Skip to main content
Vida Catòlica abril 12, 2023

¡Jesús, el médico divino, puede sanar nuestras heridas!

Jesús afirmó con mucha claridad que el pecado es en realidad esclavitud; Vino a darnos la libertad, la libertad de los hijos e hijas de Dios. San Agustín, quien en realidad fue esclavo de sus pasiones sexuales hasta los 31 años, más adelante en Las Confesiones declaró: “Oh Señor, tú has hecho nuestros corazones para ti; nuestro corazón no está en paz hasta que descanse en ti.” Agustín mismo afirmó que no podía conquistar su adicción sexual de inmediato; tal fue el caso que se sabe que dijo: “Señor, dame la castidad, pero todavía no”.

Las adicciones y la esclavitud son muchas. En un sentido real, todos nacemos con un vacío o agujero, un vacío vacío en nuestras almas. ¡Debe estar lleno! O estará lleno de Dios mismo o de un dios falso, un ídolo, una falsificación, un reflejo pero no la realidad. Una vez más San Agustín enseñó: “El corazón humano está llamado a amar. Sin embargo, debemos elegir el objeto de nuestro amor y luego amar con todo nuestro corazón”. Si el objeto de nuestro corazón, que en realidad es una Persona, Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, no se descubre, ¡entonces hay un peligro real! El peligro es que podemos enamorarnos fácilmente de un dios falso, y hay muchos, y podemos ser adictos y esclavizados.

¿Cuáles son entonces algunos de los ídolos, los dioses falsos que nos esclavizan y conducen a adicciones vinculantes? En realidad, vienen en muchas formas y tamaños diferentes, pero de hecho hay muchos. La siguiente es una lista concreta de adicciones: beber (alcoholismo), abuso de drogas, adicciones sexuales incluyendo la pornografía, el Casino y los juegos de azar, compras compulsivas («comprar hasta que te canses»), uso excesivo del teléfono celular, comer en exceso (glotonería ), chismes, videojuegos, vacaciones y dormir demasiado. Todos estos pueden convertirse en adicciones y todavía hay muchos más.

CEGUERA ANTE EL PROBLEMA. Uno de los peores enemigos para conquistar cualquier problema, falso ídolo o adicción arraigada es la ceguera, o mejor aún, la falta de voluntad para admitir humildemente que existe ese problema. Hay un proverbio español que lo expresa claramente: “No hay peor ciego que aquel que no quiere ver; no hay peor sordo que aquel que no quiere oir.” Traducción: “No hay peor ciego que el que no quiere ver; no hay peor sordo que el que no quiere oír.”

Por lo tanto, uno de los primeros pasos para vencer cualquier vicio, pecado o adicción es admitir humildemente que tenemos ese problema. En otras palabras, no podemos entrar en la negación, o racionalizar, o seamos francos, no podemos mentirnos a nosotros mismos.

Una vez que podamos llegar a un acuerdo con la realidad de que tenemos un problema y que no podemos resolverlo con nuestros propios escasos esfuerzos, ¡entonces ya hemos entrado en la Carretera de la curación, la felicidad, la plenitud y la santidad!

Como resultado del Pecado Original, toda la humanidad, a excepción de Jesús que es el Hijo de Dios y María que es la Inmaculada Concepción y la sin pecado, está herida. Las heridas son profundas en nuestras mentes, nuestras emociones, nuestros corazones, nuestras almas e incluso nuestros cuerpos. Todos somos, en un sentido real, una herida abierta y andante.

¡Esta es la dinámica! Jesús es EL SANADOR HERIDO. O seremos heridos-heridos o seremos heridos-sanadores. ¿Cómo se desarrollará esto? Sencillamente como tal. Si vivimos con nuestras heridas y no hacemos ningún esfuerzo por sanar estas heridas abiertas, entonces las heridas se harán más y más grandes. Sin embargo, si buscamos la curación, entonces sí podemos ser sanados.

Nuestra curación sólo puede ocurrir acercándonos con gran confianza a Jesús, EL SANADOR HERIDO. Él puede sanar definitiva y eficazmente nuestras heridas. Examine y medite sobre los Evangelios, más específicamente sobre los encuentros entre Jesús y los muchos enfermos, enfermos, sufrientes, abatidos y rechazados, profundamente heridos de su tiempo.

NUNCA RECHAZO: ¡SÍ, SANACIÓN! El hecho interesante de la Vida de Jesús es que Él no rechazó a nadie que viniera a Él con fe, humildad y confianza. Todo lo contrario, Jesús, el SANADOR DE HERIDOS, sanaría, y casi siempre la curación sería inmediata y total, ¡y sin costo alguno!

¿QUIÉNES FUERON ESTOS? Muchos de los que tenían estas heridas abiertas fueron atraídos a Jesús como si fuera un imán humano, de todos los tiempos y lugares. Sólo por mencionar algunos: el paralítico llevado por los cuatro, los leprosos, el ciego, el sordo y el mudo, la mujer con flujo de sangre, el hombre con la mano seca. Todos estos heridos fueron amados por Jesús y los sanó inmediatamente, totalmente y sin reservas. Estos eran los heridos de la sociedad que buscaban su sanidad en Jesús, el Médico Divino.

EL CORDERO HERIDO. El profeta Isaías hizo esta profecía del Siervo Sufriente y sus heridas, todo apuntando a Jesús, quien se convertiría en este cordero herido. “Era como un cordero llevado al matadero. No abrió la boca. Fue herido y magullado por causa nuestra. Y por Sus heridas somos sanados.” (Is. 53: 5, 7)

Admitamos todos humildemente y con la mayor sinceridad que estamos heridos, que formamos parte de la enorme multitud de heridos del mundo. Sin embargo, la gran noticia es que hay un Sanador, hay un Doctor en la Casa, hay un Médico Divino y Su Nombre es Jesucristo.

Si podemos exponer nuestras heridas abiertas a Sus propias heridas, entonces Él puede sanarnos total y eficazmente. Así como Jesús sanó a los paralíticos, a los diez leprosos, a los ciegos, a los sordos, a los mudos, e incluso resucitó a los muertos, dándoles nueva vida, así también Él puede sanarnos a nosotros.

Por lo tanto, quitémonos las vendas; expongamos las heridas, la pus y la infección, a Nuestro Señor Jesucristo. Su toque Divino nunca herirá más profundamente, sino que sanará de forma segura. Como resultado de nuestro encuentro, nuestro contacto y contacto con Jesús, nos convertiremos verdaderamente en SANADORES-HERIDOS en un mundo herido y quebrantado.

LA BUENA NUEVA: LA LIBERTAD DE LOS HIJOS E HIJAS DE DIOS. La Gran Noticia es la siguiente: ya no somos esclavos atados a las adicciones. Ya no tenemos que vivir en la esclavitud y el pecado atados a las adicciones. ¡Jesús, que es verdaderamente el Médico Divino, es en verdad EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA! El Señor Jesús desea, más que nosotros mismos, que Él extienda Su mano y nos sane; ¡si tan solo permitiéramos que Él nos toque!

Fuente: CATHOLIC EXCHANGE

Si te gustó, por favor comparte!

Secciones

Más Leídos

Lecturas del Martes de la 34ª semana del Tiempo Ordinario


Lectura de la profecía de Daniel (2,31-45):

En aquellos días, dijo Daniel a Nabucodonosor: «Tú, rey, viste una visión: una estatua majestuosa,...


Dn 3,57.58.59.60.61

R/. Ensalzadlo con himnos por los siglos Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor. R/. Ángeles del...


Lectura del santo evangelio según san Lucas (21,5-11):

En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra...

Leer todas las lecturas