Skip to main content
Vida Catòlica mayo 31, 2024

Reflexión para la Fiesta de la Visitación

Lecturas: Romanos 12:9-16; Isaías 12:2-6; Lucas 1:39-56

En aquellos días, María se levantó y fue de prisa a la región montañosa, a una ciudad de Judá…

Imaginemos esta escena del Evangelio de hoy: el ángel le dice a María que será la madre del Mesías, y la prueba de ello es que su prima Isabel, de edad avanzada, ha concebido milagrosamente un hijo. María da su “Fiat” al ángel, y luego se dirige a atender a su prima. Sin embargo, algo ocurre entre el momento del consentimiento de María y su partida.

Mientras que las Escrituras nos dicen que María viajó “de prisa,” no se menciona que partiera “inmediatamente.” Escuchamos que partió “en aquellos días,” en plural. Es decir, no fue que el ángel se fue y María empacó sus cosas de inmediato. Pasaron algunos “días” antes de que María partiera.

¿Por qué es esto significativo? Porque nos indica que algo ocurrió entre la partida del ángel y la salida de María. Claro, podemos imaginar que María necesitaba tiempo para poner en orden los asuntos de su hogar antes de partir. También habría necesitado tiempo para empacar provisiones para el viaje y tal vez despedirse de algunos familiares y amigos cercanos.

Sobre todo, María habría necesitado tiempo para explicar a San José lo que le estaba ocurriendo, pedirle permiso para irse y discutir cómo se sentían ambos respecto a los eventos que estaban ocurriendo. Habría sido la conversación más íntima, amorosa y unificadora que habrían tenido en sus vidas como pareja comprometida. Habría sido un hermoso momento que atesorarían en sus corazones por el resto de sus vidas.

Todo esto habría tomado algún tiempo. Pero aun así, si María estaba decidida a irse “de prisa,” nada de esto habría sido suficiente para impedirle partir al día siguiente. No, hay algo más que habría ocurrido entre la partida del ángel y la salida de María. Es un detalle que explica por qué pasaron algunos días antes de que María se fuera a visitar a su prima y también por qué sintió la necesidad de ir tan rápido:

He aquí que CONCEBIRÁS en tu vientre y darás a luz un hijo…El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra…

(Lc 1:31, 35) Fue después de la partida del ángel, pero antes de que María partiera, que ella fue “cubierta” por el Espíritu Santo. No sabemos exactamente cuándo ocurrió esa cobertura; tal vez no sucedió por “días” después de la partida del ángel. Tampoco sabemos cómo fue eso para María. Solo podemos imaginar. Pero hay algo que podemos decir con certeza.

Esta cobertura habría sido una experiencia profundamente personal e íntima, y al igual que la experiencia íntima del abrazo marital, el resto de nosotros simplemente no tenemos acceso a lo que sucedió en el secreto y oculto templo del corazón y hogar de María. No había nada indecoroso en esta cobertura del Espíritu Santo. María permaneció totalmente pura e inmaculada. No se convirtió de repente en una “mujer” ni “perdió su inocencia” de ninguna manera. Quizás la habitación de María se llenó de una luz gloriosa y sobrenatural en el momento de la concepción de Nuestro Señor. Lo que sí sabemos es que la luz de Dios llenó su corazón al igual que su vientre. ¿Cómo lo sabemos? Por las pistas que María nos deja en su exhortación posterior a Isabel:

Mi alma proclama la grandeza del Señor; mi espíritu se regocija en Dios mi salvador…de ahora en adelante todas las generaciones me llamarán bienaventurada. El Poderoso ha hecho grandes cosas por mí…

El alma de María ahora estaba llena de regocijo y asombro. Algo le ocurrió personalmente en ese momento mientras era cubierta por el Espíritu Santo, y no solo fue la concepción del Hijo de Dios. En ese momento de cobertura, María misma recibió, en su totalidad, todos los dones del Espíritu Santo: sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, conocimiento, piedad y temor del Señor. Y habría sido en esta disposición de comunicación continua y clara entre María y el Espíritu Santo que el Señor la habría dirigido a ir a visitar a Isabel. Así que no hubo duda ni objeción por parte de María. Tan pronto como entendió sus instrucciones, ella partió y viajó “de prisa.”

He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra.

(Lc 1:38) María, en esta fiesta de tu visita a tu prima Isabel, por favor préstanos tu corazón. Enséñanos a reflexionar, como tú lo hiciste, sobre la mano de Dios en nuestras vidas. Como tú, que podamos ir de prisa, en el momento en que comprendamos y discernamos el llamado del Padre para nuestras vidas.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas