Skip to main content
Vida Catòlica febrero 19, 2024

Orando a los Santos con Tomás de Aquino

A lo largo de su carrera teológica, Santo Tomás de Aquino identificó seis razones por las cuales las personas deberían orar a los «santos menores». Estas seis razones pueden ayudar a fortalecer nuestra devoción a los santos y a orarles mejor.

Para empezar, deberíamos explicar qué significa Aquino con un «santo menor». Un «santo menor» no es un término despectivo. En cambio, es simplemente una nota de que, en el cielo, algunos de los santos son mejores que otros. Algunos santos son más santos que otros: algunos comparten más la vida interior de Dios que otros. Esto no deja a los «santos menores» careciendo de algo. Santa Teresa de Lisieux explicó famosamente este misterio en su autobiografía usando la imagen de dos tazas, una pequeña y otra grande. Si llenas ambas con agua, estarán igualmente llenas, pero una (la taza grande) contiene más agua. Todos los santos son completamente felices y realizados, pero algunos son más bendecidos que otros.

La primera razón que da Aquino es que el factor más importante para que nuestra oración sea respondida es la fuerza de nuestra devoción hacia el santo al que oramos. Aquino escribe: «Primero, porque a veces alguien tiene una mayor devoción a un santo menor que a uno mayor, y el efecto de la oración depende principalmente de la devoción» (In IV Sent. d. 45, q. 3, a. 2, ad 2). Aquino dice que esto es más importante que la tercera razón que menciona (algunos santos son patronos de ciertas causas). Entonces, aunque algunos santos tienen gran poder en casos particulares, deberíamos orar al santo hacia el que tenemos una mayor devoción, ya que ese es el factor más importante para que nuestras oraciones sean respondidas. Además, si queremos que nuestras oraciones sean respondidas, deberíamos fortalecer nuestras devociones.

La segunda razón para orar a los santos menores, «para quitar el aburrimiento», es divertida e perspicaz (In IV Sent. d. 45, q. 3, a. 2, ad 2). Muestra que Santo Tomás no era una máquina seca y lógica, como a veces la gente piensa basándose en su teología precisa. En cambio, como la mayoría de nosotros, tenía problemas para concentrarse durante la oración. Además, es una solución útil para nuestra falta de enfoque durante la oración: orar de manera diferente. Orar de manera diferente nos saca de los hábitos cómodos y reaviva nuestra atención.

La tercera razón, como ya se mencionó, son los santos patronos: «Tercero, porque se da a algunos santos ser patrones particulares en ciertas causas especiales» (In IV Sent. d. 45, q. 3, a. 2, ad 2). Ya hemos visto que la fuerza de nuestra devoción es un factor más importante para que nuestras oraciones sean respondidas. Entonces, si queremos invocar al santo que es el patrón de nuestra causa, deberíamos desarrollar alguna devoción hacia ese santo patrón. Deberíamos aprender sobre su vida, leer lo que escribieron, admirar sus virtudes y victorias, y mostrarles un poco de honor.

La cuarta razón para orar a los santos menores, «para que se les muestre el debido honor a todos ellos», también es importante (In IV Sent. d. 45, q. 3, a. 2, ad 2). Muestra que todos los santos son grandes y merecen nuestro respeto. Orarles es una cuestión de justicia, especialmente si nuestras oraciones han sido respondidas mediante su intercesión. Aquino es él mismo un modelo de esto. Una vez oró a Santa Inés y le pidió que curara a su amigo Reginald, y funcionó. Entonces, comenzó a darles a sus estudiantes una comida de celebración en su día de fiesta. Entonces, es bueno honrar a los santos; merecen nuestro respeto. Uno puede honrarlos venerando sus reliquias y pidiendo su intercesión.

La quinta razón para orar a los santos menores recuerda la enseñanza de Jesús de orar continuamente. Es que «a veces algo se obtiene por las oraciones de muchos que no se obtendría por las oraciones de una sola persona» (In IV Sent. d. 45, q. 3, a. 2, ad 2). Esto debería recordarnos dos de las parábolas en el Evangelio. Primero está Lucas 11:5-8, la historia del vecino que sigue llamando hasta que su amigo le da pan. Segundo está Lucas 18:1-8, donde el juez injusto finalmente le da a la viuda lo que le corresponde porque ella lo desgastó con peticiones repetidas. Para enseñarnos paciencia y longevidad en la oración, a veces Dios no responderá nuestras oraciones durante mucho tiempo, y a veces pedimos cosas que no deberíamos.

La sexta razón para orar a los santos menores es que a veces «Dios desea dar a conocer su santidad» respondiendo a las oraciones que ofrecemos a través del santo (STh II-II, q. 83, a. 11, ad 4). Esto se tomó en el proceso de canonización de nuevos santos. C.S. Lewis (anglicano) una vez opinó sobre la discusión de que la iglesia anglicana podría comenzar a canonizar santos. Preguntó cómo se podría conocer el conocimiento de que una persona estaba en el cielo (God in the Dock, Letters, #10 «Canonization»). Claramente, no podría ser conocido por medios humanos. Dios revela esto respondiendo a las oraciones hechas a través de la intercesión de la persona.

Aquino menciona otra cosa importante sobre orar a los santos. Enseña que hay dos formas diferentes de dirigirse a la oración en general:

«Primero, como para ser cumplido por él, segundo, como para ser obtenido a través de él. En el primer camino ofrecemos oraciones solo a Dios … Pero de la segunda manera oramos a los santos, ya sean ángeles o hombres, no para que Dios pueda a través de ellos conocer nuestras peticiones, sino para que nuestras oraciones sean efectivas a través de sus oraciones y méritos «(STh II-II, q. 83, a. 4, co).

Esta es una distinción crucial que tener en cuenta. De hecho, confundirla corre el riesgo de darle adoración a los santos si oramos a ellos como si ellos fueran a cumplir nuestras oraciones. Fue este mismo error el que pospuso la conversión de San Juan Enrique Newman. Antes de su conversión, cuando era anglicano, San Juan Enrique Newman pensaba que la invocación directa de los santos era idolátrica. Llamó a la práctica de orar a los santos, «Romanismo o Popery» (Via Media ii, 371). Pensaba que estas prácticas daban demasiado honor a los santos porque, al dirigirse directamente a la persona, parecían similares a la adoración debida solo a Dios (Via Media ii, 385). Una vez que Newman reconoció esta distinción, orar a alguien para que nuestras oraciones puedan ser cumplidas por esa persona (solo Dios) o a través de esa persona (los santos), pudo unirse a la Iglesia Católica.

Aquino nos recuerda que no todo se trata de nosotros. Si queremos que nuestras oraciones sean respondidas, entonces debemos tener una devoción auténtica hacia los santos y reconocer que es Dios quien finalmente responde nuestras oraciones a través de los santos. No debemos ser utilitarios en nuestras devociones hacia los santos.

Pero también deberíamos reconocer que pedir a los santos que intercedan por nosotros puede ayudarlos: puede revelar su santidad y recordarnos su poder y méritos. Además, Aquino dice que «pertenece a la gloria de los santos proporcionar ayuda para la salvación a los necesitados; porque así es como se convierten en cooperadores con Dios» (In IV Sent. d. 45, q. 3, a. 1, co). Al permitir que los santos intercedan por nosotros, les permitimos participar en la acción de Dios de salvarnos, un gran honor para ellos, pero ese es un tema para otro día.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 4ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (12,24–13,5):

EN aquellos días, la palabra de Dios iba creciendo y se multiplicaba. Cuando cumplieron su...


Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben Que Dios...


Lectura del santo evangelio según san Juan (12,44-50):

EN aquel tiempo, Jesús gritó diciendo: «El que cree en mí, no cree en mí,...

Leer todas las lecturas