Skip to main content
Vida Catòlica abril 29, 2023

La paciencia de los santos

Casi todos nosotros necesitamos crecer en paciencia… pero la mayoría de nosotros no tenemos ninguna prisa en hacerlo. Uno de los inconvenientes de vivir en una “sociedad instantánea” —como se ha llamado a la nuestra— es la tendencia a creer que debemos recibir lo que necesitamos o deseamos en este momento y que tener que esperar por algo es una carga o expectativa irrazonable.

Nuestra impaciencia tiende a trasladarse a nuestras relaciones con los demás; a menudo esperamos que se ajusten a nuestros estándares, a nuestros prejuicios ya nuestros horarios; y cuando no lo hacen, muchos de nosotros no somos tímidos para hacerles saber cómo nos sentimos. Incluso hay momentos en que la impaciencia puede aparecer en nuestra relación con Dios: “¿Cuándo terminará esta Misa?” “¿Cuánto tiempo espera Dios que aguante esto?” “¿Por qué el Señor no está respondiendo mi oración?”

Es cierto que, visto desde una perspectiva más amplia, nuestras vidas en la tierra parecen pasar rápidamente y que el tiempo es demasiado valioso para que lo desperdiciemos, pero esto no significa que tengamos derecho a que todas nuestras demandas sean satisfechas de inmediato, independientemente de la costo. Fuimos creados para vivir eternamente y, como se dieron cuenta los santos, practicar humildemente la virtud de la paciencia es una forma importante de prepararnos para el Cielo.

El Papa San Silvestre nos da un ejemplo de esto último. El cristianismo había sido una religión ilegal en el Imperio Romano, y quienes lo practicaban estaban sujetos a encarcelamiento, tortura y muerte durante tiempos de persecución. Pero esto cambió en el año 313.

San Silvestre fue elegido Papa al año siguiente, una época de grandes promesas y ajustes para la Iglesia. No solo tuvo que encontrar su camino en una situación sin precedentes; también tuvo que tratar con paciencia a Constantino, que tenía una de las personalidades más dominantes de esa era (o de cualquier otra). El emperador estaba convencido de que Dios le había dado la responsabilidad no solo del liderazgo político, sino también de influir y dirigir la Iglesia. Como un perro grande y amigable que no conoce su propia fuerza y está acostumbrado a salirse con la suya, Constantine quería involucrarse en todo. Tenía motivos religiosos genuinos, creía sinceramente en el cristianismo (aunque esperó hasta poco antes de su muerte para ser bautizado), pero también pensaba en términos políticos: si la Iglesia era un elemento unificador, ayudaría a la fuerza general del imperio. Así, el emperador tendía a entrometerse en asuntos religiosos que, estrictamente hablando, no eran de su incumbencia. San Silvestre tuvo que soportar todo esto con paciencia, encontrando el difícil equilibrio entre mantener feliz al emperador y preservar la independencia de la Iglesia (el mismo dilema al que se han enfrentado muchos papas). En general, tuvo éxito; San Agustín bien podría haber estado pensando en este santo Papa cuando declaró unos cien años después: “La paciencia es la compañera de la sabiduría”.

Otro santo que demostró la virtud de la paciencia fue el abad San Aelred. Una vez, cuando un noble lo criticó en presencia del rey, Aelred escuchó dócilmente y luego agradeció al hombre por señalar sus faltas. El noble estaba tan conmovido por la humildad y la paciencia de Aelred que le suplicó que lo perdonara. Ser paciente puede tener un efecto muy positivo en otras personas.

Por lo general, las personas impacientes a las que necesitamos aplacar o satisfacer no son figuras de autoridad poderosas, sino miembros de nuestras propias familias. En el siglo XI, cuando sus padres murieron, San Pedro Damián quedó al cuidado de un hermano mayor que no solo era impaciente, sino que también era deliberadamente desagradable y negligente. Peter aprendió a sobrellevar esta situación hasta que otro hermano se hizo cargo de su cuidado y se encargó de su educación. Las difíciles experiencias de la infancia de Peter lo hicieron particularmente sensible a las necesidades y sentimientos de los demás; no solo fue generoso con los pobres, sino también muy paciente con quienes no estaban de acuerdo con él.

Estamos llamados a tratar con paciencia a otras personas, pero eso no siempre es fácil de hacer. Siendo un joven monje en el siglo VI, a San Dositeo se le asignó el cuidado de los miembros enfermos de la comunidad. El egocentrismo al que a veces da lugar la enfermedad puede hacer que las personas no sean razonables en sus demandas; cuando esto sucedía en el monasterio, Dositeo perdía la paciencia y hablaba con dureza a sus pupilos. Entonces, lleno de remordimientos, corría a su celda y, tirándose al suelo, derramaba lágrimas amargas y suplicaba a Dios que tuviera misericordia. Su contrición genuina permitió que la gracia divina obrara en él y, con la ayuda de Dios, Dositeo finalmente se volvió tan amable, paciente y alegre que a los que estaban enfermos les encantaba tenerlo presente.

San Cipriano, el gran obispo de Cartago del siglo III, escribió un famoso sermón sobre la importancia de la paciencia, pero él mismo a menudo tuvo problemas para practicar esta virtud. Cipriano tenía una personalidad fuerte y defendía con fiereza las enseñanzas de la Iglesia; Podía ser amable y perdonador, pero también estricto e intransigente, y esto lo convirtió en un «pararrayos» en tiempos de controversia religiosa (como cuán estrictamente la Iglesia debe tratar a los cristianos no practicantes) y un objetivo en tiempos de persecución por parte del estado. . San Cipriano fue ejecutado por las autoridades en 258; Más de cien años después, otro famoso obispo del norte de África, San Agustín, escribió que Cipriano expió su frecuente ira e impaciencia por medio de su glorioso martirio.

A veces se requieren medidas heroicas en nuestro esfuerzo por controlar nuestra impaciencia. El primer paso es reconocer que, aunque normalmente no podemos controlar lo que nos sucede, siempre podemos decidir cómo responderemos. Por eso decía San Felipe Neri: “Los sufrimientos son una especie de paraíso para quien los sufre con paciencia, mientras que son un infierno para quien no tiene paciencia”. Cuando elegimos aceptar las irritaciones de la vida como parte del plan de Dios para nosotros, se transforman de tentaciones o posibles ocasiones de pecado en un valioso medio de gracia y crecimiento espiritual.

En cuanto a nuestras relaciones con otras personas, San Buenaventura advierte: “Cuidado con enfadarse o impacientarse por las faltas de los demás; porque sería una locura, cuando ves a un hombre caer en una zanja, arrojarte en otro sin ningún propósito. En otras palabras, no debemos permitir que las faltas de otra persona nos hagan pecar por impaciencia. Las personas que más nos ponen de los nervios son aquellas a las que más necesitamos mostrar aceptación y comprensión. Puede que no “merezcan” tal consideración, pero debemos tratar de extenderla a ellos si deseamos agradar a Dios.

San Francisco de Sales nos aconseja: “Resistid fielmente vuestra impaciencia, practicando, no sólo con razón, sino incluso contra razón, la santa cortesía y la dulzura con todos, pero especialmente con los que más os aburren”.

¿Cómo podemos vencer nuestras inclinaciones naturales a este respecto? Simplemente recordándonos que estamos siendo pacientes no principalmente por el bien de la persona que nos está irritando, sino como una expresión de nuestro amor por Jesús. Seguirlo a menudo significa soportar personas, eventos y situaciones que preferiríamos evitar por completo. Este esfuerzo es muy valioso porque, como señaló St. Katherine Drexel, “La paciente resistencia de la Cruz, cualquiera que sea su naturaleza, es el trabajo más importante que tenemos que hacer”.

Según San Alfonso de Ligorio, “El hombre más feliz del mundo es aquel que se abandona a la voluntad de Dios y recibe todas las cosas, ya sean prósperas o adversas, como de Sus manos”. Por lo tanto, se puede decir que, nos demos cuenta o no, cuando elegimos una respuesta paciente o impaciente al mundo que nos rodea, estamos decidiendo si seremos felices o infelices. Hay algunas personas, como Santa Margarita María Alacoque y Santa Bernardita, que son por naturaleza muy dulces y pacientes; para muchos de nosotros, sin embargo, la mansedumbre y la paciencia son virtudes que debemos desarrollar a lo largo de la vida. Recordemos lo que los santos sabían muy bien por experiencia propia: Dios es infinitamente paciente con cada uno de nosotros, por lo que no está de más que nos pida que tratemos de mostrar un poco de paciencia con los demás.

Para mayor reflexión
“Si buscas la paciencia, no encontrarás mejor ejemplo que la Cruz. La gran paciencia se presenta de dos maneras: o cuando se sufre mucho con paciencia, o cuando se sufren cosas que se pueden evitar y sin embargo no se evitan. Cristo soportó mucho en la Cruz, y lo hizo con paciencia. . . .” — Santo Tomás de Aquino

“Aquel que soporta sus sufrimientos con paciencia por el amor de Dios, pronto alcanzará la alta perfección. Será dueño del mundo y ya tendrá un pie en el otro mundo”. — Bl. Giles de Asís

“Cuando os sobrevenga alguna desgracia, buscad los remedios que Dios os da —pues no hacerlo sería tentar a su Divina Providencia— pero, hecho esto, esperad el resultado que Él os señale con perfecta resignación. Si Él ve conveniente permitir que los remedios venzan el mal, agradézcanle humildemente; pero si, en cambio, permite que el mal venza a los remedios, bendice pacientemente su santo nombre y sométete”. — San Francisco de Sales

Algo que podrías probar
Evalúa y fortalece tu paciencia. Según San Francisco de Asís, “Nunca podemos decir cuán paciente o humilde es una persona cuando todo le va bien. Pero cuando aquellos que deberían cooperar con él hacen exactamente lo contrario, entonces podemos darnos cuenta. Un hombre tiene tanta paciencia y humildad como entonces, y no más”. Por lo tanto, las personas o situaciones que te impacientan son en realidad oportunidades para demostrarle a Dios ya ti mismo cuán paciente y humilde eres. Si con frecuencia se queda corto, tiene una clara indicación de que necesita crecer en paciencia. Tome la resolución de esforzarse un poco más para resistir cada tentación de impaciencia, y pídale al Señor (ya sus santos favoritos) que lo ayuden a llevarlo a cabo.

A muchos de nosotros nos disgusta particularmente que nos interrumpan cuando estamos orando, pero como señala San Francisco de Sales, un verdadero espíritu de oración reconoce que podemos servir a Dios en ese momento ya sea meditando o respondiendo a las necesidades inmediatas de otra persona. Debemos reservar un tiempo para la oración, pero si ese tiempo se interrumpe, debemos dejar que nuestra respuesta paciente sea otra forma de expresar nuestro amor por Dios.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Viernes de la 2ª semana de Cuaresma


Lectura del libro del Génesis (37,3-4.12-13a.17b-28):

ISRAEL amaba a José más que a todos los otros hijos, porque le había nacido...


Sal 104,16-17.18-19.20-21

R/. Recordad las maravillas que hizo el Señor V/. Llamó al hambre sobre aquella tierra: cortando...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (21,33-43.45-46):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:...

Leer todas las lecturas