Skip to main content
Vida Catòlica abril 25, 2023

La libertad que se encuentra en la superación de las tentaciones

“No puedo dejar de actuar en mis tentaciones, así que no tengo la culpa”
Mucho antes de entrar al seminario, estaba hablando con una mujer joven y le pregunté sobre su vida de oración. Ella me dijo: “Tengo que vencer algunos de mis pecados antes de ir a Dios en oración”. Le dije que lo tenía al revés. Acudimos a Dios en oración aun siendo pecadores, para buscar la fuerza para vencer nuestros pecados.

Negar que podemos vencer nuestras tentaciones es negar nuestra libertad. Pero todos tenemos una cierta cantidad de libertad. El Catecismo de la Iglesia Católica enseña,

“Mientras la libertad no se haya ligado definitivamente a su bien último que es Dios, existe la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, y por tanto de crecer en la perfección o de fracasar y pecar. Esta libertad caracteriza los actos propiamente humanos. Es la base del elogio o la censura, el mérito o el reproche” (n. 1732).

Para ejercer la libertad, debemos progresar en “la virtud, el conocimiento del bien y la ascesis (abnegación)” (n. 1734). Por supuesto, nuestra responsabilidad puede reducirse bajo ciertas condiciones: «La imputabilidad y la responsabilidad por una acción pueden disminuir o incluso anularse por ignorancia, inadvertencia, coacción, miedo, hábito, apegos excesivos y otros factores psicológicos o sociales» (no. 1735) .

Aún así, “Todo acto directamente querido es imputable a su autor” (núm. 1736). Parece que incluso si nuestra libertad se ve disminuida por el miedo, el hábito, etc., todos tenemos algún grado de libertad. Y todos tenemos la libertad de descubrir qué actos están mal y obtener la ayuda que necesitamos para superarlos. En otras palabras, casi siempre hay una manera de buscar la ayuda de los demás: a través de asesoramiento, programas contra el abuso de sustancias y varios grupos de apoyo y, sobre todo, para buscar la gracia de Dios a través de la oración y los sacramentos. Un enfoque adecuado es “orar como si todo dependiera de Dios y trabajar como si todo dependiera de nosotros”.

La Sagrada Escritura nos da esperanza en nuestra lucha contra el pecado: “Si confesamos nuestros pecados, el que es fiel y justo nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad” (1 Jn 1, 9). Y, “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). Y, finalmente, “No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea común a todos. Fiel es Dios, y no dejará que seáis probados más allá de vuestras fuerzas, sino que con la prueba dará también la salida para que podáis soportarla” (1 Cor. 10:13).

A veces debemos orar muy fuerte para vencer una vida de pecado. Muchos pecadores han buscado la intercesión de la Santísima Virgen María para cesar sus pecados, y con grandes resultados.

Hermana catalina

Se cuenta la historia de una hermana agustina que tenía la costumbre de rezar por los que morían en su pueblo. En el mismo pueblo vivía una terrible pecadora llamada María, que había sido expulsada de la comunidad. Vivía en una cueva fuera del pueblo y murió aparentemente en estado de pecado, como una paria, sin el beneficio de recibir ningún sacramento. La enterraron en un campo, como un animal.

Cuando la hermana Catalina se enteró de la muerte de María, asumió que la pobre mujer estaba en el infierno y no se molestó en orar por ella. Después de unos cuatro años, un alma del Purgatorio se le apareció a Catalina y se lamentó: “Hermana Catalina, soy tan infeliz. Rezas por todas las almas que han muerto, pero no por mí”.

«¿Quién eres?» preguntó Catalina.

“Soy aquella María miserable que murió en mi cueva”.

«¿Cómo puede ser esto? ¿Eres salvo? preguntó Catalina.

“Sí, estoy salvada”, respondió María, “por la misericordia de la Santísima Virgen María”.

«¿Pero cómo?» preguntó Catalina.

“Cuando vi que se acercaba mi muerte, agobiada por mis innumerables pecados y rechazada por todos, me volví a María Santísima y oré: ‘Oh dulce Madre, tú eres la esperanza de los pecadores; mírame en mis horas finales, totalmente abandonado. Eres mi única esperanza; solo tú puedes ayudar. Te ruego que tengas piedad de mí. La Virgen María me obtuvo la gracia de decir un acto de contrición antes de morir. Mi Reina adquirió también para mí la gracia de que mis dolores fueran más intensos y así acortados. De lo contrario, habrían durado muchos años. Solo se requieren algunas Misas para terminar mi estadía en el Purgatorio. Por favor, hágalos ofrecer por mí y prometo orar por usted”.

La hermana Catherine hizo los arreglos para que se dijeran esas misas por ella y María se le apareció unos días después irradiando una luz brillante y dijo: “Gracias, hermana Catherine. Ahora estoy en camino al cielo para agradecer a Dios por su misericordia y orar por ti”.

San Juan Vianney
Otro relato de la extraordinaria intercesión de la Virgen María por un pecador ocurrió en el siglo XIX. Una viuda que había perdido a su esposo por suicidio fue a ver a St. John Vianney en Ars, Francia. Mientras caminaba junto a ella esperando en la fila para verlo, se detuvo y, aunque nunca la había visto antes, la miró y le dijo: “¡Él está salvado! Está en el Purgatorio…. Entre el puente y el agua tuvo tiempo de hacer un acto de contrición. Nuestra Santísima Señora obtuvo esa gracia para él…. Aunque no tenía religión, a veces rezaba contigo las oraciones marianas en mayo. Esto le mereció la gracia del arrepentimiento”.

Todos los que están sumidos en el pecado deben invocar a María. Tiene una larga lista de pecadores a los que ha ayudado a recibir la misericordia infinita de Dios.

La Iglesia tiene una larga lista de grandes y constantes pecadores que por la gracia de Dios supieron reformarse y santificarse: Bl. Bartolo Longo (sacerdote satanista); Santa Ángela Foglino (adúltera); Santa Margarita de Cortona (amante); San Camilo (incitador de turbas; véase el capítulo XX).

La misericordia de Dios está disponible para cualquiera que la pida, especialmente a través de la intercesión de la Santísima Virgen María.

Fuente: catholic exchange

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas de Solemnidad de La Santísima Trinidad


Primera lectura: Dt 4,32-34.39-40

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido,...


Salmo responsorial: 32

Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. La palabra del Señor es...


Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les...

Leer todas las lecturas