Skip to main content
Vida Catòlica enero 3, 2024

Por qué celebramos?

La temporada navideña es una época de alegría, una época para recordar y agradecer a Jesús por Su Encarnación y el gran amor que tiene por nosotros. Compartimos esa alegría con los miembros de nuestras parroquias, con toda la Iglesia, con nuestras familias y con nuestros amigos.

Para nosotros, la Navidad significa el nacimiento de Jesús que es nuestro Señor, nuestro Salvador, nuestro Redentor, nuestro Dios. Celebramos Su Encarnación. Celebramos para agradecerle por el regalo de Su gran amor y Su Presencia con nosotros. También celebramos en anticipación de Su Segunda Venida.

Muchas personas en todo el mundo celebran la Navidad como fiesta, pero algunas no entienden por qué. Se ha convertido en una festividad asociada con pasar tiempo con la familia, comprar regalos, decorar la casa y hornear galletas. Estas son formas de celebrar, pero no la razón para celebrar, y si bien todas estas actividades son agradables, la forma más importante de celebrar la Navidad es adorando a Jesús mediante la oración y participando en la Misa. Algunas personas parecen darse cuenta de que, como hay Católicos que rara vez van a misa, pero regresan a la iglesia para honrar a Jesús en Navidad. Necesitamos orar para que comprendan cuánto los ama Jesús y que a cambio demuestren su amor asistiendo a Misa todas las semanas. Pero hay otras personas que no van a la iglesia ni siquiera en Navidad y tal vez ni siquiera oran. Todavía se sienten atraídos por la bondad que representa la Navidad, que es un comienzo en su camino hacia Dios, pero es posible que no crean o no sepan que Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre, no solo un ser humano; que vino al mundo para salvarnos de nuestros pecados y darnos vida eterna con Él; que vino a mostrarnos que Él es el Camino, la Verdad, la Vida; que Él permanece con nosotros en la Eucaristía y en Su Cuerpo Místico, la Iglesia Católica; y que podamos permanecer cerca de Él en todo momento a través de la oración. Esta es la buena noticia que debemos compartir con todos los que celebran la Navidad. No lo escucharán de los medios de comunicación o quizás ni siquiera de sus familias. Algunas personas ni siquiera conocen los villancicos tradicionales, que dan el verdadero significado de la Navidad, ya que la mayor parte de la música navideña que escuchan en la radio y en las tiendas no trata realmente de Navidad, sino de cosas como la nieve, los renos y los regalos. .

En su audiencia general del 20 de diciembre de 2006, el Papa Benedicto XVI dijo: “Es tarea de nosotros los cristianos, con el testimonio de nuestra vida, difundir la verdad de la Navidad que Cristo lleva a todo hombre y mujer de buena voluntad. Nacido en la pobreza del pesebre, Jesús viene a ofrecer a todos esa alegría y esa paz que son las únicas que pueden colmar las expectativas del alma humana”. El Papa Benedicto habló a menudo de alegría en sus audiencias generales y homilías durante los tiempos de Adviento y Navidad. En una homilía pronunciada el 18 de diciembre de 2005, explicó que compartir la alegría que experimentamos en Navidad puede ser una manera de ayudar a la gente a conocer a Jesús. Dijo: “La alegría es el verdadero regalo de Navidad, no regalos caros que exigen tiempo y dinero. Esta alegría la podemos transmitir de forma sencilla: con una sonrisa, con un gesto amable, con una pequeña ayuda, con el perdón. Demos esta alegría y la alegría dada nos será devuelta. Busquemos en particular comunicar la alegría más profunda, la de conocer a Dios en Cristo. Oremos para que esta presencia de la alegría liberadora de Dios brille en nuestras vidas”.

Un sacerdote del que soy amigo dijo que debemos ser como San Juan Bautista y proclamar a Jesús a todos los que conocemos. Si bien necesitamos hacer esto durante todo el año, la temporada navideña es el momento ideal para compartir con la gente por qué celebramos y que Jesús vino por todos. Como San Juan Bautista, podemos preparar el camino para que Jesús entre en la vida de su pueblo.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 2ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10):

¡AY, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con...


Sal 78,8.9.11.13

R/. Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados V/. No recuerdes contra nosotros las culpas...


Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,36-38):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso;...

Leer todas las lecturas