Skip to main content
Vida Catòlica junio 22, 2024

¿Qué Debo Hacer para que Mi Vida Tenga Sentido?

Esta pregunta sincera proviene adaptada de los labios del joven en el Evangelio: «¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?» (Mateo 19:16). ¿Acaso una persona que plantea la pregunta en esta forma está hablando un lenguaje que todavía es comprensible para la gente de hoy? ¿No somos la generación cuyo horizonte de existencia está completamente lleno por el mundo y su progreso temporal? Pensamos principalmente en categorías terrenales, no según lo eterno. Si vamos más allá de los límites de nuestro planeta, lo hacemos solo para lanzar vuelos interplanetarios, transmitir señales a otros planetas y enviar sondas cósmicas en su dirección.

La ciencia y la tecnología han descubierto de manera incomparable las posibilidades del hombre respecto a la materia, y dominan el mundo interior de sus pensamientos, capacidades, tendencias y pasiones. El resultado es que, mientras el hombre busca respuestas en el cielo, su corazón ha perdido la capacidad de elevarse. Está atado horizontalmente, en dos dimensiones, al mundo. El llamado «hombre moderno» ha olvidado a Dios y ya no reconoce la verdad, aceptando de buen grado las mentiras más insanas, la propaganda y las ideologías jamás concebidas en la historia humana.

Nos recuerda la reflexión del Papa San Juan Pablo II sobre el siglo XX, que comenzó con la esperanza de un progreso ilimitado pero terminó como el siglo más sangriento conocido por la historia. El hombre moderno había puesto sus esperanzas en un mesías en su propio genio, en la ciencia, la tecnología y la medicina. Siempre que el hombre pierde de vista el «gran misterio» y fija su mirada solo en este mundo, se encuentra con la decepción, a veces incluso con la desesperación.

«El mundo no es capaz de hacer feliz al hombre. No es capaz de salvarlo del mal, en todos sus tipos y formas: enfermedad, epidemias, cataclismos, catástrofes, y similares. Este mundo, con sus riquezas y sus carencias, necesita ser salvado, ser redimido.» –Papa San Juan Pablo II

Parece que todos deberíamos haber captado esta historia cósmica para ahora: el bien contra el mal, la luz contra la oscuridad, el amor contra la lujuria, y buscar el mejor camino que se nos ha revelado. Sin embargo, de alguna manera perdemos la historia más grande y permitimos que nuestras mentes sean esclavizadas por la dictadura del relativismo moral.

«Cada generación se imagina a sí misma más inteligente que la anterior, y más sabia que la que viene después de ella.» –George Orwell

El resultado siempre es el mismo: un corazón roto. Mientras nuestro equipo en el Centro de Renovación Juan Pablo II concluía una presentación con un grupo de adolescentes, les pregunté si tenían algo en particular que quisieran que abordáramos cuando volviéramos en una semana. El tema solicitado…enfermedad mental.

Querían saber por qué tantos de sus amigos y compañeros de clase sufren de ansiedad, depresión, disforia de género e incluso pensamientos suicidas. Las tasas de suicidio entre los jóvenes ahora han superado a los hombres de mediana edad, que habían sido los más altos. Han escuchado el mensaje de la cultura, o la falta de él, alto y claro: no hay verdad más allá de tu verdad y mi verdad. No hay sentido ni propósito para tu vida más allá del que inventas para ti mismo. Están percibiendo, en su dolor, lo que la humanidad ha sabido desde el amanecer de la historia. El corazón humano fue hecho para más. No funciona bien en un mundo vacío de sentido y propósito.

En medio de la ruptura del mundo, y todos estamos rotos de una manera u otra, llega una muy «Buena Noticia». ¡El camino hacia el sentido, la sanación y la esperanza, que conduce al amor auténtico y a la felicidad profunda, puede ser encontrado! Primero, sepan que hay una razón para el profundo anhelo de algo más. Solzhenitsyn tiene razón cuando afirma que el hombre moderno ha olvidado a Dios, pero San Agustín nos recuerda que «nuestros corazones están inquietos, Señor, hasta que descansan en Ti.» Hay un mensaje. Hay un camino. Comienza con corazones inquietos, tanto el tuyo como el del Redentor del Hombre, el Gran Médico, Sanador de corazones rotos, heridos y confundidos.

Este mensaje fue amplificado, y su camino desarrollado durante los veintisiete años siguientes del liderazgo del Papa Juan Pablo II. El camino es «el camino del hombre». Involucra una comprensión adecuada de la conciencia, la educación y la dignidad humana. Pero en el corazón de todo, es el camino del amor. Es el camino de Cristo y los Santos. Es la llamada universal a la santidad y la santificación de la vida cotidiana.

Lo que los hombres y mujeres de hoy y de todas las épocas buscan es la Gloria, la Vida y el Amor eternos y solo obtienen destellos de ello aquí en la tierra. De hecho, todo el Cosmos, creado bueno, está destinado a ser un signo de la belleza (con «b» minúscula) que apunta a la Belleza (con «B» mayúscula): Dios mismo. El signo culminante de la Creación, el signo o sacramento primordial, es el matrimonio y la familia, destinado no solo a apuntar a Dios, sino, cuando se entiende y vive correctamente, a permitir al hombre, creado varón o mujer, participar en el acto co-creativo de Dios. Está explicado por la imagen y semejanza de Dios inscrita en la humanidad desde el principio.

El cristianismo nos enseña a entender la existencia temporal desde la perspectiva del Reino de Dios, desde la perspectiva de la vida eterna. Sin la vida eterna, la existencia temporal, por muy rica y desarrollada que sea, al final no le trae al hombre nada más que la necesidad ineluctable de la muerte. La experiencia humana dejada a sí misma dice lo mismo que la Sagrada Escritura: «está establecido para los hombres que mueran una sola vez». A lo cual el escritor inspirado añade: «y después de esto, el juicio». La experiencia humana elevada por Cristo, sin embargo, promete: «Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás» (Juan 11:25-26).

Debes tomar una decisión y hacerte la pregunta sobre la vida eterna. Porque este mundo está pasando, y cada uno de nosotros está sujeto a su paso. El hombre nace con la perspectiva del día de su muerte en la dimensión del mundo visible; al mismo tiempo, el hombre, cuya razón interior de existencia es ir más allá de sí mismo, también lleva dentro de sí todo aquello por lo que va más allá del mundo.

Entonces pregúntale a Cristo, como el joven en el Evangelio: «¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?» Luego entrega tu corazón con todas sus preocupaciones, sueños, ansiedades y temores al Sagrado Corazón de Jesucristo, el gran Médico de los corazones humanos.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas