Skip to main content
Vida Catòlica julio 28, 2023

Parábolas: Vieja verdad en una nueva forma

Hoy, Jesús enseña sobre el reino de los cielos en parábolas que son tan claras que incluso los apóstoles las entienden.

Evangelio (Leer Mt 13,44-52)

La lectura del Evangelio nos da otro grupo de parábolas sobre el reino de los cielos, que se suman a un número inusualmente alto en solo un capítulo. Los dos primeros son muy similares. En uno, el reino se compara con un “tesoro enterrado en un campo”. El que encuentra el tesoro reconoce inmediatamente su gran valor, por lo que lo vuelve a esconder, para guardarlo, y “lleno de alegría va y vende todo lo que tiene y compra ese campo”. Está emocionado con la perspectiva de las riquezas que le traerá el tesoro. Conociendo su valor, no tiene problemas para vender todas sus otras posesiones. Nada de lo que posee actualmente vale más que el tesoro en ese campo. En la siguiente parábola, un mercader sale en busca de perlas finas. Encuentra uno de asombrosa calidad; él también “va y vende todo lo que tiene y lo compra”. Él sabe que la perla de gran precio lo compensará con creces por cualquier pérdida que tenga que contar. ¿Cuál es el mensaje aquí?

La comparación que hace Jesús entre el reino de los cielos y el gran tesoro terrenal nos ayuda a comprender que el llamado al arrepentimiento ya la conversión vale todo lo que tengamos que dejar para responder a él. Jesús no está hablando específicamente de vender todas nuestras posesiones para seguirlo, pero deja en claro que siempre obtenemos más de lo que damos en el discipulado. Algunos de nosotros estamos llamados a la pobreza literal para seguir nuestra vocación; todos nosotros estamos llamados a la renuncia a nosotros mismos en nuestra vocación como sus discípulos. Si somos honestos, nuestro amor por nosotros mismos es incluso mayor que nuestro amor por nuestras cosas (amamos las cosas porque nos amamos a nosotros mismos). Estas parábolas nos recuerdan que el tesoro de alcanzar el reino de los cielos empequeñecerá nuestras “pérdidas” en el camino. Debido a que somos polvo terrenal, somos vulnerables a olvidar esto. Necesitamos todos los recordatorios que podamos conseguir.

La última parábola de nuestra lectura vuelve a la idea expresada en una anterior sobre el trigo y la cizaña (Mt 13, 24-30). En este, el reino de los cielos es “como una red echada en el mar, que recoge peces de todas clases”. Cuando finaliza la jornada de pesca, se separan los buenos pescados del lance de los malos. Jesús dice que esta evaluación final es cómo «será al final de la era». Es una imagen del juicio final. El énfasis aquí, como en la parábola anterior, es que, por un tiempo, lo bueno y lo malo se mezclan. El reino de los cielos, que es la Iglesia en la tierra, tendrá buenos y malos. Cuando vemos esto, necesitamos tener confianza en que algún día se llevará a cabo una interpretación justa. Esto mantiene nuestra atención en nosotros mismos, asegurándonos de que estamos preparados para ello, y no en nuestro prójimo, de quien estamos tentados a sospechar que no lo está. Esa decisión, afortunadamente, no es nuestra.

En un momento raro, Jesús les pregunta a los discípulos: «¿Entienden todas estas cosas?» Estamos tan acostumbrados a que no entiendan que quizás nos sorprenda su rotundo “sí”. Es fácil adivinarlos, ¿no? ¿Realmente lo entendieron, o simplemente estaban salvando las apariencias? Jesús no discute con ellos. Continúa anunciando, “cualquiera instruido en el reino de los cielos [Él usa la palabra “escriba” para esto] es como un cabeza de familia que saca de su almacén tanto lo nuevo como lo viejo”. Esto puede sonar misterioso, pero Jesús simplemente está diciendo que los apóstoles, al predicar el Evangelio al mundo, usarán verdades tanto del Antiguo Pacto, reveladas en el Antiguo Testamento, como del Nuevo Pacto, revelado en Jesús. A menudo, serán los mismos, como veremos en varias de nuestras otras lecturas.

Respuesta posible: Señor Jesús, ayúdame a recordar que seguirte es la perla de gran precio, más valiosa que todas mis distracciones.

Primera Lectura (Leer 1 Reyes 3:5, 7-12)

En esta lectura encontramos el ejemplo de un hombre que entendió que el mayor tesoro que un hombre puede tener es el que lo enriquece en bondad, no en posesiones. Salomón acababa de ascender al trono de su padre, David. Se sintió humillado por la responsabilidad de gobernar al pueblo de Dios. Cuando Dios le dijo: “Pídeme algo, y te lo daré”, Salomón pidió la sabiduría que sabía que se necesitaría (y sabía que no tenía) para gobernar con entendimiento y justicia. La petición agradó a Dios, porque Salomón no había pedido nada para sí mismo. La renuncia a sí mismo de su pedido lo mostró como un hombre que anhelaba la perla de gran precio (en este caso, la sabiduría). Para él, eso tenía más valor que cualquier cosa temporal.

Para nosotros, este es un tesoro “viejo” del almacén del pacto de Israel con Dios, muy parecido al tesoro “nuevo” de las sabias parábolas de Jesús.

Respuesta posible: Padre Celestial, quiero desear Tu sabiduría tan profundamente como lo hizo Salomón.

Salmo (Leer Sal 119:57, 72, 76-77, 127-130)

Este salmo es otro tesoro “viejo” del depósito de la Antigua Alianza. Todo el salmo, el más largo de las Escrituras, trata sobre las riquezas de la Palabra de Dios. El salmista conoce la misma verdad que Jesús enseñó en sus parábolas: “La ley de tu boca es para mí más preciosa que millares de piezas de oro y plata”. El salmista ama la Palabra de Dios, “Señor, amo tus mandamientos”, porque “ilumina, hace entender a los simples”, tal como lo entendió Salomón. Debido al gran poder de la Palabra de Dios, el salmista ama Sus mandamientos “más que el oro, por muy fino que sea”.

Estas dos lecturas nos ayudan a ver que Jesús, en sus parábolas, a menudo enseñaba una verdad antigua en una forma nueva. Algunos del pueblo de Dios se habían vuelto tardos para oír; las parábolas les ayudan a ellos (ya nosotros) a permanecer despiertos y pensar.

Respuesta posible: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a las otras lecturas del leccionario. Léalo en oración como propio.

Segunda Lectura (Leer Rom 8:28-30)

San Pablo nos ayuda a comprender por qué el reino de los cielos es la perla de gran precio. Vivir a su luz es percibirnos a nosotros mismos y a todo en nuestra vida de una manera completamente nueva (esto es lo que Jesús quiso decir con lo “nuevo” del almacén del dueño de casa). En Su reino, reconocemos que Dios siempre obra para bien en la vida de quienes lo aman. Eso es porque Dios siempre ha tenido un plan para nosotros: nos dio un destino antes de que existiéramos (un «predestino»). Su propósito al crearnos es conformarnos a la imagen de Su Hijo. Para lograrlo, Él nos justificará (limpiará de todos nuestros pecados) y nos glorificará (hará que seamos como la divinidad).

¿Qué hombre, sabiendo que esto es lo que significa para él poseer el reino de los cielos, no renunciaría con alegría a todo lo que le impide llegar a él?

Respuesta posible: Padre Celestial, cuando veo Tu plan tan claramente expresado aquí, me pregunto por qué me preocupo o me preocupo.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Etiquetas

parabolas

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas