Skip to main content
Vida Catòlica octubre 17, 2023

Lo que debes saber sobre la guerra entre Israel y Hamás

La tensión persistente en la región de Medio Oriente ha estallado nuevamente en forma de un conflicto armado entre Israel y Hamás, el grupo terrorista palestino que controla la Franja de Gaza.

Esta nueva ronda de enfrentamientos ha suscitado preocupación a nivel internacional y ha dejado a muchas personas preguntándose sobre las causas, las consecuencias y el trasfondo de este conflicto. En este artículo, examinaremos lo que es importante saber sobre la guerra entre Israel y Hamás.

Orígenes del conflicto: El conflicto entre Israel y los grupos palestinos, incluido Hamás, tiene raíces que se remontan a décadas atrás, principalmente a la creación del Estado de Israel en 1948. Una de las principales cuestiones en disputa es el estatus de Jerusalén, una ciudad sagrada tanto para judíos como para musulmanes y cristianos. La ocupación de Cisjordania y Gaza por parte de Israel desde la Guerra de los Seis Días en 1967 también ha sido un punto constante de fricción.

Hamás, una organización islámica palestina, surgió en 1987 como un grupo de resistencia en Cisjordania y Gaza. A lo largo de los años, ha estado en conflicto con Israel, que considera a Hamás como una organización terrorista. La falta de un acuerdo de paz sostenible entre israelíes y palestinos ha contribuido a la perpetuación de la violencia en la región.

Causas inmediatas del conflicto en 2023: El sábado 7 de octubre de 2023, Hamás inició una invasión de Israel y causó la muerte de más de 1,000 israelíes, la mayoría de ellos civiles. Tras la incursión inicial, surgieron informes de que el grupo extremista islámico había perpetrado secuestros de civiles, incluyendo ancianos, mujeres y niños.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) informaron que casi 300 personas murieron en un festival de música al aire libre al comienzo de la incursión.

Hamás afirmó que su ataque fue una represalia por el desalojo de la Mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén Este ocupada en el mes de abril y por la creciente violencia de los israelíes contra los palestinos.

En respuesta al ataque, Israel se declaró en estado de guerra y contraatacó al grupo terrorista en la Franja de Gaza con una movilización militar a gran escala, desplegando tropas y lanzando ataques con misiles contra objetivos de Hamás.

El ejército israelí también anunció el 9 de octubre que impondría un bloqueo total a la Franja de Gaza. La Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) advirtió el último sábado que más de dos millones de personas están a punto de quedarse sin agua en la región. Desde el 11 de octubre, Gaza tampoco tiene electricidad y la ayuda humanitaria no puede ingresar.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, indicó que buscarán erradicar a Hamás de la región. “Estamos luchando con todas nuestras fuerzas en todos los frentes. Hemos pasado a la ofensiva. Cualquier miembro de Hamás es un hombre muerto”, expresó el 11 de octubre.

Desde el inicio de la guerra, Hamás ha seguido lanzando miles de misiles contra las principales ciudades de Israel, Jerusalén y Tel Aviv. Por su parte, las fuerzas israelíes se han posicionado a lo largo de la frontera y han instado a los palestinos a evacuar el norte de Gaza, ante una inminente invasión por aire, mar y tierra.

Lynn Hastings, coordinadora humanitaria de las Naciones Unidas, indicó el domingo que en Gaza se vive actualmente una situación “inhumana” sin precedentes después de los bombardeos y el asedio israelí.

“No hay precedentes. Cualquiera que haya seguido esta ocupación y conflicto durante tantas décadas verá esto como una catástrofe humanitaria de escala sin precedentes. Como he dicho, los acontecimientos del 7 de octubre y los ataques de Hamas fueron absolutamente aborrecibles. Pero este ataque a Gaza es catastrófico y sin precedentes”, sostuvo el 15 de octubre.

El número de muertos, heridos y la destrucción se incrementan a un ritmo alarmante: Desde el inicio del conflicto, se ha registrado la muerte de aproximadamente 1,300 ciudadanos israelíes y más de 3,200 han resultado heridos.

El Ministerio de Salud de Palestina, por su parte, indicó que hasta este lunes 16 de octubre hay un total de 2,808 palestinos muertos y 10,859 heridos en la Franja de Gaza.

Más de un millón de personas, que equivale a casi la mitad de la población total de Gaza, se han visto obligadas a abandonar sus hogares. Según la UNRWA, unos 500,000 palestinos han buscado refugio en sus instalaciones y ya no dan abasto.

La ONU informó el 16 de octubre que “el número de muertos sigue aumentando” y que “no hay suficientes bolsas para cadáveres en Gaza”.

La postura de la Iglesia Católica frente al conflicto: El Cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, condenó los ataques terroristas de Hamás contra Israel, pidió la paz en Tierra Santa e indicó que está “listo para cualquier mediación necesaria”.

El purpurado declaró a Vatican News el 13 de octubre que los ataques de Hamás fueron “inhumanos” y que la Santa Sede expresaba “una condena completa y firme”.

El Papa Francisco también condenó la guerra, mostró su cercanía a las víctimas “que están viviendo horas de terror y angustia” y hizo un llamado al cese de las armas en Tierra Santa.

“Por favor, detengan los ataques y las armas, y comprendan que el terrorismo y la guerra no conducen a ninguna solución, sino solo a la muerte y al sufrimiento de tantos inocentes”, sostuvo el 8 de octubre.

También recordó que “la guerra es una derrota: toda guerra es una derrota”, e instó a rezar “por la paz en Israel y Palestina”.

Por su parte, el Cardenal Pierbattista Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén, en nombre de todos los Ordinarios católicos de Tierra Santa, convocó el próximo 17 de octubre a un día de oración, ayuno y abstinencia por la paz.

El lunes 16 de octubre, el purpurado se ofreció para ser intercambiado por los niños que Hamás tiene como rehenes en la Franja de Gaza.

El Cardenal Parolin también expresó durante su reciente entrevista que siente especial preocupación por los cristianos en Israel y Palestina, señalando que muchos de los fieles de la pequeña comunidad católica en Gaza se han refugiado en la única iglesia católica del enclave, la parroquia de la Sagrada Familia.

Hasta el momento, en la comunidad cristiana, una minoría de unas 1,000 personas, no se han reportado muertes ni heridos.

“Es cierto que la comunidad católica en Gaza, unas 150 familias, está sufriendo inmensamente”, indicó el purpurado.

El único párroco católico en Gaza, el argentino P. Gabriel Romanelli, expresó en redes sociales este 16 de octubre: “Nuestro pequeño rebaño de cristianos está en la parroquia porque dicen que allí sienten la protección de Jesús. No saben adónde huir, porque no hay lugar seguro donde ir, nos dicen. El peligro de muerte es real en toda la Franja de Gaza hoy en día”.

El Cardenal Parolin agregó que “los cristianos son una parte esencial de la tierra donde Jesús nació, vivió, murió y resucitó”. “Nadie puede imaginar Palestina o Israel sin una presencia cristiana, que ha estado ahí desde el principio y estará ahí para siempre”.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la XII Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del segundo libro de los Reyes (19,9b-11.14-21.31-35a.36):

En aquellos días, Senaquerib, rey de Asiria, envió mensajeros a Ezequías, para decirle: «Decid a...


Sal 47,2-3a.3b-4.10-11

R/. Dios ha fundado su ciudad para siempre Grande es el Señor y muy digno de...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (7,6.12-14):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No deis lo santo a los perros,...

Leer todas las lecturas