Skip to main content
Vida Catòlica mayo 3, 2024

Luchando contra los Demonios

Los demonios son poderosos. Te odian. Nunca descansan. Y tienen un golpe poderoso que podría destruir nuestras almas.

Pero, ¿cómo enfrentar a un guerrero espiritual?

Te conviertes en uno tú mismo.

Aquí hay algunas formas de comenzar a entrenar para tu próximo combate con Belcebú.

Evita la Pelea Esta es la forma más fácil y efectiva de luchar contra el mal: no comiences la pelea. El Papa Francisco recientemente nos dijo que no dialoguemos con el diablo; él es mucho más inteligente que tú y que yo. Perderemos. Así que no empieces.

Desarma al Demonio El demonio vendrá con un arma en particular. Sacará su poder de uno de los siete pecados capitales:

  • Soberbia
  • Avaricia (codicia)
  • Envidia
  • Ira
  • Lujuria
  • Gula
  • Pereza

Si puedes identificar el arma que usa el demonio, puedes esquivarla con su virtud opuesta:

  • La humildad ataca sorpresivamente el pecado de la soberbia.
  • La generosidad golpea con fuerza el pecado de la avaricia.
  • La bondad corta con karate el pecado de la envidia.
  • La mansedumbre da un golpe en la garganta al pecado de la ira.
  • La castidad cae con el codo sobre el pecado de la lujuria.
  • La templanza hace una llave suplex al pecado de la gula.
  • La diligencia retiene con firmeza al pecado de la pereza. Tú también tienes armas. Úsalas.

Equipo de Apoyo Tu ángel guardián tiene dos objetivos en tu vida: llevarte al cielo y destruir a cada demonio en tu camino. Sin embargo, no puede ayudarte a menos que se lo pidas. Es verdad. Según el Dr. Peter Kreeft, «[Los ángeles] no pueden forzar su entrada en nuestras mentes más de lo que pueden forzar nuestras voluntades… Pero puedes querer revelar tus pensamientos y tus secretos a tu ángel guardián hablándole, como hablarías (rezarías) a un santo humano en el cielo o a un amigo en la tierra» (Kreeft, 1995, p. 95). Muchos de nosotros ignoramos a nuestros ángeles guardianes y solo nos beneficiamos de sus heroicos rescates en momentos de extrema necesidad. Forma equipo con tus ángeles para luchar contra tus demonios. Los pequeños diablos no tendrán oportunidad.

Reserva de Energía Cuando Jesús dio a los apóstoles el poder de sanar (Mt 10), salieron como LeBron James en una liga juvenil de baloncesto. Dominaron. Es decir, hasta que un pequeño demonio seguía arrojando a un hombre al fuego y al agua. Era considerado un lunático, y los apóstoles no pudieron liberar al hombre del demonio violento. Lanzaron y lanzaron, pero el demonio no salía. Jesús les dijo que este demonio en particular requería mucha «oración y ayuno» (Mt 17:21). Para luchar contra los demonios, tienes que tener reservas. Un boxeador no entra al ring a menos que tenga la resistencia para durar 12 rounds. Fortalece tus reservas espirituales con ayuno, penitencia y sobre todo, oración, porque necesitarás a Dios en tu esquina diciéndote cómo lanzar el próximo golpe.

Luchando contra los Demonios de Otros Tus demonios nunca dejan de venir. Los desviados no dejan de atacar a tus amigos, tampoco. ¿Y tus enemigos? Te tejen en esos ataques, dos por uno. Aman tu discordia, tu falta de confianza mutua, tu división. Cuanto más alejados estén de los amigos y enemigos, más se multiplicarán sus poderes.

También puedes luchar contra los demonios de otras personas. Reza con los ángeles guardianes de ellos. Luego, espera. Deja que la conexión de ángeles que te rodea construya el puente que necesitas para ayudarles a superar sus sufrimientos y debilidades. Cuando hacemos esto, las disputas familiares desaparecen. La inquietud comunitaria se disipa. Las guerras terminan.

Invoca a Nuestra Señora Cuando Padre Pío se acercaba a la muerte, los demonios se apiñaban a su alrededor como una enjambre de abejas. Les dijo a sus frailes: «¡Tráiganme mi arma!» Le dieron un rosario. Envió balas espirituales a los soldados sombríos que buscaban su alma.

El diablo odia a María. Ella, una simple mortal, se ha vuelto más poderosa que él debido a su perfecta obediencia. Él se esconde de ella. Sabe que ella es la que estaba destinada a «aplastar la serpiente» (Gn 3:15).

¿Imagina lo que hacen los demonios de rango inferior en su presencia? Se desvanecen en la nada, son destruidos.

Todos los que la han invocado han sido ayudados. Reza el rosario a menudo para mantener las tentaciones alejadas, como tomas vitaminas para vencer enfermedades antes de que ocurran. Y cuando las batallas se ponen difíciles, llámala para obtener ayuda inmediata como lo harías con una ambulancia y la sala de emergencias.

Analiza las Metodologías de Guerreros Pasados No estás solo en la lucha. Ya hemos establecido que hay innumerables ángeles listos para luchar contigo. Así como las almas que ya han dejado esta vida y han ganado sus halos. Las oraciones infinitas de los santos inundan nuestra atmósfera. Como átomos, no podemos verlos, pero constituyen cada realidad espiritual que conocemos. Sus escritos nos enseñan. Sus imágenes nos motivan. Su presencia nos reconforta.

Su luz celestial brilla a través de las fuerzas oscuras que nos rodean.

Invoca a los santos en el cielo (y en la tierra) para que te ayuden a luchar.

Estrategias para los Jefes ¿Alguna vez has jugado un videojuego en el que tienes que derrotar al jefe final al final? Pasas por cada nivel luchando contra todos sus secuaces, todos los cuales te debilitan y mejoran tus habilidades al mismo tiempo. Entonces, para ganar, tienes que enfrentarte al villano masivo, blindado con armadura y armado con armas especiales, al que te propusiste destruir cuando pulsaste el botón de «inicio».

Esto no es un videojuego. Es guerra espiritual. Y debes luchar todos los días. Eventualmente, lucharás contra el «gran jefe» de tus vicios. Será la batalla más difícil de tu vida.

Puedes ganar. Estás destinado a ganar. Con todo el poder a tu disposición, siempre y cuando elabores una estrategia para usar ese poder correctamente, serás victorioso.

¿Cómo elaboras la estrategia? Mira todos los puntos anteriores en este artículo. Es como un código de trucos.

Ataca Ninguna batalla se ha ganado solo con defensa. La ofensiva es necesaria. Debes golpear a los demonios.

La Iglesia proporciona el jab, el uppercut, el gancho y la cruz.

Son las Obras de Misericordia Espirituales y Corporales.

Haz estas cosas, y golpearás a los demonios. Incluso podrías noquear a algunos.

Empezamos desde el Principio La lucha está sobre ti.

Ponte los guantes.

Pon el protector bucal.

Ding ding.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas