Skip to main content
Vida Catòlica junio 10, 2024

¿Llevará Complacer a la Gente a la Santidad?

El Catecismo de la Iglesia Católica, en el párrafo 2520, describe la pureza de intención como “buscar el verdadero fin del hombre: con sencillez de visión, el bautizado busca encontrar y cumplir la voluntad de Dios en todo.” Luego hace referencia a esta admonición de San Pablo:

«No os conforméis a este siglo, sino transformaos por la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto.» Romanos 12:2

Los malos hábitos son formas en las que “conformamos nuestra mente a este siglo” en lugar de a la voluntad de Dios. Por diversas razones, muchos de nosotros hemos desarrollado el mal hábito de “complacer a la gente”. Dejamos de lado nuestras propias necesidades, o a veces incluso lo que es correcto, para hacer felices a otros o para que “estén contentos” con nosotros. Este tipo de comportamiento tiene la recompensa inmediata de ser apreciado, aceptado o querido, pero los efectos a largo plazo son menos beneficiosos.

En este hábito de complacer a la gente, gradualmente perdemos el sentido de lo que nos hace felices y, en última instancia, de lo que está bien y lo que está mal. Nuestro valor propio se vuelve dependiente de las respuestas de los demás a lo que hacemos, en lugar de quiénes somos a los ojos de Dios. Perdemos la simplicidad. Nos volvemos complicados. Incluso podemos llegar a deprimirnos y no saber por qué.

Una lectura rápida y errónea del cristianismo podría llevar a una persona a creer que poner las necesidades de los demás por encima de las propias es una virtud. A veces, esto puede ser cierto. Pero poner continuamente nuestras necesidades legítimas en último lugar no es necesariamente santidad. De hecho, puede ser complacer a la gente. El discernimiento en estas situaciones se reduce a la pureza de intención.

Cuando esperas ir a ver una película, pero tu amigo llama y necesita que lo lleves a urgencias, poner las necesidades de ese amigo primero probablemente no sea complacer a la gente. Pero, si planeabas hacer una hora de adoración muy necesaria, y ese amigo necesitado llama para hablar del mismo problema sobre el que ya lo has aconsejado muchas veces, y eliges escuchar en lugar de pasar ese tiempo planeado con el Señor, podrías estar complaciendo a la gente.

En estos momentos difíciles, cuando el hábito de toda la vida se enfrenta con la voluntad de Dios para nuestras vidas (o para nuestras tardes), podemos examinar las complicaciones preguntándonos: “¿Estoy eligiendo esta opción porque creo que es la voluntad de Dios?” Si la respuesta es algo distinto a un “sí” sencillo, Dios podría estar invitándote a dejar de complacer a la gente y empezar a vivir en la libertad de su santa voluntad.

Escucha esto: no es poco cristiano decir “no” a una solicitud de tu tiempo, ayuda o cualquier otra cosa. No es poco caritativo poner tus propias necesidades por delante de lo que otros te están pidiendo. No es amoroso dejar que la gente te pase por encima con expectativas o demandas poco realistas. En la dignidad que tienes como hijo de Dios, puedes dejar ir los motivos incorrectos que te roban la paz, y en su lugar caminar en la alegría de hacer la voluntad de Dios en cada momento de tu día y vida.

Irónicamente, una vez que nuestras intenciones se han purificado y vivimos para hacer la voluntad de Dios únicamente, ayudaremos a su pueblo de muchas maneras hermosas. Pero lo haremos desde un lugar de verdad y libertad que reconoce nuestras propias necesidades legítimas y las satisface como Dios nos lo ha indicado. Ahora, en nuestra recién encontrada libertad de complacer a la gente, si hacemos algo bueno por alguien, y esa persona no está “contenta”, ya no afecta nuestro valor propio porque ese valor está basado en Dios, no en nadie más.

Como dijo la Madre Teresa, “Estamos llamados a ser fieles, no exitosos.” Cuando dejamos de complacer a la gente en favor de la pureza de intención y la santa voluntad de Dios para nosotros, nuestros mejores esfuerzos son suficientes para nosotros, y la paz crece en un lecho suave de humildad.

No te equivoques, encontrar tu camino hacia la pureza de intención te costará. Decir “no” a las personas que están acostumbradas a que cumplas con sus solicitudes las hará infelices. Puedes experimentar sentimientos de vergüenza, culpa o incluso miedo. Pero si te estás moviendo hacia la meta de hacer la voluntad de Dios en tu vida, es un costo que puedes pagar de buena gana. En medio de esas emociones desagradables, recuerda la pureza de intención. Puedes superar el malestar momentáneo y tendrás una nueva paz cuando la emoción desaparezca y tu nueva libertad permanezca.

Sé como San Pablo y considéralo todo una pérdida por el Reino, por Jesús. Estás en el camino de convertirte en quien Jesús te creó para ser. Ninguna recompensa de complacer a la gente puede compararse con eso. Cada uno de nosotros es único. No fuimos creados para reflejar los deseos de otra persona sobre quién deberíamos ser o qué deberíamos hacer. Fuimos creados por Dios para brillar como imágenes irrepetibles de Él. Al dejar de complacer a la gente en favor de la voluntad de Dios para nosotros, cumplimos nuestro propósito en la vida mientras crecemos en una unión más profunda con Él, una decisión, un día a la vez.

Señor, deseamos hacer tu santa voluntad con nuestras vidas. Por favor, ayúdanos a confiar en ti mientras dejamos atrás malos hábitos como complacer a la gente. Ayúdanos a saber que a medida que nuestras intenciones se vuelven más puras y simples, nuestra capacidad de discernir tu voluntad para nosotros crecerá y madurará. Deseamos caminar en libertad como tus hijos, para tu gloria, para la salvación de las almas y para nuestro propio bien. Concédenos la gracia de vivir en la libertad y la verdad de la pureza de intención. ¡Que se haga tu santa voluntad!

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas