Skip to main content
Vida Catòlica abril 11, 2024

La oración escrita por Santa Gema para pedirle a Cristo una gracia especial

Santa Gema Galgani, cuya fiesta la Iglesia Católica celebra cada 11 de abril, fue una mística profundamente entregada a la oración. Experimentó diálogos personales con Cristo y recibió el don de los estigmas, mientras que también compuso una conmovedora oración para implorar una gracia especial del Señor.

Desde una edad temprana, Santa Gema se dedicó fervientemente a la oración. Incluso a la tierna edad de cuatro años, fue encontrada por sus familiares orando de rodillas ante una imagen de la Virgen María. Su amor por la oración y las cosas de Dios fue cultivado por su madre, Doña Aurelia, cuya muerte cuando Santa Gema tenía solo 7 años dejó una profunda huella en su corazón.

A lo largo de su vida, Santa Gema repetía constantemente la oración: «Virgen Santísima, hacedme santa», mostrando así su deseo ardiente de santificación. Después de ser rechazada por varias comunidades religiosas debido a su frágil salud, Cristo le prometió una gracia especial. Poco después, la Virgen María se le apareció y, bajo la protección de su manto, Cristo le otorgó el don de los estigmas, que periódicamente emanaban llamas de fuego.

Santa Gema también compuso una emotiva oración para presentar sus peticiones al Señor. En esta plegaria, el alma se humilla ante la omnipotencia divina, confiando plenamente en el poder y la voluntad de Dios.

Aquí estoy, postrada ante vuestros Santísimos Pies, mi amado Jesús, para expresaros mi gratitud por los innumerables favores que me habéis concedido y los que aún queréis darme. Cada vez que os he invocado, oh Jesús, me habéis consolado y satisfecho; mi confianza en vos es inquebrantable.

Pero ahora, mi querido Señor, deseo una gracia especial. Si es vuestra voluntad, concedédmela. Si no fuera por vuestra omnipotencia, no os haría esta petición. ¡Oh Jesús, tened piedad de mí! Que se haga siempre vuestra santa voluntad. Amén.

Que esta oración de Santa Gema inspire nuestros corazones a confiar en la voluntad de Dios y a buscar siempre su gracia y misericordia. Amen.

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Lunes de la XI Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (21,1-16):

Por aquel tiempo, Nabot, el de Yezrael, tenía una viña pegando al palacio de Ajab,...


Sal 5,2-3.5-6.7

R/. Atiende a mis gemidos, Señor Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Ojo por...

Leer todas las lecturas