Skip to main content
Vida Catòlica junio 28, 2024

La tecnología distrae de nuestra religiosidad natural

Los seres humanos son naturalmente religiosos. A pesar de las diversas opiniones, ya sean buenas o malas, sobre la religión organizada, cada hombre y cada mujer es un animal religioso. Aquellos que detestan la religión con pasión están evitando el anhelo que sienten en sus corazones; están enojados no con la religión, sino con el hecho de no poder deshacerse de su religiosidad natural e inevitable.

Esta experiencia es común en la cultura secularista de hoy, y a menudo es promovida por la tecnologización implacable a la que el hombre moderno se ha entregado, de hecho, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob ha sido relegado en favor del falso dios de Apple, Amazon y las redes sociales.

Debido a que muchos buscan evitar a Dios, han creado su propio mundo, una realidad virtual, del cual son los creadores. En este acto de orgullo, este acto de entronizarse como nuevo «creador», el hombre busca ensordecer aún más sus oídos a los gritos del Buen Pastor que deja a las noventa y nueve por el bien de la una. Es hora de apartarse de la idolatría de la tecnología y dirigirse hacia la adoración del Dios verdadero.

Recientemente tuve la oportunidad de conducir por partes de las hermosas regiones montañosas de Maryland, West Virginia y Pennsylvania. Habiendo crecido en Florida, la experiencia de las montañas es completamente nueva para mí. Miré a mi alrededor con el asombro de un niño que se despierta con nieve en la mañana de Navidad. La tangibilidad del Creador a través del testimonio de Su Creación era increíble. La belleza clama y llena cada alma que se toma el tiempo para contemplarla.

Sin embargo, me sorprendió una vista triste. A izquierda y derecha, los autos que pasaban estaban llenos de adultos y niños que estaban completamente inconscientes de la grandeza que nos rodeaba. En lugar de pasar tiempo mirando por las ventanas en contemplación del trabajo del Gran Artista, muchos preferían la falsa realidad creada por manos humanas proyectada en las pantallas de sus dispositivos. Sus ojos sin vida y sus mentes aparentemente anestesiadas estaban enfocadas de manera zombi en los píxeles que proyectan cosas que no existen. A su alrededor había un alimento rico para sus almas, y sin embargo, elegían alimentarse solo de su algodón de azúcar tecnológico. Sus corazones y sus almas, adormecidos por sus realidades virtuales, anhelan el contacto con la Verdad, con la Realidad auténtica, y sin embargo, no tienen gusto por lo que realmente desean. Son criaturas naturalmente religiosas sin gusto por las cosas de Dios porque han creado su propio dios y lo desean con más ardor.

Ciertamente, no estoy afirmando en absoluto que de alguna manera haya escapado del régimen tecnocrático que aqueja nuestra era. Crecí con consolas de juegos, productos de Apple y YouTube. Sin embargo, estoy proponiendo que vivimos en un mundo que anhela desesperadamente al Dios Trascendente, y sin embargo, preferimos ser los creadores o al menos los controladores de nuestras propias pequeñas realidades virtuales. Preferimos las gafas de realidad virtual sobre el contacto con la belleza de la Creación. Escapamos al mundo inexistente de nuestro entretenimiento virtual para escapar de la oscuridad que sentimos dentro de nuestras almas. En lugar de llenarnos de Verdad y Bondad auténticas, nos llenamos de destellos de luz diseñados simplemente para estimular nuestros receptores de dopamina, dejándonos vacíos y anhelando más.

Quienes crecieron durante el tiempo de la tecnologización del mundo estaban bastante emocionados por las posibilidades infinitas de la tecnología, pero ahora sabemos mejor, de hecho, muchos jóvenes saben mejor. Habiendo crecido en estas realidades virtuales, muchos jóvenes han recibido la gracia de experimentar la realidad auténtica para desearla más que cualquier mundo virtual. Estamos viendo un movimiento lejos de los becerros de oro de nuestros mundos hechos por el hombre y las personalidades de las redes sociales autocontruidas de vuelta hacia el contacto real con Dios, Su Creación, con los demás y con nosotros mismos.

Es un buen ejercicio reflexionar por qué es que nuestros antepasados, que vivieron hace tanto tiempo y sin todos nuestros dispositivos modernos, incluso en medio de guerras y hambrunas, vivieron vidas psicológicamente más saludables que nosotros hoy. Proponemos dispositivo tras dispositivo destinado a instar a la humanidad en el curso del «progreso» en la ciencia, y sin embargo, los seres humanos están experimentando un retroceso muy visible en la salud espiritual, psicológica y social.

San Buenaventura dijo una vez:

«Si hay alguien que no es iluminado por esta sublime magnificencia de las cosas creadas, es ciego… Si hay alguien que, al ver todas estas obras de Dios, no lo alaba, es mudo; si hay alguien que, de tantas señales, no puede percibir a Dios, ese hombre es necio.»

Los católicos hoy, en nuestra misión de restaurar la cultura cristiana en el mundo secular, deberían limitar drásticamente el tiempo que pasan en sus mundos virtuales para volver a entrar en contacto con la creación que atestigua y señala a su Creador. Dejen de lado la pantalla para contemplar la grandeza de las montañas. Sáquense los air pods para escuchar el sonido del viento y la lluvia. Guarden sus personalidades en las redes sociales y presenten quiénes son como hijos e hijas de Dios. Destituyan al becerro de oro de su vida virtual para encontrarse con Aquel que da vida en abundancia.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas