Skip to main content
Vida Catòlica marzo 4, 2024

Los Efectos Ocultos del Pecado

¿Por qué no deberíamos pecar? ¿Cuáles son las consecuencias del pecado? Principalmente, el efecto principal del pecado es la separación de Dios, la ruptura de nuestra relación con Él. Dios nos ama y nos creó para una unión íntima con Él. Nos dio un modo de vida que fortalece nuestra relación con Él y finalmente nos lleva a la felicidad eterna: la moralidad. El pecado, por su naturaleza, es cualquier acto contrario a nuestra naturaleza y que, por lo tanto, nos aleja de Dios. Los pecados son actos que, por su naturaleza, nos hacen incompatibles para la relación con Dios.

Las relaciones humanas no son diferentes. Hay ciertos tipos de actos que destruyen las relaciones, independientemente de nuestras intenciones al hacerlos. El adulterio arruina la relación matrimonial por su naturaleza. Propagar mentiras sobre alguien hace imposible tener una intimidad genuina con esa persona. Afortunadamente, la misericordia y la gracia son más poderosas que nuestros pecados.

Entonces, sabemos que el efecto principal del pecado es la separación de Dios. Pero, si somos honestos con nosotros mismos, la mayoría de nosotros no somos lo suficientemente maduros espiritualmente (no lo suficientemente santos) como para que esto sea una motivación suficiente para evitar el pecado. La separación de Dios parece ser una idea tan abstracta y espiritual sin relevancia para mi vida diaria llena de luchas.

Aquí es donde entran en juego los efectos secundarios del pecado. Además de la separación de Dios, el pecado también corrompe nuestras vidas y relaciones con los demás. Propagar mentiras sobre alguien es un pecado y nos separa de Dios, pero también nos separa de los demás en nuestras comunidades. Obviamente, la persona sobre la que mentimos, pero también otros. Si somos conocidos por ser mentirosos y chismosos, muchas personas no confiarán en nosotros, incluso si nunca les hemos hecho daño con mentiras o chismes. Todo pecado, como actos contrarios a nuestra naturaleza y propósito de vida, nos hace infelices a largo plazo. Una buena y suficiente razón para no pecar es evitar las consecuencias naturales del pecado: la soledad y la falta de realización que causa.

Pero el pecado es tan perverso y corruptor que tiene consecuencias que no podemos prever. Cuando se rebelaron contra Dios, Adán y Eva sabían que su relación con Él sería rupturada, así que se escondieron de Él. ¿Pero esperaban que su relación mutua también sería rupturada? En Génesis 3, los castigos que Dios da a Adán y Eva por su pecado a menudo se interpretan como Dios informándoles sobre las consecuencias naturales de sus actos. Pero los castigos se centran en la ruptura de la relación sin vergüenza de Adán y Eva. Incluso más, su relación con el resto de la creación estaba rota. Debido a su rebelión contra Dios, el suelo no dará frutos fácilmente, y el parto será extremadamente doloroso y peligroso.

Un buen ejemplo en nuestra sociedad actual de los efectos ocultos y terciarios del pecado se puede encontrar en la conexión entre el divorcio y el medio ambiente. Un efecto sorprendente del divorcio es el daño al medio ambiente. En el divorcio, los problemas principales son la desintegración de una familia y la ruptura de los votos matrimoniales. Los efectos conocidos del divorcio incluyen el daño causado a los niños y la mayor probabilidad de fracaso en cualquier relación futura en la que se involucren los divorciados. Pero un efecto terciario olvidado o inadvertido del divorcio es el daño que causa al medio ambiente. El divorcio toma un número dado de personas, una familia en particular, y casi duplica la cantidad de recursos que consumen.

Este mismo grupo de personas ahora necesitará dos hogares con mobiliario completo y sus propias facturas de servicios públicos: agua, calefacción, aire acondicionado, electricidad, etc. Ahora necesitan dos facturas de comestibles. Si hay niños involucrados, a menudo necesitan dos conjuntos de ropa, juguetes y materiales educativos. Una consecuencia del divorcio es el daño ambiental debido al consumo excesivo.

Como cristianos, se supone que practicamos la administración del medio ambiente. El Papa Francisco ha destacado esto útilmente durante su pontificado. El principal pecado contra el medio ambiente no es dejar de reciclar, sino consumir en exceso. El divorcio casi duplica lo que la gente consume. Esto nos revela los efectos ocultos del pecado. Nuestros pecados dañan nuestra relación con Dios, con los demás y nos corrompen a nosotros mismos. Pero a menudo hay consecuencias ocultas del pecado que normalmente no vemos.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XI Semana del Tiempo Ordinario.


Lectura del segundo libro de las Crónicas (24,17-25):

Cuando murió Yehoyadá, las autoridades de Judá fueron a rendir homenaje al rey, y éste...


Sal 88,4-5.29-30.31-32.33-34

R/. Le mantendré eternamente mi favor Sellé una alianza con mi elegido, jurando a David, mi...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,24-34):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Nadie puede estar al servicio de dos...

Leer todas las lecturas