Skip to main content
Vida Catòlica enero 20, 2024

La predicación del reino de Dios

En el Tiempo Ordinario, escuchamos “la predicación del reino de Dios” a través de todas las lecturas del leccionario. Hoy encontramos una dramatización de lo que eso significa para algunos de nosotros.

Evangelio (Leer Mc 1,14-20)

En el Evangelio del domingo pasado, reflexionamos sobre el primer encuentro de Jesús con Andrés, Juan y Simón Pedro. Estos hombres estaban muy interesados en el nuevo rabino a quien Juan el Bautista, su maestro, había llamado «el Cordero de Dios». La lectura de hoy describe cómo ellos, junto con Santiago, el hermano de Juan, pasaron de estar interesados en Jesús a convertirse en sus compañeros y colaboradores íntimos. ¿Cómo pasó esto?

Vemos que nuestro episodio tiene lugar «después de que arrestaron a John». El ministerio público de Juan había llegado a su fin. Su arresto, así como la aparición de Aquel para quien Juan los había preparado, ciertamente deben haber conmovido profundamente a sus discípulos. Tenían mucho en qué pensar. Regresaron a su medio de vida: la pesca. Quizás los momentos de tranquilidad en el agua les dieron la oportunidad de reflexionar sobre todo lo que estaba sucediendo. En este contexto entra Jesús, predicando en Galilea como lo había hecho el Bautista en el río Jordán: “Este es el tiempo del cumplimiento. El reino de Dios está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio”. ¡Qué mensaje tan sorprendente! Palabras como estas sólo podían significar una cosa en Israel: la larga espera por el Mesías finalmente había terminado. Algo nuevo estaba por comenzar.

Jesús pasó junto a Simón y Andrés mientras echaban sus redes al mar. Él, por supuesto, los reconoció y gritó desde el agua: “Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres”. Qué extraña invitación para los hombres que se ganaban la vida pescando. ¿Por qué los pescadores querrían pescar hombres? Podemos suponer que estas dramáticas palabras dirigidas a los hombres en la barca, pronunciadas en un momento en que sus cabezas debían estar llenas de toda la esperanza y expectativa que habían recibido como discípulos del Bautista, fueron simplemente irresistibles para ellos. La invitación respondió a un deseo que probablemente ya se estaba formando en ellos. Recuerde que cuando Andrés conoció a Jesús por primera vez, su impulso inmediato fue ir a buscar a su hermano y llevarlo ante “el Mesías”. Andrés ya dio pruebas de querer ser “pescador de hombres”. Las Buenas Nuevas acerca de Jesús estaban destinadas a ser compartidas.

En respuesta al llamado de Jesús, Simón y Andrés “abandonaron sus redes y le siguieron”. Al instante reconocieron su nueva vocación en esta invitación directa y personal. Juan y su hermano Santiago también recibieron este llamado específico a comenzar una nueva vida con Jesús, por lo que dejaron a su padre y a los demás trabajadores en respuesta a él.

No podemos perdernos el significado aquí. Estos pescadores comunes y corrientes no iban simplemente a unirse a las multitudes que comenzaron a reunirse alrededor de Jesús, a escucharlo predicar y a creer en Él. Más bien, el suyo era un llamado específico a una vocación específica: ser “pescadores de hombres” apostólicos. Ya no ejercerían su oficio en barcos en el mar. Fueron los primeros de tantos, tanto hombres como mujeres, en todos los siglos transcurridos desde entonces, para quienes el llamado al discipulado es un llamado al abandono radical de todas las ocupaciones mundanas. Para ellos, “arrepentirse y creer en el Evangelio” significa un servicio singular, como sacerdotes y religiosos.

¿Qué pasa con el resto de nosotros?

Posible respuesta: Señor Jesús, gracias por llamar a hombres y mujeres a Ti de esta manera extraordinaria. Que muchos hoy escuchen leer este llamado en la Misa como lo escuchaban los pescadores en sus barcos.

Primera Lectura (Lea Jonás 3:1-5, 10)

Jonás, un profeta de Israel alrededor del año 780 a.C., fue llamado por Dios para predicar un mensaje de arrepentimiento a la muy malvada ciudad asiria de Nínive. El pueblo de Israel estaba aterrorizado por los asirios, porque eran despiadados y crueles en sus victorias sobre los pueblos conquistados. Tenían una política cruel de deportar a cualquiera que sobreviviera a sus ataques, y como los israelitas sabían que su tierra era una tierra santa, un regalo de Dios, odiaban la idea de ser expulsados de ella. Jonás no quería predicarles el arrepentimiento; no creía que Dios debería ofrecerles ese tipo de misericordia.

Sin embargo, tres días en el vientre de un pez convencieron a Jonás de que no podía evitar la misión. Finalmente fue a Nínive y anunció: “Dentro de cuarenta días Nínive será destruida”. ¿Cuál fue la reacción ante el mensaje del profeta reacio? Cuando el pueblo lo oyó, “creyeron a Dios; Proclamaron ayuno y todos, grandes y pequeños, se vistieron de cilicio”. Aquí tenemos una imagen que nos ayuda a comenzar a responder la pregunta sobre qué nos sucede a aquellos de nosotros que escuchamos el llamado de Dios al arrepentimiento y la fe, pero no recibimos un llamado particular a dejarlo todo por una nueva vocación, como lo hicieron los apóstoles. El pueblo de Nínive tomó medidas para demostrar su voluntad de adoptar una nueva forma de vida. El llamado de Dios al hombre, a lo largo de nuestra historia, requiere una respuesta concreta, un cambio voluntario de opinión (“arrepentimiento” en griego significa literalmente “cambio de opinión”) acerca de Él y de nosotros mismos. Incluso cuando no se nos pide “abandonar” nuestras vocaciones, se nos pide que demos un giro radical lejos de nosotros mismos y hacia Dios. Seguramente los ninivitas continuaron pescando, comerciando, haciendo cerámica y criando hijos. Sin embargo, estaban dispuestos a romper claramente con su orgullo ayunando y vistiendo cilicio. Reconocieron la oscuridad de su forma de vida anterior y estaban dispuestos a escuchar a Dios.

Afortunadamente, en nuestras otras lecturas tenemos más instrucciones sobre cómo aquellos de nosotros que no somos llamados a una vocación religiosa podemos vivir nuestras vidas como discípulos de Jesús.

Posible respuesta: Padre Celestial, ayúdame a ser tan decidido como los ninivitas cuando escucho Tu llamado al arrepentimiento y a la fe.

Salmo (Lea Sal 25:4-9)

El salmista nos ofrece a todos, invitados o no a una vocación religiosa, una excelente manera de responder concretamente al llamado de Dios al arrepentimiento y a la fe. Estos versículos forman una oración sincera pidiendo que Dios nos guíe en la vida que tiene para nosotros: “Tus caminos, oh SEÑOR, hazme saber; enséñame tus caminos…porque tú eres Dios mi Salvador”. La primera señal de la verdadera humildad del arrepentimiento es la voluntad de ser enseñado y dirigido por Dios. Ésta es la diferencia entre el remordimiento por el pecado, que es en gran medida emocional, y el verdadero arrepentimiento. El salmista nos recuerda algo que vimos en la historia de Jonás. Dios desea extender Su perdón a los pecadores, incluso a los peores de nosotros: “Bueno y recto es Jehová; así muestra el camino a los pecadores”.

Siempre que escuchamos el llamado de Dios al arrepentimiento y la fe (como lo hicieron tanto los ninivitas como los apóstoles), nuestro primer paso es orar: “Enséñame tus caminos, oh SEÑOR”.

Posible respuesta: El salmo es, en sí mismo, una respuesta a nuestras otras lecturas. Léelo nuevamente en oración para hacerlo tuyo.

Segunda Lectura (Leer 1 Cor 7,29-31)

¿Cómo pueden estos versículos ayudarnos a entender cómo vivir nuestras vidas en este mundo, especialmente porque San Pablo dice: “Porque el mundo en su forma actual va pasando”? Bueno, ahí está la clave. Aquellos de nosotros que no estamos llamados a una vocación religiosa debemos entender lo que San Pablo nos enseña aquí. El contexto de estos versículos es bastante importante. En esta parte de su carta, San Pablo responde las preguntas que le envió la iglesia de Corinto. Había habido cierta confusión sobre si casarse era pecado o no. En el vers. 26 (no incluido en la lectura de hoy), San Pablo dice: «en vista de la angustia inminente, es bueno que una persona permanezca como está». Probablemente esperaba un estallido de persecución contra los cristianos por parte de una ciudad pagana hostil. En ese caso, formar una familia sería imprudente. Sin embargo, continúa diciendo que casarse no es pecado. También da una máxima universal sobre cómo vivir en el mundo, pero no ser parte de él: aferrarse a todo con ligereza. Nuestros matrimonios, los acontecimientos que provocan lágrimas o risas, nuestras posesiones, nuestras ocupaciones, nada de eso es eterno. Algunos de nosotros, respondiendo al llamado de Dios al arrepentimiento y a la fe en el Evangelio, necesitaremos abandonarlos por amor a Jesús. Al hacerlo, lo religioso se convierte para nosotros en un presagio del cielo, donde Dios es todo para todos. Los demás responderemos al llamado de Dios permaneciendo en nuestra vida mundana, pero debemos vivirla a la luz de lo que nos enseñan los demás, llamados a vocaciones religiosas. No abandonamos nuestras vocaciones; abandonamos nuestro apego a ellos, sin permitir nunca que se conviertan en fines en sí mismos. Incluso en nuestros matrimonios, Dios es lo primero.

Posible respuesta: Señor Jesús, por favor dame la gracia de reconocer mis apegos y de soltarlos.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la 2ª semana de Cuaresma


Lectura de la profecía de Daniel (9,4b-10):

¡AY, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con...


Sal 78,8.9.11.13

R/. Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados V/. No recuerdes contra nosotros las culpas...


Lectura del santo evangelio según san Lucas (6,36-38):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso;...

Leer todas las lecturas