Skip to main content
Vida Catòlica abril 16, 2023

La oración escrita por Santa Faustina Kowalska para ser misericordiosos

La Iglesia Católica celebra la fiesta de la Divina Misericordia el 16 de abril, segundo domingo de Pascua, por un pedido del mismo Jesús a Santa Faustina Kowalska. Esta santa también compuso una oración personal que puede ayudar a los católicos a crecer en misericordia. Santa Faustina escribió en su diario sobre la importancia de la oración y solía decir que a través de esta práctica “el alma se arma para enfrentar cualquier batalla”. En este sentido, explicó que todos debían rezar, ya sea para mantenerse en la fe o para crecer espiritualmente, porque “toda gracia fluye por medio de la oración” (Diario, 146).“El alma debe ser fiel a la oración, a pesar de las tribulaciones y la aridez y las tentaciones, porque de tal plegaria en gran medida depende a veces la realización de los grandes proyectos de Dios” (Diario, 872), enfatizó.

Este diálogo con Dios es tan relevante que la religiosa incluso indicó que el mismo Jesús la impulsaba a escribir oraciones e himnos sobre su misericordia. Una de esas hermosas plegarias aparece en el numeral 163 de su diario, donde Santa Faustina ofrece una oración personal para ser misericordioso y en la que pide una transformación integral de todo su ser.Además, el texto hace referencia a los diferentes sentidos y partes del ser humano, implorando que cada uno sea orientado hacia el bien del prójimo con misericordia.

Oración para ser misericordioso

“Oh Señor, deseo transformarme toda en Tu misericordia y ser un vivo reflejo de Ti. Que este supremo atributo de Dios, es decir su insondable misericordia, pase a través de mi corazón al prójimo.Ayúdame, oh Señor, a que mis ojos sean misericordiosos para que yo jamás recele o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarla.

Ayúdame, oh Señor, a que mis oídos sean misericordiosos para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a sus penas y gemidos.Ayúdame, oh Señor, a que mi lengua sea misericordiosa para que jamás hable negativamente de mis prójimos sino que tenga una palabra de consuelo y perdón para todos.Ayúdame, oh Señor, a que mis manos sean misericordiosas y llenas de buenas obras para que sepa hacer sólo el bien a mi prójimo y cargue sobre mí las tareas más difíciles y más penosas.

Ayúdame, oh Señor, a que mis pies sean misericordiosos para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio. (…)Ayúdame, oh Señor, a que mi corazón sea misericordioso para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo (…)Que Tu misericordia, oh Señor mío, repose dentro de mí”.

Sobre Santa Faustina KowalskaSanta

Faustina (1905-1938) fue una religiosa polaca de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia. Tuvo diversas apariciones de Cristo Redentor, quien en sus revelaciones le daba indicaciones y ella las anotaba en un diario.Jesús le pidió varias veces que se instituyera la “Fiesta de la Misericordia” e indicó que debía ser el “primer domingo después de Pascua de Resurrección”. “Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y abrigo para todas las almas y especialmente para los pobres pecadores”, le expresó el señor.

Dicha celebración recién se estableció oficialmente en el año 2000 con el impulso de otro polaco, el gran San Juan Pablo II.

Fuente: aciprensa

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la 3ª semana de Pascua


Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (7,51–8,1a):

EN aquellos días, dijo Esteban al pueblo y a los ancianos y escribas: «¡Duros de...


Sal 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17.21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu Sé la roca de mi refugio, un baluarte...


Lectura del santo evangelio según san Juan (6,30-35):

EN aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús: «¿Y qué signo haces tú, para que...

Leer todas las lecturas