Skip to main content
Vida Catòlica agosto 14, 2023

Reavivar Nuestra Identidad en Jesucristo

Fiesta de la Transfiguración del Señor. 6 de agosto de 2023.

Daniel 7:9-10,13-14; 2 Pedro 1:16-19; Mateo 17:1-9

Fui a confesarme hace unas semanas cuando me sentía agobiado e interiormente inquieto. Después de haber confesado mis pecados, el sacerdote me dijo: “Mi hermano sacerdote, no importa lo que estés pasando en la vida, nunca olvides quién eres en Cristo Jesús en virtud de tu bautismo y ordenación sacerdotal”.

Sus palabras me recordaron que yo era ante todo un hijo de Dios. En vano buscaba mi identidad en mi condición de sacerdote, o en mis deberes de director espiritual, confesor, disertante o formador de sacerdotes y religiosos. Ignorar mi identidad como hijo de Dios solo me dejó agobiado y asustado. Pero cuando le di el lugar que le correspondía a esta identidad que tenía en Jesucristo, comencé a experimentar mucha paz, esperanza y fortaleza para enfrentar las luchas por delante. Se sentía como si Jesús fuera el que estaba haciendo el trabajo pesado.

Cuando Jesús se transfiguró en el monte Tabor, el Padre declaró: “Este es mi hijo amado en quien tengo complacencia”. Esta declaración nos muestra tres cosas acerca de la filiación de Jesucristo.

En primer lugar, Jesús pertenecía completamente al Padre. El Padre se refirió a Él como “mi Hijo amado”, y Jesús a su vez siempre se refirió a Dios como Su Padre. Afirmó una pertenencia mutua y perpetua entre Él y su Padre que se extendía a todo lo que ambos poseían: “Todo lo mío es tuyo, y todo lo tuyo es mío” (Jn 17,10).

En segundo lugar, Jesús pertenecía al Padre como hijo. No pertenecía al Padre como esclavo, sino como hijo amado y querido incondicionalmente por su Padre, “Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que Él mismo hace” (Jn 5,20). La relación filial con el Padre perdura incluso en los momentos de tristeza y dolor como se muestra en la oración de Jesús al Padre cuando Su Pasión era inminente: “Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo para que tu Hijo te glorifique a ti” (Jn 17, 1).

Por último, Jesús se centró en agradar al Padre con todo lo que tenía a lo largo de su vida terrenal. Él nunca usó sus poderes para complacerse a sí mismo de ninguna manera. Se sirvió de todo para cumplir la misión que el Padre le había encomendado: “El que me envió, conmigo está; No me ha dejado solo, porque siempre hago lo que le agrada” (Jn 8,29). Venció todas las tentaciones porque este deseo de agradar en todo sólo al Padre era su mayor y fundamental anhelo. Así, respondió a Satanás durante su tentación: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt 4, 4).

Estas palabras de afirmación del Padre sostendrán a Jesucristo para enfrentar Su próxima pasión y muerte. No se dejó llevar por el desánimo ni se dio por vencido por el dolor que se avecinaba. Todo esto lo enfrentó y lo superó porque es un Hijo amado del Padre y vivió en consecuencia. Arraigado en esta identidad, Jesús estaba completamente seguro de la victoria final: “No cuentes a nadie esta visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos” (Mt 17, 1-9).

El Padre también nos manda a “escuchar a Jesús” porque sólo Jesucristo, por el poder del Espíritu Santo, nos revela nuestra identidad de hijos de Dios y nos da la gracia de vivir según esta identidad, “A los que no acéptenlo, les dio poder para ser hechos hijos de Dios” (Jn 1,12). Ninguna otra cosa o persona en esta tierra puede revelarnos esa identidad y darnos la gracia de ser fieles a ella siempre.

Es muy desafiante tomar conciencia de esta nuestra identidad de hijos de Dios en nuestro mundo de hoy. Hay tantas cosas que hoy desdibujan esa identidad. Este mundo también tiene tantas tentaciones y distracciones que nos hacen conformarnos con algo menos que nuestro estatus como hijos de Dios ahora.

Somos tentados a creer que pertenecemos a ciertas cosas o causas. Muchos se engañan haciéndoles creer que pertenecen a una bandera con los colores del arcoíris o a un conjunto de letras del alfabeto que se actualiza de vez en cuando. Muchos también se tragan la mentira de que, en última instancia, pertenecen a un partido político y sus ideales. Muchas personas permiten que sus adicciones o incluso su orientación sexual las definan por completo. Otros intentan definirse por una causa que consideran importante como el activismo medioambiental. Algunos tratan de encontrar su identidad en ideales como la fraternidad y el diálogo. Muchos de nosotros permitimos que nuestros errores o aciertos nos digan quiénes somos. Muchos tratan de encontrar su identidad en su riqueza, logros, apellido, reputación, etc.

Ninguna de estas cosas puede darnos nuestra verdadera identidad en Cristo. Es para evitarnos el dolor y el arrepentimiento de tal insensatez que el Padre nos declara a todos: “Escuchad a Jesús”. Es sólo en Él y a través de Él que podemos vernos a nosotros mismos como Dios nos ve, sus amados hijos, y vivir en consecuencia.

Incluso cuando aceptamos la invitación de Dios de pertenecer a Su Hijo, podemos conformarnos con el estatus de esclavo o sirviente. Nos comportamos como si solo estuviéramos destinados a servirle y obedecerle. Nos enfocamos en nuestros deberes y obligaciones sin estar arraigados en el amor incondicional de Dios por nosotros como sus hijos en Cristo. Debido a que no vemos a Dios como nuestro Padre amoroso que se preocupa por nosotros y nos llama a la comunión con Él en Jesucristo, confiamos en nosotros mismos y en nuestros esfuerzos y no podemos confiar y depender de Dios en todas las cosas como deberíamos.

Cuando nos vemos a nosotros mismos como meros esclavos que no son amados y apreciados por Dios como sus hijos, entonces nos falta generosidad en lo que hacemos. Siempre estamos sopesando nuestras recompensas a nuestro servicio. Somos fácilmente vencidos por la vergüenza y el desánimo en nuestra vida espiritual. Fácilmente nos resentimos con Dios como el hijo mayor en la historia del hijo pródigo que le dijo a su padre: “Todos estos años te he servido y nunca me diste un cabrito para festejar con mis amigos”. En resumen, nos falta paz, generosidad y esperanza.

Por último, nuestra cultura consumista y hedonista nos tienta fácilmente a buscar complacernos solo a nosotros mismos. Nunca haremos nada que exija sacrificio o desinterés o que no produzca resultados inmediatos y visibles. Preferimos ofender a Dios que perder nuestra comodidad y placer. Tenemos un sentido de derecho tan exagerado que abandonamos a Jesús a la vista de cualquier sufrimiento o dolor. Nos aferramos tenazmente a nuestros planes y agendas incluso cuando sabemos que contradicen la voluntad de Dios para nosotros.

Estas y otras cosas nos desafían a vivir hoy como hijos amados de Dios en Cristo. La buena noticia es que Dios nunca deja de revelarnos a Su Hijo en Jesucristo y de invitarnos a comenzar de nuevo a pertenecerle como Sus amados hijos e hijas en Jesucristo. El mandato de Dios, “Escúchenlo”, está dirigido a los discípulos que estaban enfocados en sus propios planes para construir tiendas para Jesús y no en el plan de Dios para ellos en ese momento. También se dirige a todos nosotros hoy que fácilmente podemos dejarnos definir por algo o por alguien más que no sea Jesucristo.

Todos los santos están orando por nosotros y también nos señalan que nos concentremos en Cristo que habita dentro de nosotros. San Pedro lo hace enfáticamente con estas palabras: “Harás bien en estar atento a él, como a una lámpara que alumbra en un lugar oscuro, hasta que amanezca el día y el lucero de la mañana salga en tu corazón” (1 P 1, 19). )

Incluso la Santísima Virgen María nos pide que nos concentremos en Jesús y escuchemos sus palabras: «Haced lo que Él os diga» (Jn 1, 5).

El Cristo que encontramos en cada Eucaristía y en cada confesión sacramental nos habla y nos revela nuestra verdadera identidad. Él nos está dando muchas gracias para vivir de acuerdo con esta identidad.

Abracemos ahora nuestra nueva identidad en Jesucristo para que podamos experimentar el poder sustentador de Dios en nuestras vidas y así tener la gracia para enfrentar y vencer todas las cosas en esta vida.

¡Gloria a Jesús! ¡Honor a María!

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la 25ª semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la profecía de Zacarías (2,5-9.14-15a):

Alcé la vista y vi a un hombre con un cordel de medir. Pregunté: «¿Adónde...


Jr 31,10.11-12ab.13

R/. El Señor nos guardará como un pastor a su rebaño Escuchad, pueblos, la palabra del...


Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,43b-45):

En aquel tiempo, entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus...

Leer todas las lecturas