y pecar menos para ayudar a poner fin a las guerras. El Venerable Fulton J. Sheen afirmó que las Guerras Mundiales comienzan en los corazones de muchas personas que viven en pecado. Las guerras internas se desbordan en guerras entre pueblos y naciones.
  2. Moda Se introducirán ciertas modas que ofenderán mucho a Nuestro Señor. Procuremos siempre vestir con gran modestia y esforzarnos por vivir en la presencia de Jesús y María. Como nos recuerda San Pablo: “Somos Embajadores de Cristo” (2 Cor. 5:20). Nunca seamos una fuente de pecado o escándalo para nadie, sino un medio para su santificación e imitación.
  3. Sacerdotes Deben ser puros, muy puros. No deben ocuparse de nada más que de lo que concierne a la Iglesia y a la salvación de las almas. La desobediencia de los sacerdotes a sus superiores y al Santo Padre es muy desagradable para el Señor. Oremos y ofrezcamos sacrificios por más sacerdotes y por sacerdotes santos. “La mies es mucha, pero los obreros pocos” (Mt. 9:37). ¡Los jueves, recen por los sacerdotes ofreciendo Rosarios, Misas y Comuniones por ellos!
  4. Matrimonio Muchos matrimonios no son buenos; no le agradan a Nuestro Señor y no son de Dios. Aquellos que están casados deben hacer todo lo que esté en su poder para vivir su vocación de matrimonio, una vocación en la que el esposo y la esposa están llamados a santificarse mutuamente, y esto debería fluir hacia sus hijos. Que aquellos que están comprometidos se tomen más en serio su preparación para una maravillosa pero muy exigente vocación: la vocación del Santo Matrimonio.
  5. Llamado a la Pureza Nuestra Señora reveló a Jacinta Marto de Fátima que más almas van al infierno por pecados de impureza que por cualquier otra razón. En la aparición del 13 de julio de 1917, Nuestra Señora mostró a los tres niños una visión muy gráfica del infierno y el sufrimiento de las almas condenadas. Esta visión motivó a la pequeña Jacinta a ofrecer sacrificios constantes y heroicos a Dios por la conversión de los pobres pecadores. Cuando el Papa San Juan Pablo II beatificó a Francisco y Jacinta, presentó a Francisco como un “Pequeño Místico” porque le encantaba estar en silencio frente al Santísimo Sacramento en oración. Sin embargo, el santo Papa presentó a Jacinta bajo la luz de un “Pequeño alma Víctima”. ¿La razón? Se ofreció voluntariamente como alma víctima para sufrir por las muchas almas que están en peligro de perderse por toda la eternidad.

En este mes de mayo dedicado a Nuestra Señora, ¡ofrezcamos a nuestra Madre Celestial tres pequeñas pero muy hermosas flores para llenar su Corazón Inmaculado de inmensa alegría!

Primero, evita el pecado. Cuando te sientas tentado al pecado, recemos un fervoroso Ave María y supliquemos a Nuestra Señora, llena de gracia, por la gracia de decir “No” al pecado y “Sí” al amor de Dios.

Segundo, reza el Santo Rosario. En este mes de mayo, recemos el Santo Rosario de la Santísima Virgen María diariamente, especialmente por estas dos intenciones: por la conversión, santificación y salvación de la familia; y por el cese de las guerras y la paz mundial.

Tercero, estudia el mensaje de Fátima. ¿Por qué no aprender más sobre el mensaje de Nuestra Señora de Fátima? ¿Qué tal leer un buen libro, ver una buena película y/o estudiar un comentario bien escrito sobre Nuestra Señora de Fátima y su mensaje, que de hecho es un excelente resumen del mensaje del Evangelio de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas