Skip to main content
Vida Catòlica junio 18, 2024

Los santos nos enseñan a confiar en Dios

Mantengamos firme la confesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió.

-Hebreos 10:23
En su Sermón de la Montaña, Jesús habla muy conmovedoramente sobre la necesidad de confiar en el cuidado amoroso de nuestro Padre: “No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis, ni por vuestro cuerpo, qué pondréis. en. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo: no siembran ni siegan ni recogen en graneros, y sin embargo vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No es usted de más valor que ellas? ¿Y quién de vosotros, afanándose, puede añadir un codo al tiempo de su vida? . . . No os preocupéis, pues, diciendo: «¿Qué comeremos?» o «¿Qué beberemos?» o «¿Con qué nos vestiremos?» Porque los gentiles buscan todas estas cosas; y vuestro Padre celestial sabe que los necesitáis todos. Pero buscad primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas serán vuestras también.” (Mateo 6:25-27, 31-33)

Dependemos completamente de la misericordia y la gracia de Dios. Debemos confiar en que Dios quiere salvarnos y que Él nos dará los recursos que necesitamos para enfrentar los desafíos de la vida y alcanzar nuestro destino eterno. Los santos tenían una profunda conciencia de la presencia del Señor en sus vidas, tan profunda que no buscaron confirmación milagrosa ni corrieron tras prodigios y señales.

Una vez, durante el reinado de San Luis IX de Francia, mientras se decía Misa en la capilla del palacio, ocurrió un milagro durante la Consagración: Jesús apareció visiblemente en el altar, en la forma de un hermoso niño. Todos los presentes lo miraron con maravilloso asombro y contemplación, reconociendo este milagro como una prueba de la Presencia Real. Alguien se apresuró a avisar al rey, que estaba ausente, para que viniera a presenciar el acontecimiento. Pero Louis se negó y explicó: “Creo firmemente que Cristo está verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía. Él lo ha dicho, y eso es suficiente; No quiero perder el mérito de mi fe yendo a ver este milagro”.

Dios suple nuestras necesidades espirituales, tal como lo prometió. Él también provee para nuestras necesidades físicas, siempre y cuando depositemos nuestra confianza en Él.

San Juan de la Cruz, al ser informado por la cocinera de su monasterio que no había comida para el día siguiente, contestó: “Dejad a Dios el cuidado de dar la comida. Mañana está lo suficientemente lejos; Él es muy capaz de cuidar de nosotros”. A la mañana siguiente todavía no había comida, hasta que un rico benefactor llamó a la puerta. Explicó que había soñado la noche anterior que los monjes podrían estar en necesidad y había traído suficiente comida y suministros para mantenerlos, en caso de que fuera así.

Otros santos tuvieron experiencias similares. A principios del siglo XIX, el Bl. Anne-Marie Javouhey estableció una congregación religiosa, a pesar de las fuertes objeciones de su padre. Ella y las otras hermanas dirigían un orfanato, y cuando un día se quedaron sin dinero para la comida, Anne-Marie fue a la iglesia a orar: “Necesito ayuda. Sé que he sido imprudente, y quizás he ido más allá de Tu voluntad de muchas maneras. Pero lo he hecho por los niños. Son más tuyos que míos. Si he cometido errores, castíguenme a mí, no a ellos. Te lo ruego, no los desampares. Por favor, por favor ayuda.” Anne-Marie entonces escuchó claramente la voz del Señor: “¿Por qué has venido aquí para exponer tus dudas? ¿No tienes fe en mí? ¿Alguna vez te he decepcionado? Vuelve con los niños. Allí, con un vagón lleno de comida, estaba su padre, quien dijo: “No sé por qué estoy haciendo esto, pero supongo que no puedo dejar que te mueras de hambre”. Anne-Marie se dio cuenta de que Dios no solo había puesto a prueba su fe, sino que también había confirmado Su cuidado amoroso por ella, porque, de hecho, mover a su padre, que no estaba dispuesto, a traer ayuda para todos los huérfanos y hermanas, fue quizás un milagro mayor que si Él hubiera abastecido el estantes de la despensa con comida creados repentinamente de la nada.

San Juan Bosco asombró a muchas personas al lograr cuidar a un gran número de huérfanos y otros niños aparentemente sin recursos suficientes. Cada vez que sus asistentes le decían que los graves problemas financieros ya no podían posponerse, él les aseguraba: “Dios proveerá”, y en todos los casos tenía razón.

Otra famosa italiana, Santa Frances Cabrini, mostró esta misma confianza infantil durante su largo ministerio en los Estados Unidos. Ella y las hermanas de su orden religiosa encontraron muchas dificultades en sus labores a favor de los inmigrantes italianos pobres, pero lograron crear y dotar de personal a muchas escuelas, hospitales y orfanatos. Cada vez que surgía un problema, Madre Cabrini preguntaba: “¿Quién está haciendo esto? ¿Nosotros o el Señor?”

Confiar en Dios significa creer en Su cuidado por nosotros incluso cuando el mal parece estar ganando terreno, un punto que comprendió el abad del siglo VI, San Esteban de Rieti. Cuando un hombre malvado quemó los graneros que contenían todo el maíz del monasterio, los monjes exclamaron a Esteban: «¡Ay de lo que te ha sucedido!» El abad respondió: «No, di más bien: ‘Ay de lo que le ha sucedido al que hizo este hecho’, porque ningún mal me ha sucedido». Como sabía Esteban, el cuidado providencial de Dios es mucho mayor que cualquier traición humana.

Según San Alberto Magno, “Cuanto mayor y más persistente sea tu confianza en Dios, más abundantemente recibirás todo lo que pidas”. Santa Teresa de Ávila se hace eco de este punto, quien nos asegura: “Dios es misericordioso y nunca falla a los afligidos y despreciados, si solo en Él confían”.

Si, de hecho, estamos tratando de hacer la obra de Dios, en lugar de la nuestra, no debemos temer los resultados. El Señor es un experto en resolver problemas y proveer para nosotros en nuestra necesidad (incluso hasta el punto de hacer milagros, si es necesario). Sin embargo, lo único que Él no puede hacer es obligarnos a confiar en Él. Si elegimos libremente hacer esto, estamos cooperando con Su gracia, y se garantiza que los resultados serán maravillosos y sorprendentes.

Para mayor reflexión
“No temas lo que pueda pasar mañana. El mismo Padre amoroso que te cuida hoy, te cuidará mañana y todos los días. O te protegerá del sufrimiento, o te dará la fuerza indefectible para soportarlo. Ten paz, entonces, y deja a un lado todos los pensamientos e imaginaciones ansiosos”. — San Francisco de Sales

“Cuantos actos de confianza y amor valen más que mil ‘¿Quién sabe? ¿Quién sabe?’ El cielo está lleno de pecadores convertidos de todo tipo, y hay lugar para más”. — San José Cafasso

“Aquellos cuyos corazones están ensanchados por la confianza en Dios, corren rápidamente por el camino de la perfección. No solo corren, vuelan; porque habiendo puesto toda su esperanza en el Señor, ya no son débiles como antes. Se fortalecen con la fuerza de Dios, que se da a todos los que ponen su confianza en Él”. — San Alfonso de Ligorio

Algo que podrías probar
Santa Rosa de Lima tenía miedo a la oscuridad, un rasgo que heredó de su madre. Su madre y su padre una vez fueron a buscarla después del anochecer. Esto tuvo un efecto en Rose, quien pensó: “¿Cómo es esto? Mi madre, que es tan tímida como yo, se siente segura en compañía de su marido. ¿Y tengo miedo, acompañada de mi Esposo, que sin dejarme nunca, está continuamente a mi lado y en mi corazón?” A partir de entonces, Santa Rosa ya no temió nada.

Puedes beneficiarte de su experiencia al recordarte continuamente que Jesús está contigo, lo que significa que no tienes nada que temer.

Confía en Dios incluso cuando las cosas parecen más sombrías
Una madre superiora muy disgustada se acercó una vez a San José Cottolengo, quien le preguntó: «¿Cuál es el problema, hermana?» Ella respondió: “Tengo tantas cosas que comprar, padre, y este es todo el dinero que tengo”. San José estuvo de acuerdo en que era una suma muy pequeña, así que tomó el dinero, lo arrojó por la ventana y consoló a la monja sorprendida: “Está bien; se ha plantado ahora. Espera unas horas y dará fruto”. Más tarde ese día, una mujer vino a ver al santo y donó una gran suma de dinero, más que suficiente para satisfacer las necesidades de la comunidad. A veces no tienes opciones aparentes, pero, como San José Cottolengo, siempre puedes elegir confiar en Dios, y esto le permite a Él ayudarte, a menudo de formas que no puedes prever.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas