Skip to main content
Vida Catòlica agosto 16, 2023

Reflexionando en silencio como María

Como mujer milenaria católica que reside en medio del ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana, con frecuencia me encuentro con el desafío de percibir la voz de Dios en medio de toda la cacofonía. En verdad, en ciertos días, se siente como si las melodías resonantes de un concierto de rock estuvieran resonando en mis oídos, y estoy incesantemente bombardeado por el incesante frenesí mediático sobre los temas constantes favorecidos por las noticias que se reproducen en constante repetición.

Hay una increíble cantidad de disonancia que nos envuelve a medida que vivimos nuestras vidas. ¿Cómo podemos nosotros, como miembros del laicado que vivimos en el mundo, tener tranquilidad dentro de nuestro santuario interior cuando nuestra vida diaria está llena de ruido constante?

Nuestra solución a tal dilema está en la oración y en pasar tiempo a solas con Dios, especialmente en la presencia de nuestro Señor Eucarístico. Podemos mirar a nuestra Santísima Madre que siempre ponderó todo en su corazón. Nuestra Señora fue una verdadera contemplativa que reflexionó profundamente sobre todas las cosas. Cuando nos sentamos ante el Santísimo Sacramento en adoración a nuestro Señor Jesucristo y contemplamos Su Rostro Eucarístico podemos saber que fue María la primera adoradora de nuestro Señor. Podemos entender que la oración sirve como un diálogo íntimo, un profundo intercambio de afecto entre lo Divino y la humanidad. Es en el silencio que podemos conversar con Dios y meditar todas las cosas en nuestro corazón de la misma manera que lo hizo María como vemos en varios pasajes de la Sagrada Escritura, como en Lucas 2:15-19:

Cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: “Vamos, pues, a Belén para ver esto que ha sucedido, que el Señor nos ha hecho saber”.

Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

Cuando vieron esto, dieron a conocer el mensaje que les había sido dicho acerca de este niño.

Todos los que lo oyeron quedaron asombrados por lo que les habían dicho los pastores.

Y María guardaba todas estas cosas, reflexionando sobre ellas en su corazón.

Las palabras no son un requisito previo para una conversación íntima con Dios. Es a través de la oración silenciosa que encontramos consuelo, ya que descansar en Él permite que el clamor del mundo desaparezca, dejando solo a Cristo en lo más profundo de nuestro corazón. Como Nuestra Señora, podemos invitar a Cristo a establecer una morada permanente en nuestros corazones, donde su Amor irradie desde lo más profundo de nosotros, permitiéndonos saborear la dulzura de Su cercanía.

La búsqueda de la santidad es un llamado para todos nosotros en cualquier estado de vida, independientemente de si somos sacerdotes ministeriales o miembros de la vida consagrada. Alcanzar la unión perfecta con Dios es nuestro fin último, y es necesario preparar nuestro corazón para acogerlo de todo corazón en todo momento. Al eliminar la discordia que resuena en lo profundo de nuestras almas, creamos espacio para Dios, lo que debería ser solo para Él. María estaba completamente llena del Amor de Dios, y debemos esforzarnos por aumentar nuestro amor por Dios tanto como sea posible en nuestra humanidad a pesar de nuestra naturaleza humana caída.

Dedicar tiempo a conversar con el Señor en la oración, especialmente en la Adoración Eucarística, es la forma más eficaz en que podemos mantener la serenidad dentro de nosotros. El Catecismo de la Iglesia Católica comparte una cita del Papa San Juan Pablo II:

La Iglesia y el mundo tienen una gran necesidad del culto eucarístico. Jesús nos espera en este sacramento del amor. No rechacemos el tiempo de ir a su encuentro en adoración, en contemplación llena de fe y abierta a la reparación de las graves ofensas y crímenes del mundo. Que nuestra adoración nunca cese. (1380)

Cuando nuestros corazones se vuelven como un santuario, entonces esta quietud otorga paz y tranquilidad eternas, incluso en medio del caos y la agitación del mundo. Es en este espacio sagrado que Jesús y nuestras almas se abrazan, entrelazándose cada vez más en una historia de amor eterno.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la X Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (18,20-39):

En aquellos días, el rey Ajab despachó órdenes a todo Israel, y los profetas de...


Sal 15

R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti Protégeme, Dios mío, que me refugio en...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir...

Leer todas las lecturas