Skip to main content
Vida Catòlica enero 12, 2024

María es la Estrella que nos guía hacia Jesús

La sabiduría de Don Dolindo y San Luis de Montfort

La fiesta de la Epifanía celebra la revelación de Cristo a los gentiles en las personas de los Magos. En su peregrinación para encontrar al Rey recién nacido, los Magos encuentran a Jesús junto a su madre María. Como señaló Don Dolindo en su comentario sobre Mateo, «María está siempre inseparable de Jesús. Es como la estrella que nos guía hacia Él, y nos lo da a conocer y nos lo entrega».

Don Dolindo vio en el ejemplo de los Magos una verdad espiritual en la que sería bueno meditar. Al dar regalos a Jesús a través de las manos de María, los Magos nos enseñan que el camino hacia Cristo es a través de Su madre. Como escribió San Luis de Montfort: «Es por la Santísima Virgen María que Jesús ha venido al mundo, y también es por ella que tiene que reinar en el mundo (Verdadera Devoción #1). La Santísima Virgen María, que lo trajo al mundo la primera vez, hará que Su segunda venida sea llena de esplendor (Verdadera Devoción #13).

Este es el corazón de la consagración mariana enseñada por de Montfort: entregarnos por completo a Jesús a través de María. De Montfort prescribe un período inicial de vaciarnos a través de la oración y la penitencia para desprendernos de las cosas mundanas. Luego nos esforzamos por adquirir conocimiento de nosotros mismos, de María y de Jesús antes de hacer un acto formal de consagración, entregando todo lo que somos a Jesús a través de María. Este regalo total de sí mismo no es un evento único, sino una forma de vida animada por el espíritu de la ofrenda continua.

Don Dolindo también enfatizó dar todo a María como una forma de acercarse más a Jesús: «Los regalos que los Magos ofrecieron a Jesús, los confiaron a María, porque el pequeño Infante no podía recibirlos, enseñándonos así a pasar todo lo que damos al Hijo por las manos Inmaculadas de la Madre». Al igual que de Montfort, Don Dolindo veía a María como la Mediadora a través de la cual fluyen todas las gracias, escribiendo que «si recibimos al Redentor de Ella, también recibimos toda gracia de Ella».

La consagración a Jesús a través de María no es un concepto teológico abstracto, sino una espiritualidad vivida. De Montfort prescribía prácticas concretas para mantener viva la esencia de la consagración, como llevar una cadena como recordatorio y recitar breves oraciones de ofrenda a lo largo del día. Don Dolindo, reflexionando sobre los regalos de los Magos, escribió que nosotros también podemos ofrecer regalos a Jesús a través de María: «caridad, oración y mortificación» para aquellos en el mundo, y «pobreza voluntaria, la ofrenda de obediencia y los sacrificios de ayuno, mortificación y castidad» para aquellos en la vida religiosa.

En su núcleo, la consagración mariana trata de reconocer nuestra pobreza ante Dios y buscar ser llenados por las gracias de Dios a través de un humilde recurso a María. Se trata de dar más que recibir, amar más que ser amado. El papel de María es enseñarnos cómo ser pequeños, cómo recibir el reino de Dios como un niño. Como escribió de Montfort, al entregarnos a María sin reservas, «damos más gloria a Jesús en un mes que en muchos años de una devoción más exigente» (Verdadera Devoción #222). Este es el secreto de la santidad revelado por el Espíritu Santo a los Santos que caminaron por este camino antes que nosotros.

Que nosotros, como los Magos, nos prosternemos ante Jesús y honremos a Su Madre, ofreciendo nuestros regalos a Él a través de sus manos inmaculadas. ¿Qué regalo más grande podríamos dar que el regalo de nosotros mismos? Oremos, con Don Dolindo y de Montfort, para que al dar todo a María podamos recibir el «todo» que es Jesús mismo. «Oh Jesús que vives en María, ven y vive en tus siervos en el espíritu de tu santidad, en la plenitud de tu poder, en la perfección de tus caminos, en la verdad de tus virtudes, en la comunión de tus misterios. Domina sobre todo poder adverso en tu propio Espíritu para la gloria de Dios Padre. Amén» (Por San Luis de Montfort).

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Domingo 2º de Cuaresma - Ciclo B


Lectura del libro del Génesis (22,1-2.9-13.15-18):

En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: «¡Abrahán!» Él respondió: «Aquí me...


Sal 115,10.15.16-17.18-19

R/. Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida Tenía fe, aun cuando...


Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,2-10):

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con...

Leer todas las lecturas