Skip to main content
Vida Catòlica abril 19, 2023

Niños y pantallas: reglas tecnológicas en un hogar católico

El uso de la pantalla se ha debatido desde los días de la televisión. Recuerdo a mi maestra de sexto grado, Dios la ame, llamándola la “caja idiota”. Hoy, me encuentro diciéndoles a mis propios estudiantes de sexto grado que dejen sus teléfonos en cada oportunidad que tengo, y puede que los haya llamado o no «cajas de idiotas» en el proceso.

¿La diferencia entre mi maestra de sexto grado y yo? El problema ha aumentado mucho. Desde los albores del teléfono inteligente, la conversación sobre nuestras relaciones con la tecnología se ha convertido en un discurso más público. Ahora, con miles de libros, podcasts y aplicaciones dedicadas al bienestar digital, hay una gran cantidad de investigaciones que van desde lo científico a lo filosófico y todo lo demás, pixelando el problema a un ritmo que se acerca a una claridad cristalina. Imagen en 4k de cómo deberíamos usar nuestras pantallas.

El único tema que falta en esta conversación es el más importante: la espiritualidad.

Para los adultos, el problema es muy simple: tenemos dispositivos que tienen el potencial de hacernos la vida más feliz, tenemos una fe católica que ha demostrado ser eficaz para hacer nuestra vida perfectamente feliz. ¿Dónde se encuentran estos dos? Para cada persona, la respuesta será diferente en función no solo de su estado espiritual, sino también de su empleo, sus relaciones, sus pasatiempos, sus metas y todo lo demás que lo convierte en usted.

Mi libro Separado: Pon tu teléfono en su lugar aborda esa misma pregunta.

Una vez que un padre lee ese libro y confirma que su pantalla les está causando más daño espiritual que bien, normalmente es cuando se acercan a mí y me dicen algo con el efecto de:

“Leí su libro y me encantó. Pero ahora tengo un dilema. Antes, no establecía límites en mi hogar para el uso de la pantalla. Como los usaba todo el tiempo, me sentía como un hipócrita al mantener la tecnología alejada de mis hijos. Ahora que me doy cuenta de la oscuridad que poseen los dispositivos en quienes los poseen, tengo dificultades para que mis hijos lo vean. Sé que tengo que establecer algunos límites, pero no sé cómo. ¿Qué haces con tus hijos cuando se trata de tiempo frente a la pantalla?

Sin más preámbulos, las reglas de la pantalla en el hogar de TJ Burdick:

Regla n.° 1: solo se permite el acceso a todos los dispositivos privados, incluidas computadoras portátiles, tabletas, teléfonos celulares, etc., en el piso principal de la casa, preferiblemente en o cerca de la mesa de la cocina, donde un adulto puede verlos en cualquier momento. .

Regla # 2: Todos los dispositivos públicos como televisores y proyectores solo están permitidos en lugares públicos.

Regla # 3: El uso del tiempo de pantalla personal está limitado a 20 minutos por día. Esto incluye todo el entretenimiento educativo y no educativo no necesario, la investigación, la creación digital, etc.

ADVERTENCIA: estos 20 minutos se obtienen leyendo durante 30 minutos y asegurándose de que su habitación esté limpia antes de acceder a la pantalla.

Regla #4: ¿Uso de pantallas por necesidad educativa? Toma todo el tiempo que necesites.

Regla # 5: La televisión se puede ver con otros miembros de la familia después de las 6:30 p. m. (oramos juntos a las 7:45 p. m. para acostarnos a las 8 p. m.). Los que miran se turnan para ver lo que quieren.

Anexos de virtud:

El mal comportamiento a lo largo del día cancelará todo uso de las pantallas excepto para fines educativos necesarios.

Si alguna vez ves a un hombre o una mujer con ropa que no cubre todas sus partes íntimas, estaremos muy orgullosos de ti si vinieras a nosotros y nos lo hicieras saber. (Luego rastreamos el historial de visualización para encontrar/bloquear la fuente).

Si hay personas que usan malas palabras, tienes la responsabilidad de cambiar lo que estás viendo para proteger a tus hermanos y hermanas menores.

¿Es este método infalible? No.

Nada es infalible, ya medida que los niños crecen y requieren un teléfono celular para una transición más eficiente a la edad adulta, seguimos vigilando, observando y cambiando nuestras reglas según la edad, la madurez y las expectativas.

Pero todo está arraigado en el amor.

Si estas reglas no estuvieran arraigadas en el amor, serían simplemente obstáculos para el placer mundano contra los que nuestros hijos se rebelarían. Si las reglas funcionan es porque les hemos explicado a nuestros hijos que los amamos lo suficiente como para limitar su tiempo frente a la pantalla, y que el mundo es mucho más que máquinas tragamonedas adictivas que sacan provecho de los golpes de dopamina que recibimos de pings, dings y anillos.

Ellos entienden eso.

No puedo esperar hasta que los adultos también lo entiendan.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la VIII Semana del Tiempo Ordinario. San Agustín de Canterbury, obispo


Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,3-9):

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia, por la...


Sal 110,1-2.5-6.9ab.10c

R/. El Señor recuerda siempre su alianza Doy gracias al Señor de todo corazón, en compañía...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,17-27):

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló...

Leer todas las lecturas