Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 11, 2023

Oración de bendición del Árbol de Navidad 2023

Oración reflexiva antes de la bendición

En la preparación para la Navidad, la Iglesia Católica nos anima a utilizar medios sagrados que acompañen nuestro camino.

Muchas familias siguen la hermosa tradición de colocar un árbol, ya sea natural o artificial, en un lugar destacado de la casa y decorarlo con luces, estrellas y regalos: el árbol de Navidad. Pero, ¿cuál es el significado cristiano detrás de este acto? Descubre aquí el mensaje que encierra el árbol navideño y cómo bendecirlo en familia.

El ÁRBOL mismo nos lleva de vuelta al árbol del Paraíso (cf. Gn 2, 9 – 17), cuyo fruto prohibido comieron Adán y Eva, desobedeciendo a Dios. El árbol, como símbolo, puede evocar el origen de la desgracia humana: el pecado. Pero también nos recuerda la promesa de un Salvador, un niño que nacerá de Santa María, el Mesías esperado que nos trae el don de la reconciliación.

Las LUCES nos recuerdan que el Señor Jesús es la luz del mundo, iluminando nuestras vidas, sacándonos de las tinieblas del pecado y guiándonos de vuelta a la Casa del Padre en nuestro peregrinar.

La ESTRELLA. Así como hace dos mil años en Belén una estrella se posó sobre el lugar donde nació Jesús, guiando a los Reyes Magos (ver Mt 2, 9 – 10); hoy una estrella corona el árbol recordándonos que el nacimiento de Jesús trajo la verdadera alegría a nuestras vidas.

Los REGALOS colocados a los pies del árbol simbolizan los dones con los que los Reyes Magos adoraron al Niño Dios. También nos recuerdan el amor del Padre que entregó gratuitamente a su único Hijo para que todo aquel que crea en Él tenga vida eterna. Jesús es el regalo más perfecto, el don más precioso.

RITO DE BENDICIÓN DEL ÁRBOL NAVIDEÑO TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

LECTOR 1: (El padre, o algún otro miembro de la familia)

Bendito seas, Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha colmado con toda bendición espiritual. En los cielos, en Cristo. TODOS: Bendito sea el Señor por siempre. LECTOR 2: (Cualquier miembro de la familia lee el siguiente pasaje bíblico)

Escuchemos con atención la lectura del profeta Isaías:

«Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y ennoblecer mi morada».

LECTOR 1: ORACIÓN DE BENDICIÓN

(Aquél que guía la oración, con las manos unidas, pronuncia la oración de bendición)

Oremos. Bendito seas, Señor y Padre nuestro, que nos permites recordar con fe en estos días previos a la Navidad los misterios del nacimiento de nuestro Señor Jesús. Concédenos, a nosotros que hemos adornado este árbol y lo hemos embellecido con luces, con la ilusión de celebrar la Navidad, vivir también a la luz de los ejemplos de la vida plena de tu Hijo y ser enriquecidos con las virtudes que resplandecen en su santa infancia. Gloria a Él por siempre. Amén.

TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la X Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (18,20-39):

En aquellos días, el rey Ajab despachó órdenes a todo Israel, y los profetas de...


Sal 15

R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti Protégeme, Dios mío, que me refugio en...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir...

Leer todas las lecturas