Skip to main content
Vida Catòlica junio 23, 2023

Miedo vacío versus temor digno

Hoy, Jesús les dice a sus discípulos que hay temor vacío y temor digno. ¿Cómo sabrán la diferencia?

Evangelio (Leer Mt 10, 26-33)

El décimo capítulo del Evangelio de Mateo comienza con Jesús llamando a los Doce apóstoles. Luego, los envía a predicar las Buenas Nuevas que les va a enseñar. Les da instrucciones detalladas para su misión, diciéndoles adónde ir, qué decir, qué hacer y, en lugar de lo esperado, qué no llevar consigo. También les da una advertencia solemne, que seguramente los dejará un poco estremecidos: “Mirad, os envío como ovejas en medio de lobos” (cf. v. 16). Describe la seria oposición que enfrentarán como portadores de su mensaje, incluso dentro de sus propias familias. Sin embargo, Él los tranquiliza con esta promesa: “…no se preocupen por cómo hablarán o qué dirán; porque lo que has de decir te será dado en aquella hora; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu del Padre hablando a través de vosotros (ver vss 19-20). ¿Sería esto suficiente para calmar sus temores? La lectura de hoy nos dice más.

Primero, Jesús les dice a los apóstoles que “no teman a nadie”. Continúa ayudándolos a evitar el miedo que puede surgir de la duda sobre la verdad del mensaje que predicarán. Una fuerte oposición puede hacernos dudar de que el Evangelio (que es verdaderamente un mensaje escandaloso en todos los sentidos de la palabra) sea realmente lo que la gente necesita escuchar. ¿Cómo podrían los Doce, un grupo pequeño y heterogéneo de discípulos viajeros, tener suficiente confianza en su rabino itinerante para sostenerlos en tiempos de resistencia, ridículo e incluso violencia cuando entregaron Su palabra? Él les dice, “Nada está oculto que no será revelado, ni secreto que no será conocido” (vs 26). Esta es una promesa destinada a dar valor a los apóstoles. Él sabe que el mensaje del Evangelio que les dará, en relativa tranquilidad y secreto, un día tendrán que anunciarlo con valentía a un mundo que no quiere creerlo. Jesús les da la seguridad de que no importa cuán escépticas sean las personas de su mensaje de salvación basado en la fe en un Hombre que regresó de la muerte, un día su verdad será clara como el cristal (y adorada como gloriosa) por todo el universo. Los apóstoles simplemente necesitan paciencia y perseverancia. Nosotros también.

Luego, Jesús aborda el temor que proviene de la persecución corporal: “Y no temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma” (v. 28). Este es quizás un miedo más fuerte que el miedo que viene de la duda. El miedo al sufrimiento físico es instintivo en nosotros y es profundo. Sin embargo, Jesús explica que el poder de sus oponentes sobre ellos es solo temporal y físico, por duro y definitivo que parezca. Así que este miedo, junto con el miedo a la duda, es esencialmente vacío. No puede tener la última palabra. Hay otro miedo, sin embargo, que es digno. ¿Qué es?

Jesús les dice, “… tengan miedo de aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en Gehenna” (vs 28b). ¿Quién tiene ese tipo de poder? Algunos dirían Satanás, aunque su poder sobre nosotros está limitado por Dios mismo. En última instancia, es nuestra propia elección resistir o recibir la corrupción que nos ofrece disfrazada de un camino satisfactorio hacia la felicidad. Si le damos un punto de apoyo en nuestra vida, ciertamente puede llevarnos a la destrucción, porque ese ha sido siempre su objetivo (ver Gn 3, 1-7). Por lo tanto, debemos estar constantemente alertas a su odio mentiroso hacia nosotros (ver Ef 6:1-11; Stg 4:7; 1 Ped 5:8-10) y nunca subestimarlo o sobrestimar nuestra propia fuerza mortal contra él. En este sentido, el “miedo” a Satanás significa una vigilancia informada contra el gran daño que este enemigo puede hacernos si se lo permitimos.

También podríamos ver estas palabras como un recordatorio para “temer” a Dios, quien en última instancia es el único en la tierra o en el cielo que tiene el poder sobre nuestro destino eterno. Note que aquí, también, nuestra propia elección personal es un factor en lo que sucede con nosotros. Jesús les dice a los Doce que su Padre celestial sabe todo lo que sucede en el mundo. Ni siquiera un gorrión diminuto e insignificante muere sin el conocimiento del Padre. Tenemos que preguntarnos qué hicieron los apóstoles con esa declaración. ¿Les pareció una hipérbole salvaje? Si es así, Sus siguientes palabras deben haberlos empujado por encima: «Hasta todos los cabellos de tu oído están contados». ¿Qué más podría decir Jesús para darles una gran confianza en el amor y el cuidado de Dios por ellos? No quería que temieran ningún peligro de nadie; Quería que tuvieran valor para hacer lo que les pedía. Aun así, les recordó que sería su propia respuesta personal a Él lo que determinaría su futuro: “A todo el que me reconozca ante los demás, yo también lo reconoceré ante mi Padre celestial. Pero cualquiera que Me niegue ante otros, Yo lo negaré ante Mi Padre celestial” (vs 23-33). “Temer” a Dios y actuar apropiadamente, con una comprensión de nuestra responsabilidad ante Él y Su derecho a tratar con justicia lo que elegimos para nosotros mismos es otra posible interpretación de la advertencia de Jesús de “temer a aquel que puede destruir el alma y el alma”. cuerpo en Gehena.”

En última instancia, estas palabras contienen tanto consuelo como una advertencia. Bien lo dice este canto cisterciense: “El amor victorioso grita a los cuatro vientos. Tú que sigues a Jesús, no temas lo que lleva a la muerte, más bien teme ceder al miedo”.

Respuesta posible: Señor Jesús, ayúdame a no encogerme de miedo ante las sombras. Incluso un gorrión puede recordarme lo que es real.

Primera Lectura (Leer Jer 20:10-13)

El profeta, Jeremías, sabía muy bien la oposición que inevitablemente enfrentarían aquellos que hablan las palabras de Dios. Jeremías y sus palabras fueron odiados en su época, porque tenía la poco envidiable tarea de decirles a los judíos que el justo juicio de Dios por su infidelidad al pacto estaba a punto de caer sobre ellos de manera catastrófica. Jeremías sabía que sus enemigos estaban ansiosos por silenciarlo. Tan aterrador como esto debe haber sido, encontró valor en la cercanía del Señor: “Pero el Señor está conmigo, como un poderoso campeón: mis perseguidores tropezarán, no triunfarán”. Este es exactamente el tipo de coraje que tuvo Jesús cuando se enfrentó a una oposición asesina y el coraje que instó a sus apóstoles. Jeremías no solo pudo continuar la obra de su profeta, sino que en medio de ella pudo cantar: “¡Cantad al Señor, alabad al Señor, porque ha librado la vida de los pobres del poder de los impíos! ” Esta es una fe verdaderamente intrépida.

Respuesta posible: Padre, cantar Tus alabanzas es el antídoto perfecto para el miedo.

Salmo (Leer Sal. 69:8-10, 14, 17, 33-35)

El salmista describió el destino de aquellos que están de pie con Dios sin miedo, consumidos por su celo por su casa. Aquí tenemos una prefiguración profética de Jesús, quien igualmente provocó la ira de sus hermanos los judíos, al atreverse a limpiar el Templo y acusarlos de profanarlo con su irreverente religiosidad. El salmista clama por la ayuda de Dios: “Señor, en tu gran amor, respóndeme”. Seguramente los apóstoles tendrían que seguir su ejemplo cuando emprendieran su misión de predicar el Evangelio hasta los confines de la tierra, muchas veces. El salmista confía en la bondad de Dios para con uno en necesidad desesperada: “Porque el Señor oye a los pobres, y a los suyos que están en la cárcel, no los desprecia”. Así como Jeremías tuvo fe para cantar alabanzas a Dios en medio de una gran persecución, así también la lengua del salmista se soltó cuando fue insultado y tratado como un marginado: “Que lo alaben los cielos y la tierra, los mares y todo lo que se mueve”. ¡en ellos!»

Respuesta posible: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a nuestras otras lecturas. Léalo de nuevo en oración para hacerlo suyo.

Segunda Lectura (Leer Rom 5:12-15)

La epístola de San Pablo a los Romanos es la más teológica de todas sus cartas. De principio a fin, establece de manera clara y sistemática quién es Dios, quién es el hombre, el problema que el hombre se creó a sí mismo y cómo Dios lo solucionó. En la sección práctica de la epístola (los últimos capítulos), San Pablo explica cómo debe vivir una persona que ha sido fijada por la gracia de Dios. La lectura de hoy toca dos verdades que amplían nuestra comprensión de la enseñanza de Jesús en el Evangelio de no tener miedo a la persecución y contar con el gran amor de Dios por nosotros para capacitarnos para hacer lo que Él nos pide.

Primero, San Pablo nos da una explicación de por qué el mensaje de Dios al hombre siempre ha suscitado resistencia: “El pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte”. Es el pecado que heredamos de nuestros primeros padres lo que distorsiona nuestra visión de Dios, haciéndolo parecer un enemigo en lugar de nuestro amoroso Padre. El pecado nos hace querer silenciar a Dios persiguiendo a Sus mensajeros. A continuación, San Pablo nos recuerda el magnífico amor de Dios por sus hijos humanos pecadores. Nos dice que un acto de Adán nos manchó a todos con el pecado y la muerte, pero la vida sacrificial de Jesús ha hecho que la gracia fluya hacia todos nosotros. Por eso Jesús pudo decir en el Evangelio: “… no temáis [la persecución]; vales más que muchos pajarillos.

Respuesta posible: Padre, Tú nos has mostrado Tu amor a nosotros, Tus hijos rebeldes, no vengándonos sino colmándonos de gracia. ¡Qué tonto parece el miedo!

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (7,51–8,1a):

EN aquellos días, dijo Esteban al pueblo y a los ancianos y escribas: «¡Duros de...


Sal 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17.21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu Sé la roca de mi refugio, un baluarte...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,30-35):

EN aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús: «¿Y qué signo haces tú, para que...

Leer todas las lecturas