Skip to main content
Vida Catòlica diciembre 27, 2023

La búsqueda interior: reseña del libro

«Convertirse en un santo cristiano no es más que tomar las palabras de Cristo al pie de la letra y vivir de acuerdo con ellas», dice el monje y escritor Dom Hubert Van Zeller en su libro «La Búsqueda Interior».

Cuando tomé este libro por primera vez, nunca había oído hablar de él ni de Van Zeller. Recién impreso en 2023 por Sophia Institute Press, este libro sobre la oración y la búsqueda del alma por Dios fue publicado originalmente en 1957 y aún resuena hoy. Debo confesar que también fue un placer abrir la tapa blanda del libro.

«La Búsqueda Interior» contiene 26 capítulos y 255 páginas, abarcando una amplia gama de temas, como «¿Por qué Dios no se manifiesta abiertamente ante nosotros?», «¿Cuáles son algunos errores comunes en los que puedo caer al esforzarme por crecer en la oración?» y «¿Por qué debería pedir la intercesión de la Santísima Madre?»

Van Zeller era muchas cosas: egipcio y británico, benedictino y cartujo, escultor y contemporáneo de escritores famosos como Mons. Ronald Knox y Evelyn Waugh.

La afirmación en la contraportada de que Van Zeller «lee como el Arzobispo Fulton J. Sheen» me intrigó, y cuando leí el libro, me emocionó encontrar el parecido. Al igual que Sheen, Van Zeller utiliza líneas contundentes y que invitan a la reflexión: «Antes de que un hombre pueda quitarse la lana de los ojos, debe admitir ante sí mismo y ante Dios que la lana está ahí… y que, con toda probabilidad, él la puso allí».

Los fanáticos de G.K. Chesterton también estarán felices de saber que a Van Zeller le gusta señalar paradojas: «Para reflejar la Pasión en su propia vida, un hombre debe estar listo para renunciar a la satisfacción de ver cómo puede reflejar la Pasión de la vida de Cristo».

Otra paradoja que disfruté y que sonaba particularmente a Sheen fue: «Si la cortesía no es la expresión de la caridad, bien podría ser el disfraz de la falta de caridad. Así como el comportamiento torpe surge ya sea por falta de reflexión o por ansias excesivas de complacer, el comportamiento correcto surge ya sea por interés en los demás o por interés en uno mismo».

Este libro navega en aguas profundas. Admito que algunos de los capítulos, como los que tratan sobre las experiencias de personas muy avanzadas en sus vidas de oración, estaban por encima de mi comprensión, pero aún así eran muy estimulantes.

Además, parecía que Van Zeller estaba hablando sobre la cultura actual. En una sección sobre cómo relacionarse con los demás, escribe: «Nadie entenderá a otra persona si la considera como cerrada para él debido a la clase, nacionalidad, edad o perspectiva. Suponer barreras hipotéticas en los demás es erigir una barrera real en uno mismo. Suponer barreras dentro de uno mismo es construirlas en las mentes de otras personas».

Un eslogan común hoy en día es: «Si nunca has tenido esta experiencia particular, nunca entenderás». Cada vez que decimos esto, estamos repitiendo una línea que escuchamos en algún lugar, en las noticias o en las redes sociales, quizás, que nos cierra a nosotros mismos y a otras personas en burbujas separadas para siempre. La declaración de Van Zeller golpea fuerte.

Van Zeller es muy directo y dice las cosas como son, porque realmente cree que «la verdad los hará libres», incluso si es un poco difícil de digerir al principio. Me recuerda a «Las Crónicas de Narnia» de C.S. Lewis y al personaje que representa a Cristo, Aslan, quien «no es un león manso»; «no es seguro, pero es bueno».

Un ejemplo que viene a la mente es la explicación de Van Zeller sobre la paz. Afirma que, aunque debemos pasar por el sufrimiento en este mundo, «buscamos también la paz de Cristo, la paz que el mundo no puede dar».

«Es una especie curiosa de paz que trae nuestra búsqueda, y por el mundo no sería llamada paz en absoluto; es la paz que sientes cuando sabes que no puedes hacer nada más que lo que estás haciendo y que no hay nada peor de lo que debas tener miedo», dice. «Es una paz que puede no traer gran alegría al corazón, ni siquiera tranquilidad a los nervios, pero en algún lugar, en lo más profundo del alma, hay el conocimiento oscuro de que finalmente te encontrarás en reposo en Dios. Sea como sea la vida ahora, debe llegar el momento en que tu ser esencial se elevará a tu verdadera vocación que es el amor. Y esto es paz».

Al principio, cuando leí esta explicación, mi respuesta fue (tono sarcástico): «Bueno, gracias, eso es realmente reconfortante».

Sin embargo, cuando lo pensé, me di cuenta de que estas «verdades difíciles» realmente traen libertad: ahora, cuando me pregunto por qué todavía me siento ansioso incluso cuando estoy haciendo mi mejor esfuerzo para confiar en Dios, puedo darme cuenta de que la paz no siempre es un sentimiento. Se trata de saber que Dios nunca me abandonará y siempre estará a mi lado.

Cuando decidimos caminar de la mano de Dios a lo largo de la vida, nos abrimos a encontrar la libertad y la alegría auténticas que él anhela darnos. Nos daremos cuenta, como dice Van Zeller, de que «la masa informe de lo pasado se verá que ha tenido algún tipo de diseño después de todo. No solo lo que fue doloroso e incomprensible, sino también lo que fue agradable y despreocupado, de hecho, fue planificado por el Espíritu Santo para el entrenamiento del alma».

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Miércoles de la X Semana del Tiempo Ordinario


Lectura del primer libro de los Reyes (18,20-39):

En aquellos días, el rey Ajab despachó órdenes a todo Israel, y los profetas de...


Sal 15

R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti Protégeme, Dios mío, que me refugio en...


Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir...

Leer todas las lecturas