Skip to main content
Vida Catòlica junio 13, 2024

La Renovación Solo Puede Ocurrir a Través de la Oración Profunda

Los modelos catequéticos actuales que se utilizan en Occidente están fracasando porque carecen de lo único necesario. Los bancos están llenos de católicos mal catequizados, pero este no es el mayor problema. El mayor problema—que estudio tras estudio revela—es que la mayoría de los católicos no ha experimentado un encuentro profundo y transformador con el Señor Resucitado y Glorificado. Por lo tanto, no pueden conocerlo de la manera en que se puede cuando se le ama.

Enseñar hechos y máximas teológicas a personas que no están enamoradas de Cristo es reducir la vida espiritual a una asignatura escolar. Los hechos que se enseñan podrían bien tratar sobre Abraham Lincoln o George Washington. Es el Amor Divino el que nos transforma, no los hechos catequéticos. El amor da vida a la catequesis.

Sé que mi forma de pensar va en contra del enfoque predominante de la catequesis, pero realmente creo que estamos poniendo la carreta delante del caballo. No siempre fui así. Repetidamente argumenté que el mayor problema en la Iglesia son los programas catequéticos mal escritos y ejecutados para niños y adultos en nuestras parroquias. Hace años, intenté convencer a mi propio pastor de implementar un programa más teológicamente riguroso porque el que se estaba usando lograba muy poco.

Con el tiempo, sin embargo, algo comenzó a cambiar en mí. A medida que implementaba programas sólidos y ortodoxos tanto en una parroquia como en la crianza de mi hija, comencé a ver que todavía estaba fallando. No me malinterpreten—mi hija tenía mucho conocimiento: en primer grado conocía las facultades del alma según Santo Tomás de Aquino. Pero con el tiempo me di cuenta de que no había encontrado a Jesucristo, que está vivo y glorificado en el Cielo y en los Sagrarios del mundo. Ella sabía mucho sobre Él—como con muchas figuras históricas—pero no lo conocía a Él.

Mi propia vida espiritual pasó por una transformación dramática a través del Espíritu Santo. Después de completar mis estudios teológicos de posgrado, el Señor en su misericordia me condujo a la meditación, principalmente con los Evangelios. Seguía rezando el Rosario y otras oraciones, pero fue este cambio guiado por Dios lo que transformó mi vida espiritual. Fue la oración, no la catequesis, la que me llevó a un encuentro amoroso con el Señor. Mis estudios de posgrado no podían darme lo que el Espíritu Santo me dio en la oración.

Orar con los Evangelios me llevó a encontrarme con el Señor de una manera transformadora. Mi propia relación con Cristo pasó de la mente al corazón. Mi corazón comenzó a arder de amor al encontrarse con el Sagrado Corazón, que arde de amor por mí. Llegué a entender que ser capaz de repetir la Summa Theologiae no significaba nada si no vivía una vida de oración profunda y permitía que Él me guiara a mi destino final: la unión con Él.

Es encontrar el Amor lo que renovará la Iglesia, no memorizar principios catequéticos. Cuando encontramos a Cristo sanándonos de nuestros pecados y heridas, llevándonos al Padre, entregándose en la Cruz, resucitando de entre los muertos, y enviando el Amor del Espíritu Santo sobre nosotros, nuestras vidas cambian. Es el amor lo que nos lleva a querer saber más sobre nuestro Amado Rey y Salvador. Hasta que las primeras brasas de ese amor se enciendan en los corazones, la catequesis fracasará.

Cuando comenzamos a enamorarnos de alguien, queremos saber todo sobre esa persona. Este mismo principio está en juego en la vida espiritual. Cuando las llamas del amor comienzan a convertir nuestros corazones de piedra en carne, deseamos saber todo lo posible sobre nuestro Amado. Este es el momento perfecto para introducir la catequesis. Queremos entregarnos a nuestro Salvador, no por miedo servil sino por amor. Ya no somos esclavos sino amigos.

Las enseñanzas difíciles con las que nuestra cultura lucha se centran casi por completo en torno a la sexualidad humana. Vivimos en una era hedonista y gnóstica. La única respuesta a estas falsas enseñanzas es llevar a las personas a encontrarse con Cristo, quien es, en última instancia, Amor. Mientras la cultura está obsesionada con la expresión sexual a cualquier costo, la realidad nos muestra que esta obsesión es de hecho la expresión de nuestra profunda soledad. Cada persona está hecha para el amor y hecha por Amor, pero en nuestra pecaminosidad buscamos satisfacerlo en todos los lugares equivocados. El Amor Divino es la única respuesta. Encontrar al Señor Resucitado y Glorificado sana esta ruptura y proporciona las gracias necesarias para librar la batalla para superar y abandonar el pecado.

Una vez que encontremos este Amor—no sus falsificaciones baratas—podremos guiar a las personas en su lucha con las enseñanzas difíciles de la Iglesia. Es el amor lo que llevará a las personas a someterse a la ley moral de Cristo. Es el amor lo que nos lleva a entender y abrazar las limitaciones que Dios nos impone. Este amor solo se puede aprender y abrazar en la escuela de la oración.

Todos los santos, sin importar lo que Dios logró a través de ellos, fueron primero y ante todo hombres y mujeres de oración. Fueron llevados por Su Amor Divino en todo lo que hicieron. Es este Amor el que los llevó a sacrificarse incluso hasta la muerte. No hay un solo programa catequético que pueda hacer esto porque aprender sobre la oración no es lo mismo que orar. Solo encontrarse con Aquel que es Amor puede hacer esto en las almas. La catequesis ayuda a avivar ese amor en llamas al llegar a un conocimiento mayor y más profundo de Aquel que nos ama.

Esto significa que antes de que podamos implementar programas catequéticos sólidos, teológicos y ortodoxos, debemos llevar a las personas a una vida de oración y sacrificio. Esto comienza ayudando a las personas a meditar en los Evangelios. Los católicos deberían ser conocidos por llevar Biblias, no solo nuestros hermanos y hermanas protestantes. El canon bíblico fue establecido a través de la Tradición Sagrada y el Magisterio de la Iglesia Católica. Orar regularmente con la Palabra de Dios profundiza los encuentros de los individuos con Cristo en los Sacramentos y en las enseñanzas de la Iglesia.

De manera similar a como pasé demasiados años con conocimiento de la cabeza y sin conocimiento del corazón, la Iglesia sufre de un exceso de intelectualismo. El estudio de la teología es un don y una vocación hermosos, pero no vale nada si nunca nos lleva a corazones que arden por Cristo. Solo la oración puede hacer esto. Este es todo el propósito de la oración, buscar elevar nuestros corazones a Dios y conversar con Él.

Si queremos una renovación genuina y transformadora en la Iglesia, entonces debemos volver a la Fuente. Debemos ir a Él en oración en Su Palabra. Hay innumerables almas solitarias y perdidas que están buscando las aguas vivas que Él promete y el Amor infinito que solo Él puede derramar en las almas. Continuaremos en un ciclo infructuoso hasta que seamos una Iglesia de profunda oración.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Sábado de la XV Semana del Tiempo Ordinario. San Apolinar, obispo y mártir. Santa María en sábado


Lectura de la profecía de Miqueas (2,1-5):

¡Ay de los que meditan maldades, traman iniquidades en sus camas; al amanecer las cumplen,...


Sal 9,22-23.24-25.28-29.35

R/. No te olvides de los humildes, Señor ¿Por qué te quedas lejos, Señor, y te...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,14-21):

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se...

Leer todas las lecturas