Skip to main content
Vida Catòlica febrero 20, 2024

¿Sabías que la Virgen de Fátima se apareció a la pastorcita Santa Jacinta antes de morir?

Este 20 de febrero conmemoramos la festividad de Santa Jacinta Marto, una de las videntes de la Virgen de Fátima. En una aparición antes de su muerte, recibió un mensaje especial de la Madre de Dios.

Santa Jacinta, junto con sus primos San Francisco y Lucía, fueron los tres pastorcitos a quienes la Virgen María se les apareció en varias ocasiones en 1917.

Según el sitio web de santos corazones.org, administrado por las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María, Jacinta asistía regularmente a la Santa Misa y se dedicaba a hacer mortificaciones después de las apariciones.

En diciembre de 1918, tanto ella como su hermano Francisco contrajeron una enfermedad durante una epidemia de bronconeumonía. Francisco falleció meses después, lo que causó un gran dolor a Jacinta. Su propia salud también se deterioró.

Un día, Jacinta le reveló a Lucía que la Virgen la había visitado y le preguntó si estaba dispuesta a seguir convirtiendo a los pecadores. Al responder afirmativamente, la Virgen le dijo que sería llevada a un hospital y que sufriría mucho por esa causa.

La Madre de Dios le pidió que ofreciera sus sufrimientos por la conversión de los pecadores, en reparación de las ofensas contra su Corazón y por amor a Jesús. Además, le explicó que su madre la acompañaría al principio, pero que eventualmente se quedaría sola.

Más tarde, a Jacinta le apareció una llaga grande en el pecho que se infectó. A pesar del intenso tormento, le dijo a su prima Lucía: «Sufro mucho, pero ofrezco todo por la conversión de los pecadores y para desagraviar al Corazón Inmaculado de María».

Jacinta fue trasladada a un hospital en Lisboa. Su madre la acompañó durante algunos días, pero luego tuvo que regresar a casa. Durante una operación, le extrajeron dos costillas y sus dolores fueron insoportables.

A una enfermera, Jacinta le confió que la Virgen le había prometido que pronto vendría por ella, y desde ese momento, sus dolores desaparecieron.

Tres días después, el 20 de febrero de 1920, Jacinta expresó sentirse mal y pidió recibir los últimos sacramentos. Aunque logró confesarse, falleció antes de poder recibir la Comunión, cumpliendo así su último deseo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas