Skip to main content
Vida Catòlica junio 20, 2024

Lo que un Sacerdote Es y No Es

El propósito por el cual Dios ha instituido el sacerdocio ha sido nombrar en la tierra personas públicas para velar por el honor de su divina majestad y procurar la salvación de las almas.

— San Alfonso de Ligorio Es realmente una gracia profunda aceptar la invitación de convertirse en sacerdote católico, requiriendo una inmensa valentía y fuerza para que un hombre persevere a través del riguroso camino de seis a ocho años en el seminario, comprometiéndose finalmente de manera eterna el día de su Ordenación para servir al Señor y a la Iglesia. Este llamado vocacional representa un camino distintivo, demandando una perseverancia inquebrantable para llevar una vida sacerdotal de entrega, caracterizada por el sacrificio del poder, el placer y el prestigio mundanos en servicio al Reino. Aunque es un llamado muy honorable, a veces malentendemos esta vocación, idealizándola a ella y a los sacerdotes de una manera que no es útil para nosotros y para los demás.

El Cardenal Joseph Ratzinger describe la naturaleza del sacerdocio en su libro «Llamados a la Comunión»: Sacramento significa: Doy lo que yo mismo no puedo dar; hago algo que no es mi obra; estoy en una misión y me he convertido en el portador de aquello que otro me ha encomendado. En consecuencia, también es imposible que alguien se declare sacerdote o que una comunidad haga sacerdote a alguien por su propia decisión. Uno solo puede recibir lo que es de Dios a través del sacramento, entrando en la misión que me hace el mensajero e instrumento de otro. Por supuesto, esta misma autoexpropiación para el otro, este abandono de uno mismo, esta desposesión y desinterés que son esenciales para el ministerio sacerdotal pueden llevar a la madurez humana auténtica y a la plenitud. Porque en este movimiento de alejamiento del yo, nos conformamos al misterio de la Trinidad; por lo tanto, se consuma el imago Dei, y el patrón fundamental según el cual fuimos creados se trae a nueva vida. Debido a que hemos sido creados a imagen de la Trinidad, la verdad más profunda sobre cada hombre es que solo aquel que se pierde a sí mismo puede encontrarse a sí mismo.

El llamado vocacional al sacerdocio no es para todos los hombres. Es un compromiso serio en el que entrega todo su ser por el bien de Cristo y Su Reino. San Norberto ha dicho:

¡Oh Sacerdote! No eres tú mismo porque eres Dios. No eres de ti mismo porque eres el siervo y ministro de Cristo. No eres tuyo porque eres el esposo de la Iglesia. No eres tú mismo porque eres el mediador entre Dios y el hombre. No eres de ti mismo porque no eres nada. ¿Qué eres entonces? Nada y todo. ¡Oh Sacerdote! Cuida de que no se diga de ti lo que se dijo de Cristo en la cruz: “Salvó a otros, a sí mismo no puede salvarse.”

A menudo la gente ve a los sacerdotes de maneras extremas: o como tontos por abrazar una vida de celibato o como hombres que ya han recibido la corona de gloria en la santidad. Sin embargo, muchos no reconocen la humanidad inherente en un sacerdote. Como cualquiera de nosotros, un sacerdote está compuesto de carne y hueso. No son inmunes a hacer el mal; los sacerdotes también pueden quedar atrapados en sus vicios y sucumbir a la tentación como cualquier otra persona. Ninguno de nosotros está sin pecado; los sacerdotes también sufren con la naturaleza humana caída y, por lo tanto, luchan con la concupiscencia.

Esto de ninguna manera excusa a los hombres que nunca deberían haber llegado a ser sacerdotes en primer lugar, que, desde el principio de su camino sacerdotal, solo tenían malicia y corrupción en sus corazones. Tenían la intención de desacreditar el rol del sacerdote y crear escándalo en la Iglesia y, en palabras de un sacerdote que conozco, son “indeseables”. San Juan Crisóstomo dijo: “Si los sacerdotes pecan, todo el pueblo es llevado a pecar. Por lo tanto, cada uno debe rendir cuenta de sus propios pecados; pero los sacerdotes también son responsables de los pecados de los demás.”

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, cuando un hombre recibe el Sacramento del Orden Sagrado, su capacidad de pecar permanece; sin embargo, recibe una marca indeleble o carácter espiritual otorgado por el Espíritu Santo. Esto le permite ministrar al Pueblo de Dios como instrumento de Cristo para la Iglesia (1581). San Bernardino de Siena una vez dijo: “El poder del sacerdote es el poder de la persona divina; porque la transubstanciación del pan requiere tanto poder como la creación del mundo.” Un sacerdote actúa in persona Christi no por su propia autoridad o nombre, sino a través del poder otorgado a él por Cristo mismo. Este poder le permite cambiar el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo durante el Santo Sacrificio de la Misa y absolver los pecados.

Cuando colocamos a un sacerdote en un pedestal dorado, eventualmente nos encontraremos con la decepción. No debemos idolatrar a un sacerdote y seguirlo a lo largo de su sacerdocio de parroquia en parroquia. Él es un hombre de Dios, no Elvis Presley; no necesita “fans”. No me refiero a aquellos que han cambiado de parroquia o seguido a sacerdotes por una necesidad de escapar de abusos litúrgicos o sacerdotes tibios. Estas son ciertamente excepciones. Pero la importancia sigue siendo mantener la Misa centrada en Dios.

Los sacerdotes tienen que trabajar hacia el crecimiento en santidad y viajar por el camino de la vida espiritual, a través de los caminos purgativo, iluminativo y unitivo. No son santos canonizados el día de su Ordenación. Cuando esperamos que un sacerdote sea perfecto, sin defectos, establecemos expectativas poco realistas. El hecho es que un sacerdote es humano, no un ser sobrenatural.

Además, un sacerdote católico no es simplemente una “máquina de Misas”, entregando sacramentos mecánicamente sin descanso día tras día. Los sacerdotes son seres humanos. Al recibir la ordenación al sacerdocio sacerdotal, un hombre no renuncia a su humanidad, ni deja de experimentar fortalezas y debilidades personales. Algunos sacerdotes pueden haber sentido el deseo de entrar al sacerdocio a una edad temprana, mientras que otros pueden haber discernido su llamado más tarde en la vida. Sus experiencias de vida previas a la ordenación no desaparecen con la imposición de manos; más bien, estas experiencias siguen siendo una parte integral de quienes son como miembros del clero, moldeando su identidad de la misma manera en que nuestros propios viajes de vida nos definen en la actualidad.

Criticar las decisiones de un pastor con respecto a los asuntos de la parroquia es a menudo tentador, pero rara vez nos sometemos a nosotros mismos al mismo escrutinio. Recuerdo una cita de uno de los personajes principales de la película “Manteniendo la Fe”, cuando el P. Brian Finn dice: “Los católicos quieren que sus sacerdotes sean el tipo de católicos que ellos no tienen la disciplina para ser.” Es crucial recordar que quizás no tengamos conocimiento de toda la narrativa detrás de las decisiones de un sacerdote, y tal vez no sea necesario que lo comprendamos completamente. Esto es particularmente cierto para nuestros pastores, quienes cargan con responsabilidades significativas y deben tomar decisiones para el bienestar de toda la comunidad parroquial que ayuda a construir el Cuerpo Místico de Cristo. Ellos poseen conocimientos e insights que superan los nuestros, encomendados como están a pastorear nuestras almas porque no podemos pastorear nuestras propias almas. San Juan Crisóstomo ha dicho:

¿Quieres saber si la gente de un lugar es justa? Mira qué tipo de pastor tienen. Si lo encuentras piadoso, justo, sano, cree que la gente será igual, porque están sazonados con la sal de su sabiduría.

Tenemos el rol de los laicos en la Iglesia y no debemos intentar asumir lo que pertenece al rol del ministro ordenado y el Presbiterado. Estamos llamados a enfocarnos en nuestras propias vocaciones y vivirlas fielmente como testigos de Cristo en el mundo, lo cual da a los sacerdotes la fuerza para perseverar en sus propias vocaciones. Si no se trata de un asunto de sacrilegio o abuso litúrgico que deba abordarse, entonces podemos orar por paz mental y de corazón con respecto al problema o preocupación en cuestión.

A pesar de los desafíos de sacrificio, desprecio e ingratitud que a menudo acompañan al llamado al sacerdocio, aún hay hombres que eligen dedicarse completamente a Dios y convertirse en sacerdotes católicos. Es crucial que ofrezcamos nuestras oraciones por estos sacerdotes, ya que dependen mucho de nuestro apoyo. Una oración favorita para los sacerdotes mía es de Santa Teresa de Lisieux:

Oh Jesús, eterno Sacerdote,

mantén a tus sacerdotes dentro del refugio de Tu Sagrado Corazón,

donde nadie pueda tocarlos.

Mantén inmaculadas sus manos ungidas,

que tocan diariamente Tu Sagrado Cuerpo.

Mantén sin mancha sus labios,

diariamente purpúreos con tu Preciosa Sangre.

Mantén puros y etéreos sus corazones,

sellados con la sublime marca del sacerdocio.

Que Tu santo amor los rodee y

los proteja de la contaminación del mundo.

Bendice sus labores con abundante fruto y

que las almas a las que ministran sean su gozo y consuelo

aquí y en el cielo su hermosa y eterna corona.

Debemos ofrecer oraciones y penitencias no solo por los sacerdotes que amamos y apreciamos, que son fuertes defensores de la fe, sino también por aquellos que son indiferentes en vivir la verdad. El sacerdocio demanda una vida de sacrificio, ya que los sacerdotes sirven a la Iglesia y al Pueblo de Dios incansablemente cada día. Apoyemos de todo corazón esta vocación sagrada orando fervientemente por más hombres buenos, santos y fieles que respondan al llamado de convertirse en sacerdotes católicos.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas