Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 14, 2023

No es demasiado tarde para tener un Adviento verdaderamente significativo

Cada año, la iluminación de la primera vela de la corona de Adviento me despierta con la realización de que la Navidad está a menos de un mes de distancia. Luego, antes de darme cuenta, estamos encendiendo la segunda vela morada y antes de que dé la vuelta, la vela rosa está encendida, dejando solo una vela más por encender antes de Navidad. En un parpadeo, todas las velas brillarán y luego será el día de Navidad. Este año, debido a que Adviento es más corto al caer la Navidad en un lunes, la cuarta semana de Adviento es solo un día.

A lo largo de los años, Adviento ha sido un pasaje agitado de tiempo antes del día de Navidad, dejándome con la sensación de que malgasté gran parte del propósito de Adviento. ¿Estás experimentando algo similar este Adviento, especialmente con menos tiempo para prepararte este año?

Adviento nos ofrece una temporada para reflexionar sobre cómo Dios se humilla y se convierte en hombre, la segunda venida de Jesús, la vida eterna, y también es un tiempo para preparar nuestros corazones para la venida de Jesús al mundo. Cuando pensamos en lo que esto realmente significa, ¡ES ALGO INCREÍBLE! Por lo tanto, con solo unos 10 días restantes en esta hermosa temporada litúrgica, necesitamos avivar nuestros esfuerzos para prepararnos. ¡No es demasiado tarde para tener un Adviento verdaderamente significativo!

Piensa en todo lo que hacemos para prepararnos eficazmente para la llegada de un ser querido o amigo que viene de visita por un tiempo prolongado. Limpiamos la casa. ¿Cierto? Nos damos cuenta del desorden y el polvo que se ha acumulado en nuestro hogar y nos ponemos ocupados limpiándolo. Con todo despejado, podemos dar la bienvenida con alegría a nuestro invitado y apreciar más plenamente nuestro tiempo juntos.

La iluminación de las velas de Adviento anuncia la llegada inminente de nuestro invitado más precioso y amado, ¡Jesús! Este es un momento que debería llamar nuestra atención sobre el desorden que se ha acumulado en nuestro corazón para que podamos ponernos ocupados limpiándolo rápidamente. Dios nos proporcionó un par de métodos asombrosos para limpiar:

Meditar en los Mandamientos proporciona una manera efectiva de identificar el desorden y el polvo a medida que realizamos un Examen de Conciencia. En If U Love Me, hemos facilitado esto para ti: simplemente visita nuestra página web de los Diez Mandamientos, que ofrece una breve descripción de cada mandamiento junto con videoclips cortos sobre cada uno. Las descripciones y videos te ayudarán a meditar e identificar el desorden y el polvo que se ha acumulado con el tiempo.

Luego, para limpiar todo el desorden y polvo, acude al Sacramento de la Reconciliación. El Sacramento de la Reconciliación es un regalo hermoso de Dios que nos libera de todo lo que nos esclaviza. Si ha pasado mucho tiempo desde la última confesión, Adviento es una oportunidad natural para ir y liberarte de los pecados acumulados.

Invita y anima a otros miembros de tu familia a ir a la confesión también, para que todos los corazones que viven en tu hogar puedan dar la bienvenida con alegría a Jesús en Navidad.

Recuerda lo bien que se siente cuando tu hogar ha tenido una buena limpieza. Con unos diez días restantes en Adviento, puedes centrarte en un Mandamiento cada día, dándote un día entero para revisar cada Mandamiento y prepararte completamente para El Cristo en el día de Navidad. Sin tiempo que perder, ¡arremángate y ponte a trabajar hoy y programa una cita en tu calendario para el Sacramento de la Reconciliación antes de Navidad! Ve a una iglesia en la otra punta de la ciudad si no te sientes cómodo yendo a un sacerdote que conoces.

Con tu corazón bien limpio, estarás bien preparado para dar la bienvenida con alegría al Invitado más Amado para que venga y resida en tu hogar y en tu corazón. Esto no solo te ayudará a experimentar una alegría abundante esta Navidad, sino que también garantizará un Año Nuevo verdaderamente lleno de alegría.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 2ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10):

¡AY, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con...


Sal 78,8.9.11.13

R/. Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados V/. No recuerdes contra nosotros las culpas...


Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,36-38):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso;...

Leer todas las lecturas