Skip to main content
Vida Catòlica abril 25, 2023

Los pecados deben ser perdonados, no excusados

En 1973, el psiquiatra internacionalmente distinguido, Karl Menninger, escribió un libro titulado, What Became of Sin. Predijo que llegaría el momento en que la gente ya no creería que existe tal cosa como el pecado. Con el crecimiento del humanismo y el declive de la religión, la gente excusaría su inmoralidad culpando a su biología, su educación, sus asociados o incluso el medio ambiente. Por lo tanto, no habría necesidad de perdón, ya que lo que antes se conocía como pecado se racionalizaría.

El Evangelio es suficientemente claro sobre la realidad del pecado. Leemos acerca de la mujer junto al pozo a quien se le dijo: “Vete y no peques más” (Juan 8:3-11). Mateo 1:21 declara que “Dará a luz un hijo; y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). “No son los sanos los que necesitan médico”, dijo Cristo, “sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores” (Marcos 2:17).

Es difícil excusar a Judas según las excusas modernas. Estaba en buena compañía. Todos los que estaban cerca de él eran santos y los santos rezaban por él. Caminó en la compañía de Cristo y no tenía ninguna razón aparente, genética, biológica o de otro tipo, para traicionarlo. Su tragedia fue no buscar el perdón sino desesperarse y suicidarse.

Se necesita cierta cantidad de humildad para que una persona reconozca sus pecados. Blaise Pascal señaló que sólo hay dos clases de personas: “los justos que se creen pecadores y los pecadores que se creen justos”. La persona justa no se hace ilusiones acerca de sí misma. Sabe que es un pecador, mientras que el pecador, cegado por su orgullo, cree que no tiene pecado. “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra” (Juan 8:7), afirmó Cristo. Estas palabras implican que todos somos pecadores.

Platón afirmó que “Podemos perdonar fácilmente a un niño que tiene miedo a la oscuridad; la verdadera tragedia de la vida es cuando los hombres tienen miedo a la luz”. En virtud de la luz del conocimiento, uno se vuelve consciente de sus pecados. En este caso, también se vuelve elegible para el perdón.

Los secularistas que no creen que existe el pecado, por extensión lógica, no creen que haya necesidad de perdón. Las personas, sin embargo, sufren cuando son maltratadas. Tienden a guardar rencor. Los psicólogos humanistas no entienden el perdón en la forma en que Cristo empleó el término. Cristo perdonó al pecador, no a aquel contra quien se pecó. Los psicólogos seculares creen que la víctima debe superar su ira por haber sido maltratada para que ya no se sienta enojado con la persona que le hizo daño. En este sentido, la víctima perdona en el sentido de superar sus sentimientos negativos. Tal “perdón”, sin embargo, no exonera al perpetrador de su maltrato.

Perdonar a una persona por sus obras es algo que solo Cristo puede lograr. La psicología es impotente cuando se trata de lavar la culpa de otra persona. Santa Margarita María Alacoque le dijo a su confesor que ella tenía conversaciones con Cristo. Su confesor escéptico le pidió que la próxima vez que conversara con el Señor le preguntara qué pecado había confesado recientemente. El santo le hizo la pregunta a Cristo. Su respuesta fue: “No recuerdo”. La manera de perdonar de Cristo es única porque Él verdaderamente destierra los pecados para que el penitente pueda reanudar su vida libre de la mancha del pecado que de otro modo lo obstaculizaría.

El filósofo danés Soren Kierkegaard entendió la naturaleza majestuosa del verdadero perdón cuando dijo: “Dios crea de la nada. Maravilloso dices. Sí, sin duda, pero hace algo aún más maravilloso: convierte a los pecadores en santos». San Agustín estaría totalmente de acuerdo con esa afirmación.

En la obra de Paul Claudel, The Satin Slipper, una mujer adúltera que no confiesa su pecado está condenada a cojear. El pecado no confesado la deja con una marca que no desaparecerá sin la confesión. Necesitamos confesar nuestros pecados para que, al volver a un estado de gracia, estemos en una mejor posición para ayudar a otros y no sigamos sufriendo culpas no resueltas. Agustín afirma que “las lágrimas de arrepentimiento lavan la mancha del pecado”.

Los secularistas que no logran comprender el verdadero perdón tampoco logran comprender la naturaleza de la culpa. La verdadera culpa no resulta de los escrúpulos o de una conciencia hiperactiva, sino de la complicidad de uno en el mal. El perdón libera a la persona de las consecuencias negativas de la culpa. También restaura la relación adecuada de una persona con Dios.

El Dr. Menninger fue observador y clarividente con respecto a la noción de pecado. Sin embargo, sin duda, no imaginó que una vez que se negaba la pecaminosidad del pecado, pronto se aprobaba y poco después reclamaba superioridad sobre la virtud. Es una situación muy triste en la sociedad actual cuando los buenos cristianos son ridiculizados o, en algunos casos, pierden sus trabajos simplemente porque se oponen a la aceptación y promoción del pecado. Si los pecados no son perdonados, se enconan y causan caos sin fin. Es por una buena razón, entonces, que el perdón y la reconciliación están unidos como un Sacramento.

Confesar los pecados de uno es como liberar a un prisionero. De hecho, el estado de pecado es como estar prisionero. Pero la gozosa sorpresa es que la persona que se libera no es otra que uno mismo.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas