Skip to main content
Vida Catòlica mayo 27, 2024

María como Mediadora

Marshall McLuhan, conocido como «el oráculo de la era electrónica,» construyó una carrera brillante en torno al aforismo «el medio es el mensaje.» Esta frase ganó a estudiantes, fascinó al público, cautivó a políticos e irritó a sus críticos.

Como maestro del juego de palabras, McLuhan encontró diversas maneras de interpretar su famoso aforismo. Tituló su libro de 1967 «El Medio es el Masaje,» jugando con el efecto hipnótico que los medios tienen en el público. El medio es también la “era de las masas,” indicando su dominio entre la multitud. Además, es “el sabio de las masas,” sugiriendo que hay alguna sabiduría en las masas. En un asador que también es una tapadera para actividades de espionaje, la camarera se acerca a uno de los tres comensales y susurra: «El medio es el mensaje.»

La palabra “medio” es importante no solo porque describe un punto intermedio entre el público y la realidad, sino también porque se aplica a María, la Madre de Dios, y cómo ella se encuentra entre Dios y la humanidad. ¿Vio McLuhan alguna conexión entre los “medios” y la “Mediadora”? McLuhan, quien comulgaba diariamente, no se inmutaba ante sus críticos porque tenía a alguien más importante de su lado, María, la Madre de Dios.

Un colega aludió a esto como resultado de una conversación que tuvo con McLuhan, en la que este último le habló «casi con temor» y «en un tono de por favor-no-te-rías-de-mí.» “Para mí estaba claro,” dedujo el colega de la conversación, “que una de las razones por las que McLuhan estaba tan seguro de ciertas cosas era que la Virgen había certificado su comprensión de ellas.”

Un mediador es una persona que ayuda a reconciliar diferencias entre dos partes y les ayuda a alcanzar una mejor comprensión. María, al traer a Cristo al mundo, es una “Mediadora” que se encuentra entre Dios y todos sus hijos adoptivos. Es a través de su mediación que Dios vino al mundo. En los pasajes del Evangelio en los que aparece, siempre presenta a su Hijo a otros: a los pastores y a los Magos en la Natividad, a Simeón en la Presentación, y a los invitados en la boda de Caná. Su papel es intercesorio de una manera exaltada debido a su disposición para concebir y dar a luz a Cristo.

Juan Pablo II usa el título Mediadora varias veces en su encíclica Redemptoris Mater. «La mediación de María,» escribe, «está íntimamente ligada a su maternidad…a través de esta plenitud de gracia y vida sobrenatural estaba especialmente predispuesta a cooperar con Cristo, el único Mediador de la salvación humana. Y tal cooperación es precisamente esta mediación subordinada a la mediación de Cristo.”

Esta noción de María como un medio ha sido notada por no católicos. En un pasaje notable, el novelista estadounidense Nathaniel Hawthorne habla bien de la Santísima Madre: “Siempre he envidiado a los católicos su fe en esa dulce, sagrada Virgen Madre que se interpone entre ellos y la deidad, interceptando algo de Su terrible esplendor, pero permitiendo que Su amor fluya hacia el adorador de manera más comprensible a la comprensión humana a través del medio de la ternura de una mujer.” Aquí el autor sugiere que el papel de María como Mediadora se ve realzado debido a su mayor accesibilidad como madre que posee ternura femenina. Puede ser más fácil para muchas personas relacionarse con María debido a estos factores.

Raniero Cantalamessa titula su libro María, Espejo de la Iglesia porque el papel de María es ser un espejo de la Iglesia “para reflejar la luz que ella misma recibe, como un espejo lo hace con la luz del sol.” En este sentido, se la puede comparar con la luna que también refleja la luz que ella misma no posee. Muchos idiomas se refieren al sol usando el género masculino mientras se refieren a la luna como femenina.

El obispo Fulton Sheen, cuya pasión por la poesía está a la par con su amor por la teología y la filosofía, amplifica la imagen de Cantalamessa y la aplica al estado del mundo: “En noches oscuras estamos agradecidos por la luna; cuando la vemos brillar, sabemos que debe haber un sol. Así en esta noche oscura del mundo cuando los hombres dan la espalda a Aquel que es la Luz del Mundo, miramos a María para guiar sus pies mientras esperamos el amanecer.”

Así como la luna es un medio entre la tierra y el sol, también María es una Mediadora que transmite la luz de Dios a las personas que necesitan ser iluminadas. También se la puede comparar con una ventana a través de la cual nuestra humanidad capta su primer vistazo de lo Divino. Debido a su humildad, no se interpone en el camino de Dios, llamando la atención sobre sí misma, sino que lo revela a los demás.

Debido a su relación única con su Hijo, también lleva el título de “Mediadora de Todas las Gracias.” El 8 de septiembre de 2012, durante la Fiesta de la Natividad de María, una visionaria llamada Emma de Guzmán afirmó que la Virgen María reveló su papel maternal como “Mediadora ante el Mediador,” un título especial asociado por muchos católicos filipinos en referencia a “Nuestra Señora Mediadora de Todas las Gracias.”

A diferencia de Marshall McLuhan, a pesar de su devoción a María, ser un medio no es el mensaje de la Santísima Madre. Su mensaje es presentar al mundo a su Hijo, Cristo el Redentor. Como medio, este es su mensaje, puro y sin diluir. En su caso, el Medio es el Mensajero.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas