Skip to main content
Vida Catòlica junio 13, 2023

No Ofendamos a Dios

Hace algún tiempo, cuando enseñaba en una Universidad Católica, fui miembro del comité de dirección. Nuestro propósito fue establecer la agenda para la próxima reunión del Consejo Universitario. Pensé que sería apropiado comenzar las próximas reuniones con una oración. Mi colega en el comité se opuso enérgicamente a la idea. Pensó que sería «ofensivo». Como ateo, encontró que cualquier cosa que fuera inconsistente con su no creencia era ofensiva para él y, por lo tanto, debería evitarse comenzar una reunión con una oración en una institución católica. El Papa Benedicto ha señalado que “Hay quienes argumentan que se debe desalentar la celebración pública de festividades como la Navidad, en la cuestionable creencia de que de alguna manera podría ofender a los de otras religiones o a ninguna”. Mi pareja, me temo, era uno de “esos”.

Este incidente trae dos cosas a la mente. Primero, qué fácil es en estos días ofenderse. Uno casi se siente obligado a ofenderse como forma de afirmar su individualidad. El segundo punto es que ahora está de moda ofenderse. Al afirmar estar ofendido por cosas que no son inherentemente ofensivas, uno recibe el aliento y la aprobación de la sociedad. La persona “ofendida” suele esperar una disculpa: “Lamento haberte ofendido, por favor, perdóname”. Uno rara vez, tal vez nunca, dice: «No voy a disculparme por algo que no es en lo más mínimo ofensivo». Estamos atrapados por la nueva etiqueta y seguimos las reglas obedientemente.

En otra ocasión, cuando hablaba en New Haven, Connecticut, para evitar la acusación de ser ofensivo, usé cuidadosamente una variedad diversa de personas que cité: un hombre, una mujer y el elenco de Star Trek. Después de mi charla, una mujer enojada se me acercó y me reprendió por usar una “mujer simbólica” en mi charla. Una segunda mujer, una que era más resistente a las ofensivas, se me acercó y dijo, aludiendo a la primera mujer: “Es una idiota”.

Hoy parece que todo el mundo ofende a todo el mundo. Las expectativas morales son tan altas que prácticamente cualquier cosa que una persona pueda decir o hacer ofende. Un hombre en Quebec se ofendió porque su club social comenzó sus reuniones con una oración. Él demandó y recibió $ 25,000. Hay dinero en ofenderse.

A pesar de que ofenderse es una pandemia, a nadie parece importarle ofender a Dios. En el Confiteor decimos “Dios mío, me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido”. Esto se refuerza más adelante en la oración cuando el penitente dice: “Detesto todos mis pecados porque temo la pérdida del cielo y las penas del infierno, pero sobre todo porque te ofenden, Dios mío”. Obviamente, Dios debe ser honrado y no ofendido.

Pero, podemos preguntar, ¿qué significa ofender a Dios? ¿Dios realmente necesita nuestras disculpas?

Algunas expresiones comunes que no tenemos problemas para entender pueden ser de alguna ayuda. Cuando conocemos a una persona realmente sobresaliente, podemos decir: «Eres un orgullo para tus padres». Se puede decir que una persona es un crédito para su unidad militar. No quiere un despido deshonroso. En ambos casos, la persona refleja los valores de sus superiores. Ha puesto en práctica lo que ha aprendido, que es lo que se supone que debe hacer. Además, una persona debe querer honrar a la institución que le otorgó un título. No debería querer mancillar su nombre viviendo una vida escandalosa. Representamos a quienes nos formaron. Queremos ser un crédito para todos ellos. Pero debemos querer aún más ser un crédito para Dios que fue el primero en formarnos.

Dios es nuestro Padre. Él espera que seamos, tanto como podamos ser, como Él. Después de todo, somos creados a Su imagen y semejanza. Honramos a Dios cuando nos parecemos a Él en nuestras acciones, cuando nos comportamos de una manera “piadosa”. “La gloria de Dios”, decía San Ireneo, “es el hombre plenamente vivo”. Lo deshonramos o lo “ofendemos” cuando hacemos lo contrario. Una persona deshonra a sus padres cuando se porta mal.

Es una cosa espantosa y terrible recibir oportunidades maravillosas y luego tirarlas como si no tuvieran ningún valor. Es, en el primer sentido, una expresión de ingratitud. Pero más que eso, es una afrenta al Creador. Y es esta afrenta, esta deshonra, así es como ofendemos a Dios.

No debo ser particularmente sensible a ser ofendido por otros, tanto como debería preocuparme por ofender a mi Creador. Uno no ofende a su mejor amigo.

Es importante notar que hay una diferencia importante entre una disculpa y una confesión. No basta disculparse por ofender a Dios, hay que pedir perdón. Nos disculpamos por percances triviales, como derramar leche o llegar cinco minutos tarde a una reunión. Cuando confesamos un pecado, que no es cosa baladí, nuestro dolor debe ser de corazón, acompañado de la intención de enmendar nuestra vida. Las personas que se ofenden con demasiada facilidad se hacen pasar por pequeños dioses que exigen una lealtad que no merecen.

No ofendamos a Dios, el Dador de la vida. Respetemos con dignidad y una medida de tolerancia las ofensas triviales que puedan surgir en nuestro camino. Las relaciones sociales exigen etiqueta; Dios exige nuestro amor.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la 1ª semana de Cuaresma


Lectura del libro del Deuteronomio (26,16-19):

MOISÉS habló al pueblo, diciendo: «Hoy el Señor, tu Dios, te manda que cumplas estos...


Sal 118,1-2.4-5.7-8

R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor V/. Dichoso el que, con vida...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,43-48):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Amarás a...

Leer todas las lecturas