Skip to main content
Vida Catòlica agosto 1, 2023

San Francisco y la Porciúncula: Así puedes obtener indulgencia plenaria hoy y mañana

La Porciúncula es una pequeña iglesia que se encuentra cerca de Asís, Italia, y es un lugar de gran importancia histórica y espiritual para la Orden Franciscana y los católicos en general. Se le atribuye a San Francisco de Asís, el fundador de la Orden Franciscana, quien restauró la iglesia en el siglo XIII.

Según la tradición católica, la Porciúncula fue un lugar especial para San Francisco, donde experimentó una profunda cercanía con Dios y recibió una serie de revelaciones espirituales. Es conocido como el lugar donde San Francisco fundó su orden religiosa y donde obtuvo el permiso del Papa Inocencio III para predicar el evangelio.

El 2 de agosto es una fecha importante en la devoción a la Porciúncula porque es el día en que la Iglesia Católica celebra la indulgencia plenaria conocida como el «Perdón de Asís» (o «Perdón de la Porciúncula»). Una indulgencia plenaria es la remisión de toda la pena temporal por los pecados ya perdonados, lo que implica un borrón completo de la deuda por los pecados cometidos hasta ese momento.

Para obtener la indulgencia plenaria del Perdón de Asís, los fieles deben cumplir con ciertas condiciones:

  1. Visitar una iglesia franciscana, una iglesia parroquial o una capilla con la intención de obtener la indulgencia.
  2. Participar en la celebración de la Santa Misa o en una liturgia de la Palabra.
  3. Recitar el Credo y rezar por las intenciones del Papa (por ejemplo, un Padrenuestro y un Avemaría).
  4. Arrepentirse sinceramente de los pecados cometidos.
  5. Confesarse sacramentalmente (generalmente dentro de los 20 días antes o después del 2 de agosto).
  6. Recibir la Sagrada Comunión.

Cumpliendo con estas condiciones y las disposiciones normales para ganar una indulgencia plenaria, como el desapego de cualquier pecado y la oración por las intenciones del Papa, los fieles pueden obtener la indulgencia plenaria en el Perdón de Asís.

Es importante destacar que la Iglesia puede modificar las condiciones para ganar indulgencias, por lo que es recomendable verificar con una autoridad eclesiástica actual sobre los detalles específicos para obtener esta indulgencia en el momento presente. Las indulgencias son una oportunidad para el crecimiento espiritual y el perdón, y deben ser buscadas con un corazón sincero y arrepentido.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Jonás (3,1-10):

EL Señor dirigió la palabra a Jonás: «Ponte en marcha y ve a la gran...


Sal 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo desprecias V/. Misericordia, Dios mío,...


Lectura del santo evangelio segun san Lucas (11,29-32):

EN aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a...

Leer todas las lecturas