Skip to main content
Vida Catòlica enero 2, 2024

¿Sabías que cada día de la semana tiene un propósito de fe?

La Iglesia Católica, con el objetivo de apoyar a los fieles en su vida cristiana, ha designado un propósito de devoción especial para cada día de la semana.

Según la Enciclopedia Católica (EC) de ACI Prensa, el domingo ha estado tradicionalmente dedicado al Señor.

En la Edad Media, el lunes estaba consagrado al Hijo de Dios, pero más tarde se dedicó al Espíritu Santo para implorar su asistencia al comenzar la semana. Actualmente, de manera libre y voluntaria, la Iglesia sugiere dedicar el lunes a la oración por las almas del Purgatorio.

El martes está generalmente consagrado al culto de los Santos Ángeles y, en particular, al Ángel custodio.

El miércoles se elige para honrar a San José y buscar la gracia de una buena muerte.

Los jueves son días eucarísticos, recordando la institución del sacramento de la Eucaristía por el Hijo de Dios en un jueves.

Cada viernes está consagrado a la Pasión, y la Iglesia anima a vivir la abstinencia en estos días.

El sábado, que fue durante mucho tiempo tan festivo como los domingos, se honra por el descanso del Señor después de la creación y para recordar al hombre su descanso eterno.

José Gálvez Krüger, director de la Enciclopedia Católica, destaca cómo desde la Revolución Francesa ha habido un proceso de descristianización de la sociedad. Este proceso busca quitar a Dios de la cotidianidad y del día a día del hombre común. Se evidencia en la eliminación del santoral, la dedicación diaria a modelos de virtud y santidad, la santificación de las fiestas, y la prohibición de la expresión pública de la fe.

Gálvez Krüger insta a recristianizar la sociedad desde el hogar y prestar atención al santoral católico, ya que cada día está consagrado a la memoria de un modelo de virtud y santidad propuesto por la Iglesia para la edificación de sus miembros.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas