Skip to main content
Vida Catòlica agosto 4, 2023

La Transfiguración: la divinidad de Jesús en su humanidad

Jesús lleva a sus amigos más cercanos a una montaña a orar, una acción llena de significado para los judíos. ¿Por qué?

Evangelio (Leer Mt 17,1-9)

El significado de la lectura del Evangelio de hoy, que conocemos como la Transfiguración, se enriquece mucho si entendemos el contexto en el que aparece, tanto dentro del Evangelio de Mateo como en el relato más amplio de la historia de la salvación. El tiempo dedicado a esto dará buenos frutos. (Nota: La transfiguración implica una revelación de la verdadera naturaleza de una persona u objeto. La transformación implica una reconstrucción de la naturaleza de una persona u objeto. Jesús fue transfigurado, mientras que nosotros somos transformados en Él. Como nos dice San Pablo, “Y nosotros todos, mirando a cara descubierta la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su semejanza.” 2 Cor 3:18)

En Mateo 16, después de la confesión de Pedro de Jesús como el Cristo, el Hijo de Dios, los apóstoles reciben una desagradable sorpresa. Jesús les dice que Él está destinado al sufrimiento y la muerte. Cuando Pedro se resiste, Jesús lo reprende severamente (“¡Aléjate de mí, Satanás!” en 16:23) por pensar como los hombres sobre el sufrimiento, no como Dios. Para los hombres, este tipo de sufrimiento por el poderoso Hijo de Dios significaría debilidad, impotencia y fracaso. Jesús quiere enseñar a los apóstoles que su sufrimiento y muerte serán el camino a la gloria. También tiene noticias aún más inquietantes. “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (16:24). Un llamado al discipulado es un llamado de uno mismo a seguir a Jesús, a compartir sus sufrimientos, sin importar el costo. Por perturbador que pueda ser todo esto, Jesús les asegura a los apóstoles que el sufrimiento y la muerte no serán el final. “De cierto os digo, que hay algunos de los que están aquí que no gustarán la muerte antes de ver al Hijo del Hombre viniendo en Su reino” (16:28).

Seis días después de esta conversación, “Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago ya Juan su hermano, y los llevó solos a un monte alto” (17:1). Así comienza el episodio de la lectura de hoy, cuando estos tres apóstoles ven a Jesús como nunca antes lo habían visto: irradiando luz divina y hablando con Moisés y Elías, los únicos hombres en el Antiguo Testamento que alguna vez hablaron con Dios en una montaña y representando al Ley y los Profetas. Curiosamente, había profecías sobre la “reaparición” de estos dos hombres en las Escrituras (ver Deut. 18:15; Malaquías 4:5). Los apóstoles recibieron una revelación privilegiada de la divinidad de Jesús dentro de su humanidad, porque tanto su rostro (divinidad) como sus vestiduras (humanidad) “resplandecían como el sol”. Aquí estaba el cumplimiento de la profecía de Jesús de que “algunos de los que estaban aquí” contemplarían la gloria del Hijo del Hombre en Su reino. Aquí, también, estaba la prueba de que cualquier sufrimiento que le esperaba a Jesús, no provenía de la debilidad. Fue el sufrimiento que Él eligió libremente.

Esta revelación se produjo en el contexto de un evento fundamental en la historia de Israel: el pacto de Dios con Su pueblo en el Monte Sinaí después de su éxodo de la esclavitud en Egipto. Allí le dio a Moisés y al pueblo los Diez Mandamientos (o “Diez Palabras”, como se les llamaba a menudo en Israel), y descendió a la montaña y habló al pueblo desde una nube de humo ardiente. Su Voz los aterrorizó tanto que Moisés tuvo que tranquilizarlos: “No temáis, porque Dios ha venido… para que el temor de Él esté delante de vuestros ojos, para que no pequéis” (Ex. 20:20). ¿Por qué debía evitarse el pecado? Era una esclavitud peor que la esclavitud en Egipto. Las “Diez Palabras” fueron un camino de salida del pecado para el pueblo. Los fuegos artificiales en el Monte Sinaí fueron una misericordia severa para ellos, como bien lo explicó Moisés. Más tarde, Moisés llevó a tres amigos a la montaña con él para tener comunión con Dios. Moisés pasó tanto tiempo conversando con Dios en la nube de fuego que su rostro brilló con luz cuando regresó al campamento de abajo.

Nada de esta historia pasó desapercibida para Peter. ¿Por qué sugiere construir tres tiendas de campaña (o “cabañas”)? El Evangelio de Lucas nos dice que Moisés y Elías estaban hablando con Jesús acerca de su partida («éxodo» en griego). El pueblo de Israel recordó su éxodo de Egipto, así como la entrega de la Ley en el Sinaí, en la Fiesta de los Tabernáculos (o “Cabinas”): “Habitaréis en tabernáculos (tiendas) siete días… que vuestras generaciones sepan que en tabernáculos hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto; Yo soy el SEÑOR tu Dios” (Lv. 23:42-43). ¡No es de extrañar que cuando Pedro se enteró del éxodo de Jesús, quiso construir tiendas de campaña y preservar este momento un poco más!
Sin embargo, el nuevo éxodo de Jesús no fue una salida de Jerusalén, ni se restringió al pueblo de Israel. Debía derrotar al enemigo de Dios, Satanás (no Faraón), sacar a todos los hombres de la esclavitud del pecado (que es la esclavitud del yo) y la muerte, y llevarlos en un viaje a su verdadero hogar, el Cielo. La Voz de Dios desde la nube declaró: “Este es Mi Hijo Amado, en quien tengo complacencia; Escúchalo a él.» Jesús es el Nuevo Moisés, así como la nueva Ley. Las “Diez Palabras” de Dios se convierten en Su única Palabra: Jesús. Solo escuchamos a Dios Padre hablar dos veces en todo el Nuevo Testamento, en el bautismo de Jesús y aquí. En ambas ocasiones habla sólo de Jesús. Dios, el Padre, nos dice: “Escuchadlo”. Asimismo, María, su Madre, como lo hizo en Caná, nos dice: “Haced lo que Él os diga”.

Cuando los apóstoles escucharon a Dios hablar desde la nube, se asustaron y cayeron al suelo, siempre una respuesta apropiada a la Voz de Dios. Jesús los tocó y les dijo: “Levántense y no tengan miedo”. Se les había dicho del sufrimiento que les esperaba, tanto a Jesús como a ellos mismos. También habían visto la gloria que les esperaba, una gloria que estaban destinados a compartir, tal como lo hicieron Moisés y Elías. Fueron humillados y abatidos, pero Jesús los llamó, con Su toque, a comenzar su viaje con Él sin temor. Su propia transformación había comenzado.

Respuesta posible: Señor, ayúdame a ver que la gloria que Tu sufrimiento obtuvo es también para mí, tanto el sufrimiento como la gloria. A menudo espero uno sin el otro.

Primera Lectura (Leer Dan 7:9-10, 13-14)

Dios le dio a Daniel, un profeta que vivió en Babilonia durante el exilio de Israel, una visión del futuro. En él, ve a “uno como un Hijo de hombre que viene sobre las nubes del cielo”. Describe la ascensión celestial del Hijo del hombre a un trono ante “el Anciano”. Recibe una realeza eterna, sobre todos los pueblos, naciones y lenguas. Recuerde que Pilato se preguntó si Jesús era el “Rey de los judíos”, una pregunta que Jesús nunca respondió directamente, porque iba a ser rey sobre todos, no solo sobre la nación judía.

No podemos pasar por alto el hecho de que Jesús cumplió esta profecía. En la Transfiguración, a los tres apóstoles se les dio un anticipo de este glorioso cumplimiento. Después de la Crucifixión y Resurrección de Jesús, Él ascendió al cielo (como los reyes ascienden a sus tronos) “en las nubes” y, un día, cuando los ángeles les dijeron a los apóstoles que lo vieron desaparecer, “Este Jesús, Quien fue tomado de entre ustedes al cielo, así vendrá como le habéis visto ir” (Hechos 1:11). El reinado de Cristo comenzó cuando la Corona de Espinas fue colocada sobre Su cabeza; fue revelado en poder a los apóstoles en Su Ascensión, y se realizará plenamente en gloria en Su Segunda Venida. Jesús gobierna ahora: “Su dominio es un dominio eterno que nunca será quitado, Su realeza no será destruida”.

Respuesta posible: Señor Jesús, ayúdame a recordar que el poder en Tu reino es el poder del Evangelio para cambiar corazones y vidas, para que podamos ser como Tú.

Salmo (Leer Sal 97:1-2, 5-6, 9)

Así como la Transfiguración les dio a los tres apóstoles una visión de la verdadera naturaleza de Jesús (tanto humana como divina), este salmo nos da una visión de Su verdadero reino: “El Señor es rey, el Altísimo, sobre toda la tierra”. Reúne la profecía de Daniel de uno “como un Hijo de hombre” recibiendo un reino eterno y el Evangelio que nos muestra, brevemente, a Jesús como ese rey, “exaltado sobre todos los demás dioses”. En el Monte Tabor, solo Pedro, Santiago y Juan fueron testigos de Su gloria. El salmista nos dice que un día, “todos los pueblos” verán Su gloria. Cabe preguntarse si, cuando los apóstoles se levantaron del suelo a instancias de Jesús y lo vieron de nuevo como el rabino itinerante, se preguntaron: “¿Por qué no puede ser siempre como cuando el Padre habló desde el ¿nube?» Cuando leemos este salmo sobre el reino del Señor, ¿también nos preguntamos por qué Él no derrite las montañas “como cera” y se revela a todos como “el Altísimo sobre toda la tierra” ahora?

Los apóstoles tenían que creer que Jesús sabía lo que estaba haciendo. Nosotros también.

Respuesta posible: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a nuestras otras lecturas. Léalo de nuevo en oración para hacerlo suyo.

Segunda Lectura (Lea 2 Pedro 1:16-19)

En estos versículos, San Pedro reflexiona sobre el episodio descrito en nuestra lectura del Evangelio. Él nos asegura que el Evangelio predicado por los apóstoles después de la Ascensión no eran «mitos ingeniosamente ideados» sobre «el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo». Él puede hacer esa declaración porque él y los demás “habían sido testigos oculares de Su majestad”. Él elabora sobre esto: “Nosotros mismos escuchamos esta voz venir del cielo mientras estábamos con Él en la montaña santa”. San Pedro reconoce (y quiere que lo hagamos también) que su testimonio ocular acerca de Jesús es “totalmente fidedigno” y que “haremos bien en estar atentos a él, como a una lámpara que alumbra en un lugar oscuro, hasta el día amanece y el lucero de la mañana sale en [nuestros] corazones”. Qué hermosa confianza podemos tener en su testimonio apostólico. Seguramente sus palabras son apropiadas para nosotros en esta Fiesta de la Transfiguración, una invitación a meditar la Palabra de Dios hoy con el mayor cuidado y amor.

Respuesta posible: San Pedro, ruega por nosotros en la Iglesia para que tengamos gozosa confianza en la verdad del Evangelio que Jesús nos ha transmitido a través de ti y que nos decidamos a vivirlo más plenamente.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (6,8-15):

EN aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes prodigios y signos en...


Sal 118,23-24.26-27.29-30

R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor Aunque los nobles se sienten a...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,22-29):

DESPUÉS de que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando...

Leer todas las lecturas