Skip to main content
Vida Catòlica julio 11, 2023

Nuestro llamado a dar hasta que duela

“Acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”.

Llegué a un convento de las hermanas Misioneras de la Caridad para enseñar unos días. Fue mi primera vez allí. Estaba cansado y un poco frustrado después de muchas horas de viaje en el tráfico de Manila y de haberme perdido varias veces debido a las muchas direcciones equivocadas que recibí en mi camino hacia allí. Al entrar al convento, vi una placa con una cita de Santa Teresa de Calcuta, “Dar hasta que duela”. Sentí que este santo escuchaba entonces mi corazón turbado y me pedía que siguiera sirviendo a pesar de todos los dolores y malestares de la vida.

¿Cómo podemos dar hasta que duela? ¿Cómo podemos servir a Dios ya los demás cuando es doloroso hacerlo? ¿Este santo nos está pidiendo que hagamos lo imposible? ¿Jesús nos está pidiendo demasiado cuando dice que debemos elegir libremente ser esclavos? “El que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos”.

San Ignacio de Loyola finalizaba sus Ejercicios Espirituales con un ejercicio llamado Contemplación para alcanzar el amor de Dios en el que nos dice dos cosas a tener en cuenta si nuestro amor a Dios nos va a sostener en su servicio cuando duele. Primero, “El amor debe manifestarse en hechos más que en palabras”. En segundo lugar, “El amor consiste en compartir mutuamente los bienes, o algo de lo que tiene o puede dar; y viceversa, el amado comparte con el amante.”

Así nos ama Dios en Cristo Jesús: obras de amor que nos llevan a un mutuo compartir con Él. Su amor no son meras palabras. En su gran amor, se humilló a sí mismo para hacerse uno como nosotros y compartir todo lo que es nuestro, “Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido igualmente probado en todo. , pero sin pecado.” Él compartió nuestras debilidades y pruebas para que nosotros también podamos compartir su vida de amor a través de la gracia: “Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:15-16). )

Aunque fue “probado en todo sentido”, Jesús amó y sirvió fielmente a su Padre. Es el siervo sufriente de Isaías que comparte con nosotros ese amor fiel que nos hace hijos fieles de Dios también: “Si da su vida en expiación por el pecado, verá a su descendencia en una vida larga, y se cumplirá la voluntad del Señor. cumplida por él” (Is 53,10). Somos ciertamente descendientes suyos en el camino del amor y del cumplimiento de la voluntad del Padre, porque es su amor en nosotros lo que nos hace fieles en el servicio de Dios incluso en los dolores de la vida.

Mc 10, 35-45 nos muestra a los discípulos parlanchines de Jesús que no se abren del todo a compartir todo lo que es de Cristo. Solo se enfocan en compartir Su gloria final, “Concédenos que en tu gloria nos sentemos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda”. Jesús les recuerda que su petición no es suficiente sin su disposición a compartir también Su sufrimiento: “No sabéis lo que pedís”. Continúan entregándose más a hablar, discutir y desahogarse emocionalmente: “Cuando los diez oyeron esto, se indignaron con Santiago y Juan”.

Jesús les señala dos cosas. Primero, en lugar de solo hablar y discutir, deben enfocarse en una acción amorosa que se exprese en el servicio desinteresado de todas las personas, “El que quiera ser el primero entre ustedes, será el esclavo de todos”. En segundo lugar, deben estar dispuestos a compartir todo lo que pertenece a Jesucristo: “La copa que yo bebo, vosotros la beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados”. No hay otro camino a la verdadera grandeza a los ojos de Dios.

La única forma en que podemos esperar servir hasta que duela y servir mientras duele es compartir voluntariamente todo lo que pertenece a Jesucristo, ya que Él elige libremente compartir todo lo que es nuestro. Este es el anhelo de Jesús por nosotros: “Como el Padre me ha amado, así os he amado yo. Permaneced en mi amor.” (Jn 15,9) ¡Los amantes deben compartirlo todo!

Primero debemos comenzar por compartir Su propia vida a través de la gracia. Los dolores de la vida apagarán nuestra vida de servicio si no nos esforzamos por vivir en un estado de gracia y crecer en esta gracia a través de la oración, los sacramentos y viviendo Su voluntad en cada momento. También debemos compartir su actitud de servicio desinteresado en un mundo que busca a toda costa la exaltación personal, “Sus grandes hacen sentir su autoridad sobre ellos. Pero entre vosotros no será así. La nuestra no puede ser esa dominación mundana de los demás a toda costa si esperamos servirle aunque duela.

También debemos estar listos para compartir la misión redentora de Cristo si vamos a servir hasta que duela. La pasión, muerte y resurrección de Jesucristo fue necesaria para liberarnos de la esclavitud del demonio, del pecado y de la muerte. Su misión era liberar a las almas y llenarlas de Su vida. Nosotros también participamos de su misión compartiendo libremente los sufrimientos de Cristo que la divina providencia pone ante nosotros en cada momento y uniendo estos sufrimientos a los suyos propios como hacía san Pablo: “Completando en mi carne lo que falta a la aflicción de Cristo por por su cuerpo, que es la Iglesia” (1Co 1,24).

No podemos servir a Jesús hasta que nos duela cuando reducimos nuestra misión como cristianos al mero cuidado del medio ambiente. Debemos estar dispuestos a compartir el propósito de la vida de Jesús si vamos a servirle hasta el final, “Porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos”. A menos que compartamos libremente todas estas cosas que pertenecen solo a Jesús, nunca podremos servirlo en nuestras heridas y, en última instancia, compartir con Él en Su gloria celestial: “El Padre honrará al que me sirva”. (Juan 12:26)

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo, no importa nuestro estado de vida en la Iglesia, nos resulta particularmente difícil perseverar en el servicio a los demás debido a las muchas heridas que experimentamos. Nosotros también somos “tentados en todo sentido” a dejar de servir a Dios en los demás. Experimentamos el fracaso, el rechazo, la incomprensión, la fatiga, el desánimo, la tentación, la crítica, la debilidad personal, la persecución, etc. Es tan fácil contenerse y retirarse a la autopreservación. Nuestra era de Internet agrava nuestros problemas porque hablamos demasiado y nos enfocamos en nuestros sentimientos. Lamentablemente, cuanto más hablamos y nos desahogamos, menos hacemos en nombre del amor.

En lugar de simplemente desahogarnos y renunciar a nuestros compromisos de servir ante estas heridas, volvamos a centrarnos en el Señor Jesús en el crucifijo y veamos adónde nos llevará el servicio fiel mientras seguimos a Cristo en Su misión. En nuestro Salvador crucificado, Dios comparte todo nuestro sufrimiento y nos ofrece tanto misericordia sanadora como gracia para amar como Jesucristo, quien “nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros”. (Gálatas 2:30) Debemos dejar que Jesús comparta todos nuestros sufrimientos y estar dispuestos a compartir todo lo que Él nos ofrece a nosotros también para que podamos servir a los demás incluso cuando duele.

Durante Su agonía en Getsemaní, Jesús enfrentó los dolores y las heridas del servicio y pidió que lo liberaran: “Padre, si quieres, aparta de mí esta copa”. Eventualmente se rindió a Su Padre aun cuando le dolía: “No se haga mi voluntad, sino la tuya”. (Lc 22,42) Bebió la copa y recibió la fuerza para ir al Calvario por nuestra redención.

Nuestra Eucaristía es siempre participación en ese mismo cáliz del sufrimiento de Jesús. Pero también es nuestra participación en Su propio consuelo y fuerza divina por la cual Él se entregó al Padre por nuestro bien, incluso cuando duele. La copa de la Eucaristía es de hecho ese trono de gracia. Acerquémonos a Jesús siempre con confianza y recibamos la ayuda que necesitamos para darnos en el servicio hasta que duela y para dar aun cuando duela.

Gloria a Jesús!!! Honor a María!!!

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Jonás (3,1-10):

EL Señor dirigió la palabra a Jonás: «Ponte en marcha y ve a la gran...


Sal 50,3-4.12-13.18-19

R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, Dios mío, no lo desprecias V/. Misericordia, Dios mío,...


Lectura del santo evangelio segun san Lucas (11,29-32):

EN aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a...

Leer todas las lecturas