Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 20, 2023

¿Por qué todas esas festividades entre la Navidad y el Año Nuevo?

¿Alguna vez te has preguntado sobre esas festividades entre semana entre la Navidad y el Año Nuevo? Incluyen a dos mártires, San Esteban y Santo Tomás Becket, así como a los Santos Inocentes, que perdieron la vida debido a la malévola persecución de Herodes contra Cristo. También al apóstol Juan, quien ni siquiera había nacido en el momento del Nacimiento de Jesús. ¿Qué intenta transmitirnos la Iglesia al situar estas festividades justo después de la alegre celebración del nacimiento del Salvador?

Estaba reflexionando sobre eso cuando encontré algo que sugiere la respuesta. Es el versículo 9 del capítulo 8 de la Segunda Carta de San Pablo a los Corintios, y dice lo siguiente: «Conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por amor a ustedes se hizo pobre, para que mediante su pobreza ustedes llegaran a ser ricos».

De manera inimitable, San Pablo resume aquí el significado de la Encarnación de Cristo, que celebramos en Navidad. La Segunda Persona de la Trinidad asumió la naturaleza humana y entró en la historia («se hizo pobre») con el propósito preciso de redimirnos del pecado («para que…mediante su pobreza ustedes llegaran a ser ricos»), siendo la maternidad de la Virgen Bendita, ella que dijo sí al ángel, el instrumento elegido por el Dios-Hombre para comenzar su misión redentora (como nos recuerda la Solemnidad de María, Santa Madre de Dios, el Día de Año Nuevo).

Y esas festividades aparentemente fuera de lugar entre la Navidad y el Año Nuevo encajan perfectamente en este marco.

Al igual que Jesús mismo, San Esteban y Santo Tomás Becket «se hicieron pobres»: entregaron sus vidas y, de esta manera, se unieron al grupo de aquellos que participan mediante el martirio en la obra redentora de Cristo. San Esteban, el primer mártir, cuya muerte se relata en los Hechos de los Apóstoles, murió proclamando a Cristo. Santo Tomás, un arzobispo del siglo XII de Canterbury, fue asesinado a instancias del rey el 29 de diciembre de 1170 por defender los derechos de la Iglesia de Cristo.

En cuanto a los Santos Inocentes, murieron en lugar de Jesús como contraparte al coro de ángeles que cantó la noche de Navidad: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace!» (Lucas 1.14). ¿El apóstol Juan? El magnífico prólogo de su Evangelio celebra la Encarnación («y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros») mientras recuerda la pasión de Cristo y su resultado: «Vino a los suyos, y los suyos no lo recibieron. Pero a todos los que lo recibieron…les dio el poder de ser hijos de Dios» (Juan 1.11-12).

De alguna manera, entonces, estas festividades posteriores a la Navidad pertenecen donde están. T.S. Eliot entendió eso al escribir su drama en verso «Asesinato en la catedral», basado (libremente) en el martirio de Santo Tomás Becket. En un sermón de Navidad, Becket señala que la Navidad es seguida inmediatamente por la festividad del primer mártir, San Esteban. ¿Un accidente? «De ninguna manera», declara el arzobispo que pronto será mártir, agregando:

«Así como nos alegramos y lamentamos al mismo tiempo, en el Nacimiento y en la Pasión de Nuestro Señor, de la misma manera, en figura menor, nos alegramos y lamentamos en la muerte de los mártires… Un mártir, un santo, siempre es hecho por el designio de Dios, por su amor a los hombres, para advertirlos y guiarlos, para hacer que regresen a sus caminos… El verdadero mártir es aquel que se ha convertido en el instrumento de Dios, que ha perdido su voluntad en la voluntad de Dios».

Feliz Navidad y próspero Año Nuevo, y observa esas festividades de mártires que la Iglesia sabiamente sitúa en medio.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la X Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (18,20-39):

En aquellos días, el rey Ajab despachó órdenes a todo Israel, y los profetas de...


Sal 15

R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti Protégeme, Dios mío, que me refugio en...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir...

Leer todas las lecturas