Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 13, 2023

Las Antífonas O: “Oh Aurora Radiante”


«Oh ven, Oh ven, Emmanuel» es un hermoso himno que escuchamos con frecuencia durante todo el Adviento. Tiene siete versos, cada uno de los cuales proviene de una de las Antífonas O. Estas son siete oraciones antifonales específicamente utilizadas durante la oración vespertina de la Iglesia del 17 al 23 de diciembre, previas a la Natividad de Nuestro Señor. Las Antífonas O retroceden a través de la historia de la salvación presentada en la Sagrada Escritura y claman por el Mesías tan esperado, que es la culminación de esa historia. Orar con estos títulos y antífonos tiene el potencial de hacer que el Adviento sea profundamente memorable. Cada vez que escuchamos estas palabras e imágenes, o cantamos el himno, nuestra expectativa de Dios-con-nosotros se enciende. Esta serie de reflexiones se ofrece con la esperanza de que las personas y las familias estén listas para rezar las Antífonas O en la última semana antes de la víspera de Navidad; que puedan saborear el nacimiento de Emmanuel en ese establo de Belén.

«O Aurora Radiante, esplendor de luz eterna, sol de justicia: ven y brilla sobre aquellos que habitan en tinieblas y en la sombra de la muerte».

La quinta Antífona O, rezada el 21 de diciembre, continúa haciendo hincapié en los temas de la oscuridad y la luz, y aborda el tema de la justicia. Mientras meditamos en estos temas, varios segmentos importantes de la Biblia, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, son importantes para profundizar en nuestra comprensión.

Al principio del libro del Génesis, al relatar la primera narrativa de la creación, el autor escribe: «En el principio… la oscuridad cubría la faz del abismo… Y Dios dijo: ‘Haya luz’; y hubo luz. Y Dios vio que la luz era buena…» (Gén. 1:1-4). Desde el principio, el propósito de Dios ha sido vencer la oscuridad con su propia luz divina.

Es el profeta Isaías quien emplea la imagen de la luz que vence la oscuridad con mayor efecto. Temprano en el texto del profeta, escribe sobre cómo el pueblo elegido de Dios ha apartado sus corazones del Señor y ha sido «arrojado en densas tinieblas». Aun así, Dios tiene la intención de proporcionar la solución: «El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, sobre ellos la luz resplandeció» (Is. 8:5-9:2). Y cerca del final del texto profético: «Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria del Señor ha nacido sobre ti… el Señor te alumbrará, y su gloria será vista sobre ti» (Is. 60:1-2, 20).

La justicia también es un tema destacado en el Antiguo Testamento. Dios ha hablado su palabra para que los seres humanos puedan «adquirir sabiduría, justicia, juicio y equidad…» (Prov. 1:3). Otro pasaje frecuentemente citado nos recuerda lo que el Señor espera de nosotros: «Hacer justicia, amar la bondad y andar humildemente con tu Dios» (Miq. 6:8). En última instancia, el mensaje transmitido por los textos del antiguo pacto es que la justicia es la relación correcta con Dios que lleva a la relación correcta con los demás.

En medio de estos hermosos escritos, un profeta conecta específicamente los temas de la luz y la justicia. Sofonías declara: «El Señor en medio de ella es justo, no cometerá injusticia; cada mañana saca a luz su juicio, nunca falta; pero el injusto no conoce la vergüenza» (Sof. 3:5). La justicia del Señor brillará sobre su pueblo, disipando la oscuridad con su resplandor. Este es exactamente el mensaje de la antífona de hoy.

Estas imágenes de luz, por supuesto, se cumplen en la Persona de Jesucristo. La luz ocupa un lugar destacado en los cánticos entonados por Zacarías y Simeón, sacerdotes del Templo que alaban al Mesías infantil (ver Lc. 1:67-79; 2:25-32). Además de estos, San Juan convierte la luz en el motivo más importante en el brillante prólogo teológico de su Evangelio. El evangelista nos dice que la Palabra Encarnada es la «verdadera luz que ilumina a todo hombre»; que «brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron» (Jn. 1:1-14). Más adelante en el Evangelio de Juan, leemos las palabras de Jesús: «He venido como luz al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas» (Jn. 12:46). Y, finalmente, Jesús declaró su divinidad, su unidad con el Padre Celestial, en la gran fiesta judía de Hanukkah, la conmemoración del regreso de la luz de Dios al Templo.

Al orar con esta antífona, podríamos pasar tiempo rezando para que el amanecer radiante del Señor irrumpa en nuestras propias vidas y reflexionar sobre estas preguntas. ¿Cómo he visto al Señor iluminar la oscuridad y las sombras de la muerte? ¿Ha sucedido esto en mi propia vida o en la de otra persona? ¿Cómo he experimentado el esplendor de la luz eterna de Dios? ¿Cómo he experimentado la relación correcta como resultado de los rayos de la luz de Dios y su justicia?

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 2ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10):

¡AY, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con...


Sal 78,8.9.11.13

R/. Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados V/. No recuerdes contra nosotros las culpas...


Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,36-38):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso;...

Leer todas las lecturas