Skip to main content
Vida Catòlica abril 11, 2023

¿Por qué ‘masticamos’ a Jesús? Catequesis de un niño de seis años sobre Juan 6

Deje que mi hijo de seis años me devuelva a mis sentidos, mis sentidos «sobrenaturales», cuando se trata de la Eucaristía.

En un ataque de ira contenida hacia el final del rito de la comunión el Jueves Santo, susurró: “Papá, ¿por qué odias a Jesús?”. Totalmente desconcertado, le pregunté por qué pensaría que yo odiaba a Jesús. “¡Porque lo estás masticando!”. ¡Al menos tuve confirmación de que está entre el 31% que cree en la presencia verdadera!

Pero me mostró que eso no es suficiente, al menos para un niño de seis años. No tengo ninguna duda de que su metafísica eucarística madurará con el tiempo. Sin embargo, en ese momento, como era de esperar, su verdadera preocupación era que estaba masticando a Nuestro Señor.

Entonces, su pregunta merece una respuesta real. ¿Por qué “masticamos” a Jesús?

Muchos de los discípulos de Jesús se escandalizaron por su insistencia en que “masticaran” (“masticaran”, “roeran”, phageîn en griego) su carne (Juan 6:54-58). Los eruditos de las Escrituras no están de acuerdo sobre el grado en que la elección de Juan de una palabra normalmente reservada para comer animales en lugar de humanos indica un deseo de enfatizar la realidad de la carne y la sangre de Jesús en la Eucaristía. Sea como fuere, la palabra sí parece adecuada cuando consideramos que Jesús acababa de decir a sus discípulos: “el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo” (Juan 6:51; fíjate en “carne” [ sarx] en lugar de “cuerpo” [sōma]).

En la historia temprana de la Iglesia, Justino Mártir y Atenágoras entendieron la importancia de responder a las acusaciones de canibalismo dirigidas a los cristianos. Atenágoras le explicó al emperador Marco Aurelio que los cristianos solo podían ser culpables de canibalismo si su víctima estaba muerta, pero los cristianos en realidad consumen la carne viva y resucitada de Jesús.

Con esto en mente, primero le aseguré a mi hijo que no lastimamos a Jesús al masticarlo. Pero lo que realmente me llamó la atención fue que la mejor respuesta que se me ocurrió fue: “Porque Jesús nos lo dijo”.

Esa respuesta me hizo comprender la fe radical que subyace a nuestra participación en la Eucaristía. Santo Tomás de Aquino utilizó brillantemente las categorías aristotélicas para explicar la realidad metafísica única de la Eucaristía en su doctrina de la transubstanciación. De manera similar, podemos (de hecho, debemos) contextualizar la Eucaristía dentro del ritual de la Pascua judía. Sin embargo, ninguno de estos “prueba” que el pan se convierte en la carne de Jesús y el vino en su sangre. El “praestet fides suplementum sensuum defectui” de Tomás de Aquino (“la fe ayuda a la debilidad de los sentidos”) está indisolublemente ligado a la fides ex auditu de Pablo (“la fe viene del oír”, Rom. 10:17). En otras palabras, sólo escuchando a Jesús y confiando en Él tenemos alguna certeza sobre lo que es la Eucaristía y lo que significa nuestra participación en ella.

La impactante pregunta de mi hijo me impulsó a contemplar más profundamente la esencia de la Eucaristía. ¿Por qué “masticamos” a Jesús?

Sencillamente, porque es una cuestión de vida o muerte. Cuando tenemos mucha hambre, mordemos cualquier cosa que nos sostenga con gusto. Lo mordemos. Lo desgarramos con los dientes. Cuando nos estamos muriendo de hambre, introducir alimentos en nuestro sistema es una cuestión de supervivencia. Participar en la Eucaristía es nada menos que supervivencia espiritual.

Los primeros padres de la Iglesia lo entendieron bien. Constantemente describieron su relación con la Eucaristía como un “hambre”, un “anhelo”, una “sed”. “Tengo hambre”, escribió San Ignacio de Antioquía, “del pan de Dios, la carne (sarx) de Jesucristo… anhelo beber su sangre, el don del amor sin fin”. Ya sea en preparación para un maratón, una entrevista de trabajo o el SAT, nos aseguramos de estar bien alimentados. “Si Cristo no quiso despedir a los judíos sin alimento en el desierto por temor a que se derrumbaran en el camino –observó san Jerónimo–, fue para enseñarnos que es peligroso pretender llegar al cielo sin el Pan de Cielo.» Corremos un gran riesgo al saltarnos la Misa. Si estuviéramos tan en sintonía con nuestra hambre espiritual como lo estamos con nuestra hambre corporal, nos apresuraríamos a ir a Misa para asegurarnos de tener suficiente energía espiritual para pasar la semana.

Dicho esto, debemos recordar que “masticar” la Eucaristía de ninguna manera la abarata. Jesús dio su propia vida para que tuviéramos su carne para comer y su sangre para beber. Nos insta a hincarle el diente espiritualmente como animales hambrientos que devoran físicamente a su presa. El símil puede parecer burdo hasta que contemplamos la leyenda del pelícano atesorada por varios padres de la iglesia. Una madre pelícano (así se pensaba) se desgarra el pecho con el pico hasta que brota la sangre para revitalizar a sus hijos. Aunque mala zoología, es una teología soberbia. Jesús subió libremente a la cruz para que sangre y agua brotaran de su costado para nuestra salvación y vida eterna (cf. Juan 19,34).

La pregunta perfectamente lógica de mi hijo subraya la importancia de la adoración eucarística, un medio privilegiado para recordarnos que la Eucaristía no es un alimento ordinario. Recuerdo cómo mi corazón se hundió un día cuando un ex párroco, respondiendo a la pregunta de un feligrés sobre por qué nunca celebramos la adoración eucarística en la parroquia, respondió: “presenta una visión demasiado estática de Jesús”. Otro ex pastor espetó una pregunta similar: “¡Jesús vino a servir, no a ser adorado!” ¡Como si hubiera algún conflicto entre adorar a nuestro Señor y consumir su carne y su sangre!

El jueves, mientras las hostias se reunían en el copón y los acólitos se alineaban en procesión, mi hijo siguió reflexionando sobre los débiles intentos que yo estaba haciendo para responder a su pregunta. Observó atentamente las palabras del Pange Lingua mientras nos abríamos camino hacia la capilla del reposo. El incienso, el canto, las velas y la custodia dejaron en claro que esta no es una comida ordinaria. Mientras reflexionaba sobre qué decirle cuando llegáramos al auto, el mismo ritual ya estaba haciendo el trabajo por mí. San Agustín estaba en lo cierto: “Lo que ves es el pan y el cáliz; eso es lo que tus propios ojos te informan. Pero lo que vuestra fe os obliga a aceptar es que el pan es el cuerpo de Cristo, y el cáliz es la sangre de Cristo. Esto se ha dicho muy brevemente, lo que tal vez sea suficiente para la fe; sin embargo, la fe no desea la instrucción.”

Después de arrodillarnos en veneración durante varios minutos ante el tabernáculo, nos levantamos en silencio para irnos. Pude ver que los engranajes seguían girando en la cabeza de mi hijo. “Papá, ¿era ese Jesús?” «Si hijo.» Le expliqué que Jesús se quedaría allí hasta que volviéramos el viernes para conmemorar la Pasión del Señor. «¿Y luego lo masticarás de nuevo?» «Así es.» “¿Y luego otra vez en Semana Santa?” “Sí, en Semana Santa también”. «¡Guau!» exclamó: “¡Jesús realmente nos ama! ¡Él es real!

Espera… ¿quién está enseñando a quién aquí?

Daniel B. Gallagher es profesor titular de latín Ralph and Jeanne Kanders en la Universidad de Cornell. Es licenciado en filosofía y teología por la Universidad Católica de América y la Pontificia Universidad Gregoriana.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas