Skip to main content
Vida Catòlica mayo 17, 2023

Resistir la tentación nos acerca a Dios

Quien está sujeto a las tentaciones y, sin embargo, deseoso de salvarse, se une más a Dios y se anima a una mayor vigilancia sobre sí mismo, dos grandes medios para avanzar rápidamente en el camino de la santidad.

Ve en su corazón una serie de enemigos; conoce su propia debilidad; y aunque siente que con la gracia ordinaria tiene resolución suficiente para vencer a algunos, sin embargo contra otros a los que se siente atraído más violentamente y en ciertas ocasiones de mayor peligro, está convencido de su propia debilidad, de una experiencia dolorosa y de un conocimiento de los principios de su religión, que sin gracias especiales, no tendrá valor para resistir con éxito.

Sabiendo estas cosas y alarmado por la lucha desigual, ¿qué ha de hacer? Debe buscar ayuda lo suficientemente poderosa para sostenerlo contra sus enemigos y particularmente contra aquellos a quienes más teme. La fe le enseña que esta ayuda se encuentra sólo en Dios, y que para obtenerla no tiene más que implorarla con fervor y perseverancia. A Él entonces se vuelve con toda confianza.

Ante el primer movimiento de la tentación, dice con el salmista: “He alzado mis ojos a los montes, de donde me vendrá socorro” (Sal. 120, 1 [RV = Sal. 121, 1]); lo solicita con sus oraciones; la atrae con sus deseos; todas las aspiraciones de su corazón son elocuentes para obtenerlo. Cuanto más lo aprieta la tentación, más se une a Dios. Es como un niño que camina al borde de temibles precipicios o rodeado de feroces animales de presa. Se aferra a su Padre en busca de protección cada vez que el camino se vuelve resbaladizo y peligroso o cuando el feroz gruñido o el feroz ojo le advierten de un peligro mortal.

Bajo la protección de Dios, como el profeta real, deja de temer a los enemigos que son impotentes frente a una fe fuerte que apunta a la felicidad eterna y una esperanza firme que gana esas gracias especiales prometidas a la confianza implícita. Ya no considera al enemigo al que creía casi invencible; lo desprecia o lo ataca con confianza, y en tales disposiciones encuentra una fácil victoria. Esta gracia, renovada con frecuencia, le enseña aún más la extensión de la bondad y la misericordia de Dios hacia él, y en respuesta su amor se hace ferviente y fuerte.

Las tentaciones, pues, bien entendidas y enfrentadas según el espíritu de la religión, nos unen más a Dios por las grandes virtudes de la fe, la esperanza y la caridad, a cuyo frecuente ejercicio nos obligan.

Por otra parte, la convicción de nuestra debilidad nos impulsa inevitablemente a una mayor vigilancia. Un hombre débil es un hombre tímido, tímido en proporción a su debilidad. Esa debilidad lo hace muy cuidadoso de no hacerse enemigos y evitar la ira de aquellos a quienes ya ha hecho. Está atento a su propio comportamiento y pesa cada palabra. Dudoso de su propia fuerza, no busca atacar a nadie.

Esta conducta no es más que una figura de la precaución que debe tomar un cristiano. Evita con cuidado todo lo que pueda excitar las tentaciones a las que está sujeto, todo lo que pueda dar lugar a peligros nuevos e inexplorados. Él sabe quién es el que dice: “El que ama el peligro, en él perecerá” (Ecl. 3:27 [RSV = Sir. 3:27]). Por temor a quedar abandonado a su propia debilidad haciéndose, por presunción, indigno de la ayuda del cielo, está toda la atención en lo que pasa en su mente y en su corazón, no sea que algún nuevo enemigo se infiltre, o que los que ya están allí. oculta, aprovechándose de su negligencia, debe tomarlo por sorpresa, ganarlo con la dulzura envenenada de la pasión, y empujarlo al precipicio.

La vigilancia es tanto más necesaria cuanto que la tentación se disfraza con frecuencia. Utiliza estrategias; alega falsos pretextos; toma sobre sí la apariencia de la virtud para atraer al alma tranquilamente a la trampa fatal. La pasión a menudo se oculta para que no sea reconocida. Se insinuará insensiblemente en el corazón y se disfrazará para pasar desapercibido. Quien no presta atención a su acercamiento le da tiempo para fortalecerse o no logra erigir una barrera lo suficientemente fuerte para resistir su ataque.

Por el contrario, quien está ejercitado en la guerra espiritual y consciente del peligro de nuevas tentaciones o de dar el menor paso a las antiguas, está siempre alerta para detectar el menor movimiento de su corazón. Examina la naturaleza de sus sentimientos y tan pronto como percibe al enemigo, lo desafía y se levanta en su propia defensa.

Y esta vigilancia es un baluarte seguro contra las tentaciones, sean de fuera o de dentro. Con ella no puede haber sorpresa, y el enemigo encuentra la guarnición preparada en todos los puntos.

En tiempo de paz y tranquilidad, la precaución se considera superflua. Pero en tiempo de guerra o en medio de la tempestad, debemos estar atentos para escapar del naufragio o de la derrota. Y así la frecuencia de la tentación engendra la vigilancia, y la vigilancia provoca una unión más estrecha con Dios, y de esta unión brota la docilidad a las inspiraciones del Espíritu Santo, y la docilidad nos conduce por el camino de la perfección.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (9,31-42):

EN aquellos días, la Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Se...


Sal 115,12-13.14-15.16-17

R/. ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? ¿Cómo pagaré al Señor...


Lectura del santo evangelio segun san Juan (6,60-69):

EN aquel tiempo, muchos de los discípulos de Jesús dijeron: «Este modo de hablar es...

Leer todas las lecturas